Cuatro enfermedades incurables

Aunque es posible manejar los síntomas, no hay tratamientos para eliminar patologías como el Sida, el ébola, la diabetes y la poliomelitis. Así avanzan las investigaciones.

347 millones de personas sufren de diabetes, según los cálculos de la OMS.

Archivo particular

347 millones de personas sufren de diabetes, según los cálculos de la OMS.

Tendencias
POR:
enero 10 de 2015 - 01:00 a.m.
2015-01-10

A pesar del avance de las ciencias médicas, aún existen enfermedades que no se pueden curar, aunque sus síntomas pueden ser tratados.

La lista va desde el común resfriado hasta el terrible ébola y, aunque en algunos casos se han hecho adelantos que acercan a los científicos a una cura, aún no hay un tratamiento definitivo.

Estas son cuatro de las enfermedades incurables más peligrosas.

EL ÉBOLA

Con miles de muertos en África occidental, el actual brote de ébola es el más grande en la historia de esta enfermedad.

El ébola es “una enfermedad vírica aguda grave que se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolor en los músculos, la cabeza y la garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas”, detallan los especialistas de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria.

La infección se produce por contacto directo con sangre, secreciones u otros líquidos corporales de personas infectadas cuando estas han comenzado a manifestar los síntomas de la enfermedad.

“El periodo de incubación, es decir, el intervalo desde que se produce la infección hasta la aparición de los síntomas, oscila entre 2 y 21 días”, apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Respecto al tratamiento, esta entidad explica que los casos graves requieren cuidados intensivos.

“Los enfermos suelen estar deshidratados y necesitan rehidratación por vía intravenosa u oral con soluciones que contengan electrolitos”, indica.

“No hay ningún tratamiento específico para el ébola, aunque se están evaluando nuevas alternativas farmacológicas", destaca.

LA DIABETES AVANZA

La investigación también avanza en el campo de la diabetes. Cada vez se conoce más sobre los mecanismos implicados en el desarrollo de la enfermedad y grupos de científicos de todo el mundo trabajan en proyectos destinados a prevenir la diabetes, tratar la enfermedad y sus consecuencias e intentar curarla.

La diabetes es una enfermedad crónica relacionada con la insulina, una hormona que regula el azúcar en la sangre. Según explican los especialistas de la Fundación para la Diabetes, la insulina tiene la misión de facilitar que la glucosa que circula en la sangre penetre en las células y sea aprovechada como energía.

EL SIDA

En el terreno de las enfermedades sin cura, el VIH/Sida ocupa un lugar destacado, pues sigue siendo uno de los problemas de salud pública más graves del mundo.

El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) ataca el sistema inmune y debilita la vigilancia y defensa contra las infecciones y algunos tipos de cáncer. Con el paso del tiempo, el virus va destruyendo las células inmunitarias y alterando su función, de modo que la persona infectada se vuelve inmunodeficiente.

El Sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es la última de las etapas de la infección por VIH. El sistema inmune de las personas enfermas de Sida está gravemente afectado y, por lo tanto, son vulnerables a las denominadas enfermedades oportunistas.

“Sin tratamiento, las personas que reciben un diagnóstico de Sida generalmente sobreviven unos tres años. No obstante, una vez que una persona con Sida tiene una enfermedad oportunista peligrosa, la esperanza de vida sin tratamiento disminuye a alrededor de un año”, explican los especialistas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

No obstante, el VIH se puede combatir mediante la terapia con fármacos antirretrovíricos. Actualmente no existe un tratamiento capaz de eliminar el virus.

LA POLIO

Otra enfermedad que carece de tratamiento curativo es la poliomielitis, más conocida como polio. Esta es causada por un virus, es muy contagiosa y afecta sobre todo a los niños.

“El virus se transmite de persona a persona principalmente por vía fecal-oral y, con menos frecuencia, a través del agua o alimentos contaminados. Luego se multiplica en el intestino, desde donde invade el sistema nervioso”, expone la OMS.

Fiebre, cansancio, dolor de cabeza, vómitos, rigidez en el cuello y dolores en los miembros son los primeros síntomas de la polio.

Asimismo, la OMS subraya que una de cada 200 infecciones produce una parálisis irreversible, generalmente de las piernas.

“La poliomielitis no tiene cura, pero es prevenible. Cuando se administra varias veces, la vacuna antipoliomielítica puede conferir una protección de por vida”, asegura la OMS.

EFE