Los chefs arman menús a la medida de las juntas de negocios

A la hora de garantizar los buenos resultados de las reuniones empresariales, no se le puede restar importancia a la comida que se va a ofrecer. Su buena elección mantendrá la participación activa y el grado de atención de los invitados.

Tendencias
POR:
febrero 23 de 2015 - 03:44 p.m.
2015-02-23

En Colombia poco se le presta atención a la elección del menú cuando se organiza una junta de gran talante que, al igual que los otros preparativos, también resulta trascendental para garantizar el éxito de la reunión.

No obstante, estudios de expertos en nutrición de la Organización Mundial de Salud sostienen que la manera en que la gente se alimenta, se ve reflejada en su productividad, en el desarrollo de sus trabajos, en su capacidad de atención y hasta en sus reflejos.

Por tanto, saber elegir las comidas que van a enmarcar la reunión de negocios ayuda asegurar el interés y la motivación de los participantes. “Y esto es algo que deben tener en cuenta las secretarias o las personas que se encargan de diseñar cada uno de los procesos.

En los hoteles o sitios de recepción, particularmente, se tienen en cuenta hasta los mínimos detalles para que cualquier junta alcance sus óptimos resultados.

Para tal efecto, se dispone de un equipo de personas expertas que se encargan de asesorar a los clientes en la escogencia del menú que se va a ofrecer, para lo que se analiza la duración del evento, el tipo de invitados, el tema que se va a tratar y el número de pausas que se van a tener.

“De acuerdo con estos parámetros, el chef ejecutivo se encarga de armar, con su equipo, el itinerario de las comidas; y que cada preparación vaya encadenada una con la otra, con el objetivo de no usar ingredientes que generen pesadez o somnolencia”, expresa Luis Forero, chef ejecutivo de La Fontana.

Los buenos resultados de este tipo de reuniones se logran cuando el cliente, desde un comienzo, se deja guiar y atiende los consejos de los expertos a la hora de elegir los platos para los invitados. “La idea no es que la gente quede llena, sino satisfecha y dinámica. Que los alimentos que se escojan aseguren el bienestar de los asistentes y el nivel de atención”, agrega Forero.

SUGERENCIAS GASTRONÓMICAS

En juntas o reuniones de negocios, el tiempo tiende a ser muy corto cuando llega el momento de las comidas. Ante esto hay que buscar preparaciones de muy corta cocción -aunque con buenos términos- que se puedan consumir sin que generen sueño o pereza.

“Recomendamos que el menú sea lo más ligero posible. Por tanto, como entrada sugerimos una ensalada, una crema o una sopa de pollo o de carne, pero con muchas verduras, y que no supere los 120 gramos de contenido. La idea es que el segundo plato no sea tan fuerte o que no sobrepase los 350 o 450 gramos, teniendo en cuenta que debe de ir acompañado de una proteína, un carbohidrato y verduras.

“Finalmente, el postre debe pesar -como máximo- los 90 gramos y debe incorporar una sola variedad.
Aunque una fruta sería lo ideal”, comenta David Veloza, del hotel Four Points By Sheraton.

Por su parte, Juan Valencia, chef ejecutivo del Intercontinental de Medellín, sostiene que para este tipo de comidas se recomiendan muchos vegetales, ensaladas, frutas y proteínas livianas de grasas.

“Los aderezos deben ser lo más sencillos posibles y la presencia de carbohidratos se debe limitar a porciones mínimas. Mientras los refrigerios necesitan ser bastante frugales y de tamaños pequeños”.

Para José Guevara, chef del hotel Belfort, “la dieta mediterránea es bastante acertada para este tipo de eventos, en la que primen ensaladas, aceite de oliva y proteínas. Mientras en la parte de las bebidas quedan muy bien los jugos hechos en agua, ojalá cítricos; o las infusiones de frutas.