Trabajar desde la casa, una opción para huir del tráfico

Empresas deben ser creativas con los planes de beneficios para retener el talento humano.

Archivo Portafolio.co

Trancón

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 08 de 2011 - 09:01 p.m.
2011-12-08

 

Contar con un seguro de vida, un plan de salud familiar, parqueadero, conductor y/o carro son beneficios muy bien recibidos por los ejecutivos de las empresas que laboran en Colombia.

Es más, estos están casi que institucionalizados. En cambio, ahora comienza a apreciarse mucho más la posibilidad de tener tiempo flexible o poder trabajar desde la casa.

Así lo refleja el estudio de beneficios que la consultora Mercer realiza cada tres años.

Según Juliana Tobón, líder del segmento de beneficios de la compañía, “hace tres años, sólo el 18 por ciento de la muestra tenía alguna política establecida respecto a horario flexible y en el estudio de este año ya son el 45 por ciento, prácticamente la mitad”.

En cuanto el home office la proporción pasó de 13 a 40 por ciento

Esta creciente tendencia se debe a varios factores, uno de los principales, los problemas de movilidad, especialmente en ciudades como Bogotá, que han hecho que las empresas busquen horarios diferentes para facilitar los desplazamientos de sus empleados.

“También está el tema de calidad de vida, donde los ejecutivos buscan más tiempo para compartir con su familia o desarrollar sus actividades personales. Todo esto hace parte del salario emocional, que ha tomado tanta fuerza”, agrega Tobón.

Trabajar desde la casa ha hecho que aumente otro beneficio recientemente integrado al paquete con el que se busca atraer y retener el mejor talento humano: planes de datos, de Internet y de celular.

Esto, para darles más facilidades para trabajar en forma remota.

De hecho, el 81,1 por ciento de las empresas consultadas ofrecen hoy esta facilidad, frente a un 50 por ciento en el 2008.

Otro beneficio que los profesionales reciben con gusto es tener un parqueadero en las instalaciones de la compañía.

Este ítem pasó de 45 a 67 por ciento en tres años.

Parte de estas variaciones en el plan de beneficios las han tenido que introducir los departamentos de recursos humanos para hacerlos más competitivos frente al mercado y la competencia.

“Hoy día las compañías enfrentan un gran problema de movilidad de su gente: ya no se quedan años trabajando en la empresa sino que se pueden ir a los años. Esta rotación era mal vista, pero ya no.

Entonces, las empresas han tenido que ser creativos para que su plan de beneficio sea super competitivo y así la compensación total esté por encima y no les roben tan fácilmente la gente”, comenta Tobón.

Dentro de este contexto, la forma de otorgar los beneficios también ha cambiado y a las compañías les ha tocado salir del esquema tradicional y volverse flexibles. Esto implica diseñar planes de acuerdo a las diferentes poblaciones o generaciones de empleados que hay en la empresa.

Un ejecutivo con familia prefiere cosas distintas a uno soltero.

“Ante esto, hay una modalidad: no defino los productos, sino que doy un cupo en dinero y el profesional arma su portafolio de beneficios de acuerdo con su momento de vida”, explica la experta.

LOS BENEFICIOS EN SALUD SIGUE SIENDO UN TEMA PRIORITARIO

El tema de salud sigue teniendo un gran peso en los paquetes de beneficios para tener el talento humano.

De hecho, explican los responsables del informe ‘Benchmark de Beneficios’ de Mercer las pólizas de salud y vida han venido teniendo un incremento en cuanto a costos y beneficios que las empresas han asumido.

Por ejemplo, este plan, además de ir ampliado a las personas que cubre, implica nuevos temas como trasplante de órganos, prótesis, implantes y reembolsos por servicios que están por fuera de la red que ofrece la compañía.

En el primer caso, el de los trasplantes, hace tres años sólo el 48 por ciento de las empresas lo incluían en sus planes de salud y vida, este año ya son el 97 por ciento. En cuanto a prótesis se pasó del 77 al 97 por ciento, y en implantes del 52 al 69 por ciento.

Los reembolsos también han tomado fuerza, para incluir servicios de médicos particulares o bioenergéticos.

Natalia Díaz Brochet

Subeditora de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido