Comer nueces prolonga la vida, según un estudio

Estados Unidos es el mayor importador de este tipo de productos, llegando a un monto de 1.700 millones de dólares en el 2012.

El Estado de California es en la actualidad el mayor proveedor de este tipo de productos.

Archivo Portafolio.co

El Estado de California es en la actualidad el mayor proveedor de este tipo de productos.

POR:
enero 25 de 2014 - 01:24 a.m.
2014-01-25

Si usted es un asiduo consumidor de nueces, no solo reduce en alto grado el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, sino que tiene el chance de vivir más que aquellos que no tienen ese hábito alimenticio.

Esta es una de las conclusiones que arroja el más amplio estudio realizado hasta la fecha sobre la materia, adelantado en el seno del Instituto del Cancer Dana-Farber, vinculado con la Universidad de Harvard y el hospital de la Mujer Brigham de Boston.

La investigación abarcó los análisis del comportamiento alimenticio seguido por más de 76 mil mujeres y más de 42 mil hombres a lo largo de los últimos 30 años.

El estudio dirigido por el doctor Charles Fushs, a cargo del Centro de Tratamiento del Cáncer Gastrointestinal, concluyó que aquellos que incluyeron en su dieta el consumo de cualquier tipo de nuez, entre ellas las almendras, el maní, pistachos o macadamia, prolongaban su vida un 20 por ciento más que los no consumidores.

Particularmente la muestra indicó que el beneficio más directo tenía que ver con la reducción del riesgo de muerte por problemas del corazón en un 29 por ciento, principal causa de mortalidad en este país.

Varios estudios anteriores habían encontrado una asociación entre el aumento de consumo de frutos secos y un menor riesgo de enfermedades tales como enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2, cáncer de colon, cálculos biliares y diverticulitis.

Un mayor consumo de nueces también se ha relacionado con reducciones en los niveles de colesterol, oxidación, la inflamación, la adiposidad y resistencia a la insulina, pero en ninguno de los estudios de investigación anteriores se había mirado con tanto detalle en varios niveles de consumo de frutos secos y sus efectos sobre la mortalidad general, en una población grande y por un periodo de 30 años.

Los hábitos más comunes incluían el consumo de todo tipo de nueces tales como cacahuetes, anarcados, macadamia, semillas de pino, pacanas, pistachos, almendras y la nuez del Brasil, propia de la zona amazónica.

Las mismas son ricas en proteínas, vitamina E, fibra y diversidad de minerales, entre ellos calcio, magnesio, selenio, cobre y fosforo, además de componentes antioxidantes.

Los participantes en el estudio llenaron cada dos o cuatro años cuestionarios completos sobre su tipo de dieta, desde quienes consumían nueces una vez por semana hasta aquellos que lo hacían diariamente, consumiendo hasta más de una onza por día.

Comparativamente, estos últimos ampliaron su esperanza de vida en el equivalente de 30 años, según explicó el profesor Jing Bao, coautor del informe.

De igual forma, los amantes de las nueces redujeron en un 11 por ciento su riesgo de morir de cáncer.

La Unión Europea ha destacado el valor medicinal de estos productos por su contribución a la mayor elasticidad de los vasos sanguíneos.

Germán Duque

Miami

Siga bajando para encontrar más contenido