De contratistas a empleados, giro en tendencias laborales

Empresas basadas en demanda, venta directa y en aplicaciones móviles pueden encontrar más ventajas al contratar directamente.

De contratistas a empleados, giro en tendencias laborales

Archivo particular

De contratistas a empleados, giro en tendencias laborales

Tendencias
POR:
julio 11 de 2015 - 01:25 a.m.
2015-07-11

Cuando Ron Johnson estaba presentando su idea de una compañía de reparto de comercio electrónico a unos capitalistas de riesgo el año pasado, uno de los puntos destacados fue su visión de cómo tratar a los empleados.

La compañía de Johnson, llamada Enjoy, envía expertos a repartir e instalar productos de tecnología en casas y oficinas.

Pero más que requerir que la gente trabajara como contratista independiente, práctica abanderada por la mayoría de las llamadas empresas por demanda, como la aplicación Uber para localizar transporte, Johnson quería emplear a las personas que estarían trabajando para él.

“Me dije que había buenas posibilidades de que algún día hubiera un cambio en la forma en que la ley clasifica a esos empleos por contrato, y preferí hacer bien las cosas desde un principio y no estar sujeto a ese riesgo laboral”, explicó Johnson.

El riesgo de depender de contratistas independientes se hizo más evidente con la revelación de que la Comisión del Trabajo de California recientemente había dictaminado que un conductor de Uber debía ser clasificado como empleado, no contratista. Si bien este dictamen no estableció un precedente obligatorio, sí podría impulsar a que algunas empresas en Silicon Valley buscaran alternativas al modelo de contratistas.

La compañía de Johnson es una de un puñado de empresas basadas en aplicaciones que sugieren que podría haber otro camino.

No solo por el riesgo legal, sino porque tiene sentido para el negocio, a pesar de que este tipo de contratos representan un mayor costo para las empresas.

“Estos son los fundamentos de la administración”, asegura M. Diane Burton, profesora de estudios de recursos humanos de la Universidad Cornell. “Cuando la gente es el origen de la ventaja competitiva, es claro que una relación de empleo a largo plazo y lo que podríamos llamar 'un buen trabajo' es bueno para los trabajadores y es bueno para la compañía”, concluye.

Está por verse si los costos de este cambio hacia el empleo van a mermar el crecimiento de este tipo de emprendimientos. Pero por ahora, están creciendo rápidamente y sus modelos de negocio han recibido la bendición de los inversionistas que, si bien se mantuvieron escépticos en un principio, ya se han convencido.