Conexión a la red, debilidad de ‘Computadores para Educar'

Este año el programa compró 335.000 tabletas digitales, que está entregando. Con eso, el país tendrá una terminal por cada 4 colegiales. Sin embargo, falta afinar su uso y la capacidad de internet.

Los alumnos del colegio Villa Rica se conectan con otros estudiantes en distintas partes del mundo.

Archivo particular

Los alumnos del colegio Villa Rica se conectan con otros estudiantes en distintas partes del mundo.

Tendencias
POR:
septiembre 07 de 2014 - 08:15 p.m.
2014-09-07

Para los niños del colegio público Villa Rica, ubicado en el estrato 1 de Bogotá, es cotidiano comunicarse con chicos de los confines del mundo a través de los dispositivos que recibieron de ‘Computadores para Educar’.

Su historia es un ejemplo de las virtudes y los problemas que ha tenido este programa del Gobierno Nacional, que para finales de este año habrá entregado 2 millones de aparatos, entre computadores –de escritorio y portátiles– y tabletas.

El programa nació en 1999 animando a los empresarios a que no desecharan los computadores al hacer reposición, sino que los donaran. El Gobierno los recibía, los repotenciaba y los entregaba a instituciones educativas.

Muchos se beneficiaron, pero según el profesor Antonio Quintana, coordinador de la especialización en Tecnologías de la Educación en la Universidad Distrital de Bogotá y quien acompañó el programa al inicio, los rectores llegaron a nombrarlo con sorna como ‘Computadores para arreglar’, pues a veces las máquinas permanecían guardadas hasta un año y se dañaban. Pero la otra razón es que los profesores no estaban capacitados para usarlos en clase.

“Se parte de un presupuesto equivocado: que parte de la calidad de la educación se resuelve con entrega de elementos tecnológicos y eso no es así. Depende de cómo el profesor integre esas tecnologías en las experiencias de aprendizaje”, enfatiza Quintana.

La directora del programa, Martha Castellanos, asegura que en una primera etapa se capacitaron 35.000 maestros, luego la propuesta se afinó y hoy día existen otros 130.000 haciendo un diplomado que los entrena en el uso del computador y su aplicación pedagógica.

Además, en el 2008 –cuando habían obtenido casi 300.000 computadores de escritorio regalados– el Gobierno comenzó a comprarlos nuevos y buscó que las administraciones municipales aportaran. En el 2011 se introdujeron los portátiles y en el 2012 las tabletas. Este año el programa compró 335.000 de esos dispositivos.

ECONOMÍA DE ESCALA

Con el fin de que los aparatos no se vuelvan ociosos, solo los entregan si los alcaldes presentan proyectos educativos y productivos en qué usarlos. Fuera de eso es necesario que casen para conectividad y un número adicional de aparatos. El otro punto es que hay seguimiento para que cumplan.

A la institución Villa Rica han llegado 50 aparatos de Computadores para Educar. “Con un computador y un video beam, estábamos desarrollando un proyecto colaborativo con otras partes del mundo y nos dijeron que podíamos acceder a 30 computadores, pero si nos capacitábamos”, recuerda el profesor Manuel Alberto Ibáñez, quien lidera el trabajo. Después, con los avances de su proceso, en un concurso, ganaron 20 más.

Los alumnos de primaria han tenido varias videoconferencias y han hablado, entre otros, con coreanos, estadounidenses, hindúes y peruanos. En un intercambio virtual, un profesor de la India les propuso hacer un material interactivo sobre las plantas medicinales del Amazonas y el Darién, a la vez que sus alumnos lo hacían con su flora nativa. Ibáñez saca pecho al contar que ambos están colgados en la página del Instituto Smithsoniano. Otra vez, los niños se vistieron de chef y, en inglés, les enseñaron a extranjeros a hacer ajiaco.

“Un día, hicimos una videoconferencia con Rusia. Acá eran las 6:00 a.m. y allá las 8:00 p.m. Los niños rusos aparecieron vestidos con pieles de oso, exhalando vaho y tomando chocolate”, cuenta Ibáñez.

Pero no todo es color de rosa, porque muchas veces la red se cae debido a que solo tiene 30 megas de capacidad para varias sedes. Por ejemplo, el jueves pasado, eso hizo fracasar un enlace con Perú.

Además, Ibáñez se queja de la demora para que vayan a arreglar cuando se daña la conexión, y de que en el barrio Villa Rica se baja el nivel de la luz si prenden los 50 computadores del colegio. Catorce profesores más de la misma jornada de Ibáñez y sus alumnos han hecho trabajos también notorios, pero en las demás sedes de la institución aun no se han contagiado.

Quintana advierte que esa misma realidad, con sus pros y sus contras, se da en muchas otras partes de Bogotá y el país. Enfatiza en que “una tableta o un computador sin buen internet vale por medio”.

‘Computadores para Educar’ replica que la conectividad es la contrapartida de los municipios. Por su parte, funcionarios del Distrito aseguran que están invirtiendo 60.000 millones de pesos para mejorar en esta área.

SE SUPERARON LAS METAS DEL PROGRAMA

La directora de ‘Computadores para Educar anunció que a mediados de este mes adjudicarán una licitación por más de 8.000 millones de pesos para proveerse de 14.000 materiales digitales que apoyen la enseñanza en áreas básicas de los grados cero a once.

“Irán a todos los rincones del país, y donde no haya Internet se mandarán en forma física”, dijo Martha Castellanos, quien enfatizó que la meta era tener 1 computador por cada 12 niños y este año lograrán 4 alumnos por terminal. Añadió que el ahorro es de hasta 60 % debido a que con compras de 300.000 millones de pesos al año es fácil exigir precio y calidad.

Néstor Alonso López
Economía y Negocios