¿Por qué en Colombia los hombres viven más felices que las mujeres?

Encuesta de Planeación a 9.710 colombianos muestra qué nos hace más felices, qué nos deprime, qué nos preocupa y qué nos satisface a los colombianos.

"Si quiere comprender la palabra felicidad, tiene que entenderla como recompensa y no como fin". (Antoine de Saint-Exupéry)

Según revela la medición, los colombianos tienen un nivel de felicidad de 8,2 sobre 10.

123rf

Tendencias
POR:
Portafolio
agosto 16 de 2016 - 10:56 a.m.
2016-08-16

Una completa encuesta del Departamento Nacional de Planeación demuestra que efectivamente los colombianos sí son personas felices.

La muestra reúne la opinión de 9.710 personas y tiene una representatividad nacional urbana-rural, las seis regiones del Plan Nacional de Desarrollo ciudades y áreas metropolitanas de Cali, Barranquilla, Medellín y la ciudad de Bogotá.

Según Simón Gaviria, director del DNP, la medición de felicidad se puede entender como una evolución de índices como el PIB (crecimiento de la economía) y de Desarrollo Humano, los cuales se quedan cortas a la hora de medir el bienestar de los habitantes de un determinado país.

Según revela la medición, los colombianos tienen un nivel de felicidad de 8,2 sobre 10, mientras el nivel de satisfacción es de 8,6. Los niveles de depresión y preocupación tienen un puntaje de 2,0 y 3,3, respectivamente.

En general, los hombres en Colombia son más felices y más satisfechos, mientras las mujeres son más preocupadas y con un nivel más alto de depresión.

Si se mira por estratos, los hombres del estrato 1 y las mujeres del estrato 3 tienen el nivel más alto de felicidad, mientras los hombres del estrato 4 y las mujeres del estrato 6 tienen los niveles más altos de preocupación.

Estos resultados les sirven a los gobiernos para desarrollar políticas públicas que mejoren integralmente la vida de sus habitantes.

“El Producto Interno Bruto, por ejemplo, solo da cuenta de lo que produce en términos monetarios un país y el Índice de Desarrollo Humano, aunque incorpora mediciones de expectativa de vida y nivel de educación, no recoge todas las dimensiones del desarrollo. Por eso es necesario adoptar este tipo de medida más integral, que mide no solo la velocidad de la economía, sino cómo se siente la gente con la vida”, explicó Gaviria Muñoz.

La encuesta midió cuatro variables principales que son Felicidad, Satisfacción, Preocupación y Depresión en todos los estratos sociales del país. Algunos resultados sorprenden, como que las mujeres de estrato 1 y 6 son menos felices y otros no tanto, pues como dijo Pambelé es mejor ser rico que pobre. Vea todos los resultados de este completo estudio:  

LOS HOMBRES SON MÁS FELICES 

Los hombres tienen los niveles más altos de felicidad, con un puntaje de 8,3 sobre 10 frente a un nivel de 8,1 en las mujeres. Esto quiere decir que, a nivel general, los hombres son 2,4% más felices que las mujeres en Colombia.

Si se mira por estratos hay muchos matices. Se evidencia una gran brecha en los niveles de felicidad entre hombres y mujeres de estrato 1.

Mientras las mujeres de estrato 1 tienen un nivel de felicidad de 7,9 puntos sobre 10, los hombres de estrato 1 tienen un nivel de felicidad de 8,5, siendo los más felices del país.

Sin embargo, no es así con las mujeres del estrato 1, quienes junto con las del estrato 6 tienen los niveles más bajos de felicidad con 7,9 sobre 10. Las mujeres del estrato 3 son las más felices, con 8,4 puntos. Son seguidas por las del estrato 4, con 8,3 y las del estrato 2 con 8 puntos.

HOMBRES DE ESTRATOS ALTOS, MENOS SATISFECHOS

Al igual que la medición de felicidad, la satisfacción también es mayor en los hombres con un puntaje de 8,7 frente a 8,5 que reportaron las mujeres.

Por estratos también cambian las medidas, los hombres de estrato 5 y 6 son 7,9% menos satisfechos que los hombres de estrato 1, mientras las mujeres de estrato 5 y 6 son 7,2% más satisfechas que las del estrato 1.

Mientras las mujeres del estrato 1 tienen un nivel de satisfacción de 8,3 puntos, las del estrato 5 y 6 tienen 8,9.

LAS MUJERES VIVEN MÁS PREOCUPADAS

Las mujeres son las más preocupadas. Según los resultados de la encuesta, las mujeres tienen un nivel de preocupación de 3,5 sobre 10 frente al 3,2 reportado en promedio por los hombres encuestados en todos los rangos de edad y de estratos socioeconómicos.

En total, las mujeres son 9,3% más preocupadas que los hombres.

Los hombres del estrato 4, con un nivel de preocupación de 4 sobre 10, y las mujeres de estrato 6, con 3,8 son quienes registran mayor nivel de preocupación. Por otra parte, los hombres de estrato 1 y las mujeres de estrato 4 tienen los niveles de preocupación más baja, con 2,7 y 2,8 puntos, respectivamente.

Los hombres de estrato 4 son 43% más preocupados que las mujeres del mismo estrato, mientras que las mujeres de estrato 5 y 6 son 5,6% más preocupadas que las mujeres del estrato 1.

OBVIO, LAS MUJERES SE DEPRIMEN MÁS

Las mujeres, con 2,1 puntos sobre 10, tienen un nivel más alto de depresión que los hombres, quienes registraron 1,8 puntos.

La brecha más grande en depresión se observa entre hombres y mujeres del estrato 1. Mientras los hombres del estrato 1 tienen un nivel de depresión de 1,5 puntos, las mujeres del estrato 1 registran un nivel de depresión de 2,4 puntos, el más alto de todos los registrados entre hombres y mujeres de todos los estratos.

Los hombres del estrato 4 son 38% más deprimidos que las mujeres del mismo estrato, mientras que las mujeres del estrato 1 son 50% más deprimidas que las mujeres del estrato 4. 

LOS INDÍGENAS EN COLOMBIA, MENOS FELICES 

Las personas que se autorreconocen como pertenecientes a un grupo étnico tienen menores niveles de felicidad y satisfacción que los que no se autorreconocen como pertenecientes a un grupo étnico. 

Los indígenas y los afros son 37% más preocupados en la zona urbana y 6,3% más felices en el sector rural.

Los indígenas son los que, en promedio, se sienten menos felices, con un nivel de felicidad de 8 puntos sobre 10. Los afros y los blancos mestizos reportaron un nivel de felicidad de 8,1 y quienes no se autorreconocen como miembros de ningún grupo étnico tienen el nivel más alto de felicidad, 8,7 puntos sobre 10.

Se evidencia una diferencia significativa cuando los encuestados residen en el sector urbano y en el sector rural. Los indígenas encuestados en el sector urbano tienen un nivel de felicidad de 8 puntos, mientras los indígenas que viven en el sector rural registraron un nivel de felicidad de 8,7 puntos sobre 10, el más alto en todos los grupos étnicos.

Lo mismo sucede con quienes se autorreconocen como afros. Son menos felices los que viven en el sector urbano, quienes registraron un nivel de felicidad de 8 puntos. Los afros encuestados en el sector rural tienen un nivel de felicidad de 8,5 puntos sobre 10.

El caso se invierte con quienes se autorreconocen como blancos o mestizos, quienes son más felices en el sector urbano.

A MÁS AÑOS, MENOS FELICIDAD Y SATISFACCIÓN

Los niveles de felicidad y satisfacción van disminuyendo a medida que avanza la edad de las personas. Los del rango entre 18 y 25 años están 2,3% más satisfechos y 2,4% más felices que los mayores de 60 años.

Los niveles de preocupación y depresión también cambian, pero tienen un comportamiento diferente. En la primera etapa de la vida registran un nivel bajo de preocupación y depresión, el cual va aumentado, pero baja un poco al llegar a los 60 años.

En los estratos 1, 2 y 3 al aumentar la edad, disminuye la felicidad, mientras que en los estratos 4, 5 y 6 aumenta la felicidad.

En el estrato 1 disminuye la felicidad a medida que aumenta de la edad de las personas. En el estrato 3 empieza a disminuir la felicidad después de los 35 años. En el estrato 4 empieza a disminuir la felicidad después de los 45 años.

Los jóvenes y adultos mayores invierten sus niveles de felicidad dependiendo del estrato. Los jóvenes de estrato 1 son 9,0% más felices que los jóvenes de estratos 5 y 6. Los adultos mayores de estrato 1 son 10,2% menos felices que los adultos mayores de estratos 5 y 6. 

EL INGRESO DETERMINA LA SATISFACCIÓN Y LA FELICIDAD

LOS INGRESOS

Las personas que se consideran pobres son menos felices y satisfechas, y viven más preocupadas y deprimidas. Quienes no se consideran pobres son 10% más felices y 7,3% más satisfechos. Por otro lado, quienes se consideran pobres están 22,5% más preocupados y 47% más deprimidos.

Las personas a las que les alcanza su ingreso, son más felices y satisfechas, y menos deprimidas y preocupadas. A quienes les alcanza el ingreso son 16% más felices y 14% más satisfechos. Por otra parte, a quienes no les alcanza el ingreso son 62% más preocupados y 123% más deprimidos.

