Matrimonios 'a la marihuana'

Ahora hay que invitar el cannabis, como protagonista temático de moda para ambientar las bodas.

Los uruguayos temen que el nuevo proyecto hará aumentar el consumo de marihuana entre los jóvenes.

Efe

POR:
Cecilia Rodríguez
agosto 10 de 2017 - 10:34 p.m.
2017-08-10

El secreto para una boda perfecta, según cualquier planificador de bodas que se respete, es encontrar un tema alrededor del cual es más fácil decidir el resto: las flores, las invitaciones, la paleta de colores, el menú, la música.

Hay bodas que exageran la idea y son organizadas por ejemplo alrededor de un libro como Harry Potter, o un deporte o una película o inclusive una canción.


Pero en general los temas aún son prioritariamente tradicionales. Entre los más populares para este año según las listas de expertos en ceremonias matrimoniales figuran la boda 'vintage romántica' con una cierta elegancia a la antigua, la 'romántica clásica' que nunca pasa de moda, la 'rustica chic' normalmente en el exterior con la naturaleza como decoración, la de ‘cuento de hadas’, la ‘tropical’, la ‘bohemia’ y la ‘glamorosa contemporánea’, para enumerar algunas.

La novedad y tendencia del momento, en países donde es legalmente posible, es la boda planeada alrededor de un tema controvertido: marihuana.

“Adiós a la champaña”, explica un artículo en la revista Le Point. “Ahora hay que invitar el cannabis a la última moda de temas para bodas”.

Con la ‘normalización’ del uso de marihuana, gracias a la legalización para uso recreativo en algunos países y en varios estados de los Estados Unidos, los planeadores de bodas, están ofreciendo bodas temáticas centradas en marihuana.

Entre las ofertas hay desde “la boda para no enfurecer a la abuelita” que incluye detalles sutiles como mancornas para el novio en forma de hoja de marihuana y bolsitas de regalo en las mesas de la fiesta con porros dentro, hasta las que exhiben bongs gigantes.

Entre las alternativas hay también: ponqué preparado con yerba, los novios en vestimentas hechas con telas a base de una combinación de hemp (cáñamo, que es de la familia de la marihuana) y seda, arreglos florales para el ojal del novio y el ramillete de la novia incluyendo hojas y brotes de cannabis que se pueden fumar, ramos decorativos en las mesas que incluyen cigarrillos ya listos, galletas o chocolates con cannabis para el postre, velas perfumadas ... y un “cannabar” donde junto con los vinos y el champán, se ofrece un menú de degustación de diferentes variedades de hierba.

Para algunas bodas se han creado mezclas de cannabis especiales y exclusivas.

Dependiendo de los deseos de la pareja y de las reglas del sitio adonde se va a efectuar la boda, el cannabar puede ser desde un salón privado para fumadores hasta un gran bar abierto que ofrece un menú escrito describiendo las diferentes variedades e incluyendo, vaporizadores, dulces y bebidas infundidas con marihuana.

Las reacciones entre los invitados que no saben, van de sorpresa a curiosidad y a veces a escándalo.

Por eso en algunas de las ‘cannabodas’,' para evitar ofender a quienes no gustan de marihuana, se instala el cannabar en un lugar discreto.

Los planeadores de ese tipo de matrimonios explican que cuando las familias no están de acuerdo, los novios se ven obligados a ‘hacer sacrificios’, invitando solo un grupo limitado de amigos y pagando ellos mismos los costos.

La moda de bodas a la marihuana se está extendiendo al punto que hay ferias y exposiciones para las parejas que tienen interés y desean encontrar información, y buscar planeadores que se especialicen en ellas, con expositores de todos los servicios necesarios.

En la ciudad de Denver se acaba de celebrar por segundo año la Exposición de Bodas a la Cannabis. El evento fue desarrollado por un planeador de bodas que encontró que las Ferias Nupciales convencionales, muy comunes en Europa y Estados Unidos, eran poco acogedoras para los negocios de bodas relacionados con cannabis. La exposición ha sido tan exitosa que están planeando organizarla también en San Francisco y Portland.

Irie Weddings & Events, es una de las compañías pioneras de matrimonios a la marihuana. La operación basada en Colorado, uno de los estados donde la marihuana para uso recreativo es legal, incluye igualmente bodas tradicionales y trabaja con un creciente número de proveedores como panaderos, banqueteros, floristas, pasteleros y otros que están comenzando a capitalizar en la intersección del mercado cada vez más lucrativo de la marihuana y el ya lucrativo mercado de bodas.

El año pasado, Irie orquestó una docena de bodas de yerba, y tiene el doble para 2017.
“Los profesionales de las bodas de cannabis tienden a adoptar una actitud acogedora y educativa hacia las parejas interesadas y hacia los invitados en la boda, con el fin de mejorar la imagen de la marihuana”, explica The Atlantic.

Como los conocedores de vino y los entusiastas del café, los planeadores de esas nupcias son aficionados ansiosos que desean elevar el nivel de los servicios relacionados con la yerba y cambiar la imagen y los estigmas persistentes relacionados con el uso de la misma.

El Wedding Report, una publicación de la industria matrimonial que publica datos de bodas, dice que las ceremonias a la marihuana aún no han llegado a un nivel para ser consideradas como una alternativa seria.

Cecilia Rodríguez
Luxemburgo

Siga bajando para encontrar más contenido