Crece el negocio de la vanidad

La tendencia al ejercicio es, sin duda, más fuerte en las economías desarrolladas.

El estado físico es retratado como un aspecto importante del atractivo.

Shutterstock

El estado físico es retratado como un aspecto importante del atractivo.

Tendencias
POR:
septiembre 15 de 2014 - 12:22 a.m.
2014-09-15

En términos de negocios, el periodista y escritor norteamericano Tom Wolf se equivocó al afirmar que “la mejor cura para la vanidad es la soledad” porque, aunque los esfuerzos físicos y los sudores del gimnasio son solitarios, no lo son los negocios en el multimillonario mercado de la salud y la vanidad, que crece como espuma en todo el mundo, según el último estudio de Euromonitor International, líder mundial en investigación y estrategia para mercados de consumo.

Existen muchas oportunidades de negocio en esos campos. “Los gimnasios y la nutrición deportiva, por ejemplo, son particularmente interesantes”, dijo a Portafolio Gina Westbrook, directora editorial en Euromonitor International.

“Las barras de proteína no son más saludables que la confitería y, relativamente pocos occidentales tienen un déficit de proteínas en sus dietas pero, muchos consumidores, sobre todo en Estados Unidos, las perciben como una alternativa saludable frente a las barras de chocolate”, afirma.

“Al comprar una PowerBar, por ejemplo, los consumidores adquieren un estilo de vida distinto a que si comieran una Snickers. Cuando las personas van al gimnasio, están forjando una identidad consigo mismos tanto literal como metafóricamente. Muchos hombres quieren ser cada vez más ‘grandes’, la mayoría de mujeres desean un aspecto físico más tonificado y atlético”, añade.

Hoy, la tendencia de crecimiento de los negocios relativos a salud y vanidad es generalizada en el mundo y uno de los principales factores que la alimentan es la obesidad, que se identifica, cada vez más, como un problema de salud pública, lo que ha ampliado su cubrimiento en los medios.

“Eso aumenta la conciencia pública sobre la importancia del ejercicio en general y la práctica deportiva en particular. Los gobiernos han iniciado un gran número de estrategias para alentar a los consumidores a hacer más ejercicio. El estado físico es retratado como un aspecto importante del atractivo y los jóvenes se ven sometidos a una mayor presión social para tener un cuerpo tonificado y musculoso y las mujeres, no solo a ser delgadas sino a estar en forma”, dice Westbrook.

Además de eso, “la esperanza de vida crece y muchos consumidores de la denominada generación Baby Boom están mirando hacia una larga y activa jubilación, mientras que un número significativo de personas de mediana y de edad avanzada buscan retrasar el envejecimiento, participando en el deporte”, añade.

Reconoce, no obstante, que “la tendencia al ejercicio es, sin duda, más fuerte en las economías desarrolladas, donde los consumidores tienen mayores niveles de renta disponible, más tiempo de ocio y una mejor infraestructura para el deporte, pero la tendencia es evidente en todo el mundo. Un ejemplo son las maratones que están en auge en la India y China”

LOS NEGOCIOS

Por esas y por muchas otras razones, los negocios relativos a la salud y vanidad prometen. En Brasil, por ejemplo, las ventas de nutrición deportiva, como barras y polvos de proteína, casi se triplicaron entre 2008 y 2013 hasta alcanzar US$ 211 millones, lo que lo convierte en el quinto mercado más grande del mundo, detrás de EE. UU., Australia, Reino Unido y Japón, de acuerdo con Euromonitor International.

En América Latina, “el mercado de ropa deportiva alcanzó un valor de casi US$ 25 mil millones en 2013, un aumento del 77% desde 2008, mientras que las ventas anuales de bebidas deportivas casi se triplicaron en el mismo periodo y alcanzaron US$ 2,9 mil millones. “El crecimiento de la clase media en la región y un mayor interés por la salud y el bienestar han sido el principal motor de este crecimiento”, según Westbrook.

También se están disparando los negocios de los gimnasios y centros de adelgazamiento. Westbrook destaca, además, que “la seguridad personal es un tema que es especialmente pertinente en gran parte de América Latina, donde los consumidores están buscando espacios ‘seguros’ en los que realizar ejercicio y practicar deporte” y pronostica que “con esto en mente, es probable que la cultura del gimnasio muestre un fuerte crecimiento en mercados como Colombia, Venezuela y Perú”.

¿La tendencia al aumento de este tipo negocios tiene alguna proyección en años?, le preguntamos.

“Las tendencias de Fitness van y vienen, por lo que las perspectivas a largo plazo para ejercicios como CrossFit son cuestionables. Sin embargo, con la popularidad de actividades como el triatlón y ciclismo, que no muestran ningún signo de decrecimiento, la demanda de ropa y artículos deportivos de alta gama como zapatillas, trajes de neopreno, bicicletas e instalaciones de entrenamiento (como gimnasios, etc.) hace probable que estos negocios se mantengan fuertes.

Por otra parte, beneficia las tendencias de crecimiento de este mercado la cada vez más borrosa línea que separa la ropa deportiva de las prendas de uso cotidiano como, por ejemplo, la creciente popularidad de los pantalones de yoga en el día a día de las mujeres.

Conocidos los resultados del estudio global, ¿qué recomendación daría a los potenciales inversionistas en estos negocios y por qué?

“Continúan observando un buen desempeño los fabricantes de productos deportivos especializados de alta gama, como bicicletas de fibra de carbono, que cuestan US$ 10.000 dólares o más, y los de ropa deportiva. Igualmente, han tenido un gran éxito en el mercado las marcas que venden un cierto estilo de vida, que captura la sed de los consumidores por la aventura y la experiencia, como la franquicia de CrossFit, la ropa deportiva Under Armour y las videocámaras de acción Go Pro, por ejemplo.

Lo mismo está sucediendo con las principales marcas de bebidas para deportistas y bebidas energéticas, que disfrutan de un crecimiento estelar, al igual que los fabricantes de productos de proteínas, pero estas categorías son vulnerables a la competencia de precios, sobre todo, de marcas privadas.

El mercado de apps de fitness y de gadgets se está expandiendo rápidamente y empresas como Apple y Samsung están apostando en que los consumidores den mayor énfasis a su desempeño físico y que, a través de productos como monitores cardíacos integrados, puedan ayudar a impulsar el crecimiento en un mercado de teléfonos inteligentes en proceso de maduración”, responde Westbrook.

Gloria Helena Rey
Especial para Portafolio