DESOCUPADOS Y DEPRIMIDOS

Los desocupados son menos felices y satisfechos, y más preocupados y deprimidos. 
Los ocupados e inactivos son igual de felices y satisfechos. Los ocupados son 9,6% más preocupados y los inactivos son 10% más deprimidos.

Los inactivos son 5% más felices y 2% más satisfechos, y 31% menos preocupados y 27,5% menos deprimidos que desocupados.

Los ocupados son 5% más felices, 5% más satisfechos, 24% menos preocupados y 34% menos deprimidos que los desocupados 

MÁS SALUD, MÁS SATISFACCIÓN

Las personas con acceso a salud son más felices y satisfechas, y menos preocupadas y deprimidas. Quienes tienen acceso al servicio de salud tienen un nivel de felicidad de 8,3 puntos, mientras que quienes no tienen acceso a salud tienen un nivel de felicidad de 8 puntos.

Quienes no tienen acceso a salud son un 6% más preocupados y un 10,5% más deprimidos.

Las personas del régimen contributivo manifestaron ser más felices y satisfechas, y menos deprimidas. En promedio, las personas que están en régimen contributivo tienen un nivel de felicidad de 8,5 sobre 10 mientras las que régimen subsidiado tienen un nivel de 8 puntos.

Quienes están en régimen contributivo están 26,1% menos deprimidos que quienes están en régimen subsidiado.

LA PENSIÓN ES LA FELICIDAD

Los adultos mayores pensionados son 7,5% más felices y 6% más satisfechos que los no pensionados. Por su parte, los no pensionados son 21% más preocupados y 62,5% más deprimidos. 

LOS MÁS EDUCADOS, MÁS SATISFECHOS

Las personas con niveles de formación más avanzados tienen mayor nivel de felicidad y satisfacción. Quienes lograron terminar la primaria tienen un nivel de felicidad de 7,8 sobre 10. Por su parte, los bachilleres tienen un nivel de felicidad de 8,3 al igual que los universitarios. Los que tienen posgrado tienen un nivel de felicidad de 8,7 puntos sobre 10, siendo 8,5% más satisfechos y 11,5% más felices que los que sólo tienen primaria.

Las personas con niveles de formación más avanzados tienen mayor preocupación y menor depresión. Los que tienen posgrado son 31% más preocupados que los que tienen primaria, pero 49% menos deprimidos que los que apenas alcanzaron a terminar los estudios primarios.

LA IMPORTANCIA DE TENER CASA PROPIA

Las personas que viven en arriendo son las menos felices y satisfechas, y las más preocupadas y deprimidas. Quienes están pagando su vivienda propia tienen el nivel más alto de felicidad, 8,7 puntos, así como de satisfacción, 8,8 puntos.

Los que viven en arriendo son 46 % más deprimidos que los que viven en casa propia y la están pagando y 23 % más preocupados que los que viven en casa propia y la están pagando.

Los que viven en casa propia y la están pagando son 4,7 % más satisfechos que los que viven en arriendo y 7,4% más felices que los que viven en arriendo.

Las personas de estrato 5 y 6 que viven en arriendo son las menos felices y satisfechas y más preocupadas. 

LA TECNOLOGÍA AYUDA

Los que acceden a tecnología son más felices y satisfechos, y menos deprimidos. Quienes tienen acceso a internet, tableta, teléfono inteligente y computador son alrededor de 3% más felices y satisfechos que quienes no tienen acceso.

Sin embargo, los que acceden a tecnología también son más preocupados.

LA SITUACIÓN DEL PAÍS PREOCUPA

Las personas que se enteran sobre la situación del país se encuentra más preocupadas y deprimidas. Quienes se enteran de la situación del país son 9,6% más preocupados y 5% más deprimidos. 

Las personas que se sienten más inseguras tienen menores niveles de felicidad y mayores niveles de preocupación. Quienes tienen una percepción negativa de seguridad son 26% más preocupados y 35% más deprimidos, mientras que los que tienen una percepción positiva de seguridad son 5% más felices y 3,5% más satisfechos.

TENER PAREJA ESTABLE AYUDA A LA FELICIDAD

Las personas casadas o quienes viven en unión libre son más felices y satisfechas que los divorciadas, separadas y viudas. Los que tienen pareja son 8,4% más felices y 3,4% más satisfechos. También son 23% menos deprimidos y 13,4% menos preocupados.

La relación entre el estado civil y la felicidad y satisfacción es diferente entre hombres y mujeres. Mientras los hombres que viven en unión libre son los más felices, las mujeres más felices son las casadas. Por otro lado, los hombres más satisfechos son los viudos y las mujeres más satisfechas siguen siendo las casadas.

Los divorciados, tanto hombres como mujeres, tienen los niveles más altos de preocupación, mientras los hombres viudos y las mujeres divorciadas tienen los niveles más altos de depresión.