Cirugía ocular láser, y adiós gafas y lentes

La tecnología de punta permite garantizar mejores resultados en la intervención. Un buen posoperatorio es la clave para complementar los beneficios.

Archivo Portafolio.co

Optometra

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 24 de 2011 - 09:23 p.m.
2011-09-24

La cirugía láser se convierte en una excelente opción para quienes quieren olvidarse del uso de anteojos y lentes de contacto. La clave está en practicársela con un experto y en un lugar que cumpla con los estándares de calidad.

 Este tipo de operación llegó al país a mediados de los años 80, pero no era tomada en cuenta; por esta razón fue que las gafas y los lentes de contacto tuvieron mayores avances. A partir del año 2000, con el arribo de la corrección visual quirúrgica moderna, empezó su historia. 

Entre sus principales ventajas están que la interervención dura aproximadamente 15 minutos, la persona no es hospitalizada, su recuperación es muy rápida, no provoca ningún tipo de dolor y los riesgos son mínimos.  “Además, se cuenta con la posibilidad de adaptar la corrección a los tamaños pupilares de cada paciente”, mencionó Gustavo Tamayo, director científico de la Clínica Bogotá Láser.  Se usa en casos de miopía, hipermetropía, presbicia, astigmatismo, estrabismo y queratocono. 

Algunos requisitos El paciente debe tener, preferiblemente, más de 18 años, ya que a esta edad se ha estabilizado la graduación de la medición óptica, “aunque, por ejemplo, hemos detectado casos en niños, como el más pequeño que he operado que tenía 7 años, en donde sus condiciones permitieron hacerle el procedimiento y esto se determinó con los resultados de los exámenes”, comentó Andrés Márquez, oftalmólogo experto en cirugía ocular. 

Los exámenes que se le realizan al paciente para determinar si es apto o no para hacerse la cirugía son: resistencia de la córnea, su grosor, su curvatura anterior y posterior, el tamaño de la pupila, la regularidad de la superficie y longitud del ojo y la producción de lágrimas. Hay otros aspectos que son relevantes para que la persona no se le pueda practicar y son “la diabetes, ya que esta crea microhemorragias en la retina; deformidades en la córnea, pacientes con glaucoma y la presencia de córneas extremadamente delgadas o débiles”, aclaró Alberto Chacón Aponte, director científico del Instituto de Córnea.  Tecnologías usadas  Las técnicas, en orden de creación, son: Lasik, Wave Front, Intralase y Supracor.

La intervención más completa y la que brinda más seguridad es una fusión entre Wave Front e Intratase. “Hoy en día, las tecnologías avanzan a gran velocidad y garantizan mejores resultados. Estamos seguros de que estos procesos no se detendrán para ofrecer lo mejor a futuros pacientes”, dice Chacón.  

Hay que protegerse de los rayos ultravioleta del sol. El objetivo es que tenga una visión adecuada para desempeñarse en las diferentes actividades, y para ello debe atender los consejos de su especialista.

PARA QUE SEA MUY EXITOSA 

El éxito de la operación depende principalmente del cumplimiento de los cuidados posoperatorios como: la aplicación de antibióticos formulados, no frotarse los ojos, no ir durante un mes a zonas húmedas (piscinas, jacuzzis, termales, saunas, entre otros) y protegerse de los rayos ultravioleta del sol.

Si no lo hace, podría presentar patologías como degeneración macular, cataratas y pterigio.  Hay un pequeño porcentaje de pacientes que presentan síntomas como ojos rojos, fotofobia, halos nocturnos y resplandores.

JUAN SEBASTIÁN GÓMEZ

REDACTOR DE CEET

Siga bajando para encontrar más contenido