Resucitando Rinocerontes

Usan biotecnología para frenar la extinción de especies.

rinocerontes

Su desaparición parecía inevitable, pero varios equipos de científicos trabajan para encontrar opciones que permitan traer de vuelta al rinoceronte blanco.

123rf

POR:
Cecilia Rodríguez
julio 31 de 2018 - 09:20 p.m.
2018-07-31

Aunque quedan muy pocos en el mundo, la mayor parte en África, los rinocerontes, esos extraños animales salvajes que están en vía de extinción, han aparecido en las noticias de los últimos días por razones buenas y malas.

La más reciente tiene que ver con un esfuerzo del gobierno de Kenia para reintroducir 14 rinocerontes negros, una de las especies en peligro, a uno de los parques nacionales, y que terminó en una tragedia para la cual están todavía buscando explicaciones.

(Lea: El reinado de las máquinas)

Los rinocerontes negros han sufrido una disminución muy drástica: entre 1970 y 1992, la población de esta especie cayó en un 96%. Las estimaciones sugieren que hay menos de 5.000 rinocerontes negros en el mundo, todos ellos en África y unos 750 en Kenia.

A pesar de numerosos esfuerzos internacionales para protegerlos, los cazadores ilegales siguen matando por lo menos tres rinocerontes al día para cortarles los cuernos, porque en los mercados negros de Asia son apreciados por tener supuesto poder afrodisíaco.

(Lea: Entre más dietas, más gordos

Por eso cuando el gobierno de Kenia anunció que iban a llevar 14 rinocerontes negros del Parque Nacional de Nairobi al parque de Tsavo East, el más grande del país, la noticia fue recibida con aplausos por parte de las entidades que luchan contra la devastación de la especie.

De los once trasladados en un primer esfuerzo, diez murieron en pocos días y el último fue atacado por un león, lo cual ha dejado a la comunidad de conservacionistas totalmente confundidos.

(Lea: Infidelidad por internet

La reubicación de animales en peligro involucra sedarlos para el viaje y revivirlos al llegar. El proceso se conoce como translocación y es considerado delicado y extremadamente desafiante. La traslocación en Kenia estaba a cargo de la WWF, la más conocida institución dedicada a la protección de especies en peligro y del Kenia Wildlife Service (KWS), y tenía como objeto establecer nuevos hábitats de cría, para aumentar los números.

Una primera explicación de la muerte de los animales, que está siendo investigada por organismos independientes, es que el agua del parque era demasiado salada lo que provocó que los rinocerontes se deshidrataran severamente.

Los veterinarios del KWS creen que cuanto más bebían los animales se sentían más sedientos lo que rápidamente condujo a intoxicación por sal. En una conferencia de prensa, el ministro de Turismo, Najib Balal, culpó las muertes a negligencia y mala comunicación entre funcionarios del Gobierno.

La noticia de la muerte de los rinocerontes negros se suma a la desaparición de Sudan, el último rinoceronte blanco macho del norte que quedaba en el mundo y que murió hace un par de meses en cautiverio.

El pronóstico sobre el futuro de los rinocerontes blancos del norte es bien triste: el número de hembras ha disminuido a un solo dígito. Solo dos, una pareja de madre e hija, llamadas Najin y Fatu, todavía están vivas en Ol Pejeta Conservancy en Kenia, pero tienen graves problemas reproductivos causados por polución, cautiverio y destrucción del hábitat natural.

La desaparición de la especie parecía inevitable hasta cuando se confirmó la semana pasada que, lejos de África en modernos laboratorios, varios equipos de científicos alrededor del mundo están trabajando en colaboración, para encontrar opciones de alta tecnología que permitan traer de vuelta al rinoceronte blanco del norte, que ahora está funcionalmente extinto.

Un anuncio reciente del Instituto Leibniz, para investigación zoológica y de vida silvestre y la Universidad de Berlín, ha provocado gran controversia, pero también permite tener esperanzas de que la historia del rinoceronte blanco no ha llegado al fin.

Usando esperma congelado de rinocerontes blancos del norte, los científicos lograron fertilizar huevos de dos hembras blancas del sur (las dos especies están estrechamente relacionadas), creando embriones híbridos que serán implantados en madres sustitutas de rinocerontes blancos del sur, en los próximos meses.

El logro es un paso hacia el objetivo a largo plazo de resucitar la población de rinocerontes blancos y quizás otras especies en peligro de extinción.

El uso de biotecnología para frenar la extinción de especies amenazadas es objeto de enorme polémica. Entre otros asuntos se discute si la reactivación de una especie es ética y si la ciencia podrá llegar a ‘desextinguir’ especies como los dinosaurios. Ya se hace clonaje de distintos animales como caballos de carreras y para jugar polo, y la clonación de especies extintas podría estar en el horizonte.

Según una estimación, publicada por la BBC, un híbrido lanudo de mamut y elefante está a solo unos años de distancia. Al parecer, el obstáculo para llegar a una situación en la que los zoológicos estén poblados con animales raros o en peligro de extinción, no es científico, sino de voluntad política y de fondos para entidades que hacen investigación al respecto, y llegar a ese futuro solo tomaría 10 años.

Cecilia Rodríguez
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido