Cuando el sueño del Baloto se vuelve realidad

A lo largo de los 16 años de historia que tiene el juego en el país, 97 colombianos ha ganado el premio. El último multimillonario es de Medellín.

Baloto

Detrás de la gestión y entrega de los premios de este sorteo que tiene 16 años está Fiduciaria de Occidente.

Cortesía IGT

POR:
Portafolio
octubre 01 de 2017 - 08:40 p.m.
2017-10-01

Cuántas veces los colombianos han compartido y discutido en serio y en broma lo que harían si se ganaran el Baloto.

Sin embargo, lo que para muchos sigue siendo un sueño, para 97 colombianos se ha convertido en realidad a lo largo de los 16 años de historia que tiene el juego en el país.

El último multimillonario es de Medellín. Recibió el acumulado de $62.000 millones el pasado 6 de septiembre, el mismo día que llegó el papa Francisco a Colombia.

Luego de asegurarse esa noche de que fue el afortunado, el siguiente paso fue llamar al número telefónico que está en el boleto y presentarse como el feliz ganador.

La llamada la hizo a la Fiduciaria de Occidente, la firma encargada de administrar los recursos y entregar los premios, un proceso del que poco se ha hablado.

Desde febrero pasado, la entidad financiera fue adjudicataria del proceso de selección que hizo IGT, operador del juego, para la administración de los recursos derivados de la venta del Baloto.

“Nuestro roll principal tiene dos pilares. El primero consiste en la administración del recaudo, producto de todas las ventas de los tiquetes que compra la gente, y lo segundo es que entregamos los premios, tanto los menores que se ganan en el día a día las personas que compran el Baloto, como el premio mayor al ganador”, explica Mario Andrés Estupiñan, presidente de la Fiduciaria de Occidente.

“Este negocio icónico de los sorteos en Colombia lo vemos como una gran responsabilidad. Pone a prueba todas nuestras capacidades con el recaudo, la administración y el pago de los premios”, precisa.

Al referirse a la entrega del premio mayor, enfatiza que rige un procedimiento detallado que estableció la entidad con IGT desde inicios del negocio. “Lo primero es que tenemos una serie de mecanismos que nos permiten validar que efectivamente el tiquete ganador fue expedido, vendido de la forma como lo establecen los procedimientos de la empresa operadora”.

Lo segundo, agrega, es la activación de un protocolo para atender al día siguiente la llamada del nuevo multimillonario colombiano que se presenta y se identifica para saber qué tiene que hacer para reclamar el premio.

Por su parte, Fiduciaria de Occidente esa misma noche en que se realiza el juego tiene confirmación sobre la expedición y venta del tiquete favorecido.

“Inclusive, se sabe el número de máquina de la cual salió el boleto y otras particularidades que tienen cada uno de los tiquetes que permiten validar que efectivamente fue vendido”, explica Estupiñan.

Para recibir al ganador del Baloto, Fiduciaria de Occidente tiene a un equipo especializado y que se concentra en esas labores: recibir la llamada y verificar que, efectivamente, tiene el boleto ganador para que se pueda hacer el desembolso del premio.

Hecho el contacto y la verificación, dice Estupiñan, “tenemos una serie de recomendaciones que le hacemos al ganador. Que tenga el tiquete bajo su custodia porque es un tiquete al portador. Quien se aparece con ese billete es quien finalmente lo cobra. Que lleve a la cita el tiquete original, que cuide que esté en perfecto estado para que se valide, que no comente la noticia por temas de seguridad, discreción y prudencia, con nadie o con la menor cantidad de gente posible”.

Igualmente, se le pide que durante el período en el que toma contacto con la Fiduciaria y llega a recibir su premio que, por lo general son por pocos días, no cambie su modo de vida y no empiece a hacer gastos fuera de los cotidianos.

El tiempo que transcurre entre la confirmación de que el tiquete fue vendido y el tiempo en que se reporta el ganador, depende mucho de la personalidad del ganador.

Hay gente que se puede demorar dos o tres días para aparecer, otros una semana, otros 24 horas.

“En este negocio, el tema psicológico juega un papel importante, porque cada persona reacciona de diferente forma frente a un monto tan grande de plata. Puede presentarse desde la exaltación total hasta un gran susto y mucho temor por no saber cómo actuar”, dice el presidente de la Fiduciaria de Occidente, quien por la misma protección de la identidad de las personas no tiene contacto con los dueños de la suerte. En ese proceso de entrega se hace la liquidación de impuestos, el 20% de retención en la fuente y el 4x1000. La persona recibe el valor neto del premio y desde ese momento tiene completa disposición sobre los recursos.

Mientras cae el premio mayor, Fiduciaria de Occidente recibe a quienes se acreditan ganadores en diferentes categorías.

Por ejemplo, dice Estupiñan, todos los días se entregan premios pequeños, de $5 a $20 millones, según la metodología del premio, asegura. Es así, como a septiembre 19 del 2017, la entidad contabiliza 318 pagos de este tipo por $1.646 millones. “Como puede verse esto es real, la gente se lo gana y viene y lo cobra”, puntualiza.

Constanza Gómez G.
congom@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido