Construir verde paga

Colombia suma obras. Cada dos meses, el país registra veinte proyectos sostenibles.

Centros Especializados de San Vicente Fundación, en Medellín, uno de los proyectos LEED de Colombia.

Archivo Portafolioco

Centros Especializados de San Vicente Fundación, en Medellín, uno de los proyectos LEED de Colombia.

Tendencias
POR:
septiembre 12 de 2014 - 11:23 p.m.
2014-09-12

Lo que algunos identificaban como ‘moda’ hace varios años en Colombia, hoy por hoy es parte esencial de la nueva arquitectura y del urbanismo responsable con el medioambiente.

Así lo demuestra el hecho de que cada dos meses se registren veinte proyectos de construcción en el país con potencial para recibir el certificado de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED, por sus siglas en inglés).

Así lo señala Cristina Gamboa, directora del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS), quien recuerda que la adopción de este sistema de calificación estadounidense ha sido uno de los mejores referentes para el comportamiento del sector edificador.

De hecho, los avances de este mercado en el país y su proyección internacional serán temas de análisis el primero y el 2 de octubre en Bogotá, durante Construverde, evento que organiza el CCCS y en el que se harán varios anuncios importantes relacionados con la evolución de este mercado.

Hay algunos datos para destacar, que seguramente esos días habrán variado al alza si se tiene en cuenta la dinámica de este tipo de obras en Colombia.

Por ejemplo, a agosto había 136 proyectos registrados en el listado oficial LEED del país. Ubicados en más de 20 ciudades, estos sumaron 3,3 millones de metros cuadrados, 13,3 por ciento del total licenciado durante el 2013, lo que da cuenta del compromiso que han asumido los constructores en materia sostenible.

HALLAZGOS

Gamboa destaca cómo recientes investigaciones en Colombia desvirtuaron el 12 por ciento de sobrecostos de una construcción sostenible que manejaban algunas estadísticas y que, realmente, máximo es de 9 por ciento.

Igualmente, hay otros datos interesantes relacionados con el ahorro promedio anual en el consumo energético del edificio que puede ser hasta de 70 por ciento.

A esto hay que sumarle el ahorro anual en el consumo de agua que puede llegar al 90 por ciento.

De esta forma, el aparentemente ‘gasto’ inicial se convierte en una inversión, cuyo retorno se da con el tiempo, en el momento en el que empieza a operar el proyecto.

Pero hay más hallazgos. Gamboa también resalta una creciente necesidad de la industria de construir verde y esto incluye el uso de materiales amigables con el medioambiente.

De hecho, esto se evidenció en la reciente feria de Expocamacol 2014, que se organizó en Medellín, y donde gran parte de los insumos que se ofrecieron para el mercado local y el extranjero tenían un alto componente de sostenibilidad. Los compradores así lo exigieron.

AUMENTA LA VALORIZACIÓN

Un informe del Consejo Colombiano de la Construcción Sostenible (CCCS) también evidencia la aceptación de los proyectos verdes y del sistema de certificación porque, además de aportar a la idea de ahorrar recursos y cuidar el medioambiente, también genera un incremento en la valorización de las obras. De hecho, una tendencia destacada por algunos empresarios es que los inversionistas prefieren estas obras porque se venden o alquilan más rápido.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios