Así 'cazan' en Australia a los multimillonarios chinos

El país oceánico ofrece visas para que los ricos del gigante asiático puedan invertir en el exterior.

China tiene estrictas medidas para que sus ciudadanos inviertan en el extranjero.

Archivo Portafolio.

China tiene estrictas medidas para que sus ciudadanos inviertan en el extranjero.

Tendencias
POR:
julio 24 de 2014 - 07:22 p.m.
2014-07-24

Berrick Wilson es uno de los al menos 30 administradores de fondos que han entrado en el negocio de atraer ricos de China a Australia utilizando un nuevo programa de visas que ayuda a los chinos a invertir en el exterior.

Wilson viajó a China tres veces este año desde la sede de su firma de inversión KordaMentha Pty en Melbourne. Está buscando millonarios que inviertan como mínimo 5 millones de dólares australianos (4,7 millones de dólares estadounidenses) y tengan derecho a la residencia, sorteando las restricciones de China relativas a convertir moneda y enviarla al exterior.

“El interés crece día a día”, dijo Wilson, quien proyectaba realizar su cuarto viaje esta semana con el fin de reunir a inversionistas chinos para el fondo inmobiliario comercial de la firma con un objetivo de 100 millones de dólares y con miras a un retorno de 9 por ciento anual. Las referencias en Shanghái, Pekín y Shenzhen han captado a mineros, promotores inmobiliarios y empresarios de la agroindustria, dijo.

El flujo de dinero a Australia podría alcanzar 10.000 millones de dólares australianos este año, según el estudio jurídico Baker MacKenzie LLP. Más de 1.000 personas, casi todas procedentes de China, se han presentado hasta ahora, y se esperan muchas más después de que Canadá canceló un programa similar en febrero en medio de un aluvión de solicitudes.

La cifra también puede incrementarse gracias a una revisión gubernamental destinada a acelerar las aprobaciones. Más de 60 fondos fueron creados para captar el dinero, incluso por los bancos más grandes de Australia.

EL SÍ DEFINITIVO

“No se trata del tipo habitual de inversores en acciones o capital riesgo”, dijo Bill Fuggle, socio en Baker McKenzie en Sydney que asesora a los inmigrantes con respecto al procedimiento y a los administradores de activos en cuanto al cumplimiento de las normas relativas a las visas. “Los gerentes de fondos deben visitar China y convencerlos de invertir no sólo por una visa, sino a su vez preservar su riqueza y mejorar su estilo de vida”.

Las Significant Investor Visas de Australia, similares a las visas EB-5 estadounidenses que se otorgan con un mínimo de inversión de 500.000 dólares y el requisito de crear empleos, están pensadas para atraer capital extranjero y a la larga permitir la residencia permanente en el país.

A los inmigrantes se les exige colocar 5 millones de dólares australianos en bonos públicos o fondos ajustados a las disposiciones que inviertan en activos como infraestructura, bienes raíces y agroindustria, durante cuatro años, según el sitio Web del Departamento de Inmigración. La visa inicial requiere una residencia de un mínimo de 40 días al año durante ese período, luego de lo cual puede otorgarse la residencia permanente.

La primera visa 188, así llamada porque el número ocho en chino suena parecido a la palabra que significa hacer fortuna y es considerado un número de la suerte, fue otorgada en el 2013 a un fabricante de juguetes chino no identificado, según el gobierno. En mayo, el gobierno anunció una revisión para “reiniciar” el programa de visa para inversionistas y para facilitar su implementación.

El ritmo de aprobaciones de visas se intensificó desde que la coalición de gobierno Liberal-Nacional fue electa en septiembre, en tanto se otorgaron 282 en los doce meses previos a junio, en comparación con apenas cuatro en los primeros siete meses del programa.
Bloomberg