Conozca el mundo Rapa Nui en la Isla de Pascua

Un destino ideal para quienes buscan mucho más que sol y playa.

Isla de Pascua reúne belleza natural y riqueza cultural.

Archivo Particular

Isla de Pascua reúne belleza natural y riqueza cultural.

POR:
septiembre 06 de 2013 - 10:25 p.m.
2013-09-06

Ubicada en el llamado ‘ombligo del mundo’, Isla de Pascua se ha convertido en una ruta preferida en América Latina, más exactamente de Chile.

“Su cultura polinesia y sus hombres Rapa Nui, altos, fornidos, similares a sus pares en Hawai, atraen diariamente a quienes desean conocer sus milenarias tradiciones y disfrutar de su inmensa belleza natural”, dice Nicholas Russ, gerente general del Hotel Hangaroa.

Todo el encanto y la magia Rapa Nui, considerada Patrimonio Cultural por la Unesco, se siente al visitar sus 59 volcanes, conocer historias como la del Hombre-Pájaro en Orongo, una aldea ceremonial; al igual que el arte rupestre en piedras, rocas y lava petrificada, lugares a los cuales se puede llegar mediante caminatas y rutas que impresionan.

La Isla de Pascua, que tiene como capital a Hanga Roa, es para aquellos que quieren conocer más allá de las playas y el sol. Es para los aventureros que desean descubrir nuevos destinos, que quieren contactarse con la gente del lugar, conocer sus historias y refugiarse en la naturaleza.

El viaje comienza en Santiago, cuando se aborda el avión para viajar cinco horas y llegar al aeropuerto Internacional de Isla de Pascua, donde sus habitantes lo están esperando con flores y presentes que le alegran la estadía.

Cada año, a comienzos de febrero, hay un carnaval dedicado a la fiesta de Tapati Rapanui, donde sus habitantes muestran su cultura y sus bailes, así como competencias deportivas, agrícolas y turísticas, como las desarrolladas con embarcaciones en el mar.

Otra de las atracciones significativas es el Teravaka, a 512 metros de altura sobre el nivel del mar Pacífico, donde las olas ofrecen condiciones óptimas para la práctica del trekking y se encuentran senderos para realizar cabalgatas y caminatas.

Visitar la casa del Hombre- Pájaro es toda una novedad, que comienza con la perspectiva de apreciar cada una de las aldeas que fueron diseñadas por los Rapa Nui para la práctica de ceremonias religiosas, como el culto de Make-Make y la competencia del tangata-manu.

HISTORIAS DE ORONGO

En Orongo, además de disfrutar todo un arte rupestre, con variados petroglifos, hay espacio para los estresados, los enamorados, los románticos y los creativos.

Allí, cuentan los historiadores, diferentes tribus se reunían para conseguir el primer huevo del manutara (gaviotín apizarrado), que llegaba a anidar en el islote Moto Nui.

Los participantes descendían por el acantilado y nadaban hasta donde estaba los huevos. El que ganaba era investido como tangatamanu y hombre-pájaro, o recibía esta condición el jefe a quien representaba.

Se necesita una semana para conocer la Isla y recorrerla, sea en bicicleta o en caminatas, y disfrutar de su gastronomía marina.

Luz Marina Rodríguez

Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido