Cuerpo sano en mente sana

En su estado esencial, el cuerpo humano está compuesto de energía e información, no de materia sólida”.

La percepción es un fenómeno aprendido: si la cambias, cambias la experiencia de tu cuerpo y de tu mundo.

Archivo

La percepción es un fenómeno aprendido: si la cambias, cambias la experiencia de tu cuerpo y de tu mundo.

Tendencias
POR:
abril 30 de 2015 - 04:15 a.m.
2015-04-30

Nadie pretende a estas alturas embolatarle al romano Juvenal su frase de hace veinte siglos en la que preconizaba mens sana in corpore sano.

Tampoco caer en el prurito de un orden caprichoso, en el que sea el cuerpo o la mente el que determine al otro, atropellando el justo medio y desdeñando la importancia del bienestar de una adecuada interacción.

Pero una lectura de libros que convergen sobre el poder de cambiar nuestra biología a partir de lo que pensamos y sentimos resulta provechosa para revisar un paradigma que condena a nuestro cuerpo a una inevitable decadencia a medida que pasan los años.

Comienza con el encuentro de Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo, un texto de Deepak Chopra editado en enero de 2009…

Las reflexiones del famoso médico, escritor y conferencista indio cuestionan esa especie de destino maldito que pesa sobre nuestro cuerpo, condenándolo a un envejecimiento inapelable. Es más: que esa decadencia de nuestras células, ese deterioro de nuestras funciones vitales está más allá de nuestro control y que estamos condenados a ser espectadores de nuestro propio desmoronamiento…

No aparecen en esa especie de purgatorio nociones como la conciencia, la percepción y mucho menos, el papel determinante de nuestros pensamientos y nuestros sentimientos en el cuidado y la curación del que no es simplemente un vehículo en el viaje de la vida, sino el más apreciado compañero.

“Nuestra células escuchan constantemente a nuestros pensamientos y se ven cambiadas por ellos -señala Chopra, en el inicio de la tarea para cambiarnos ese chip infeliz-. Un ataque de depresión puede causar desastres en el sistema inmunológico; enamorarse puede fortalecerlo”.

En fin, que la frontera entre biología y sicología es capciosa, y que así como la mente influye sobre todas y cada una de las células del cuerpo, el envejecimiento humano es fluido y cambiante, “y puede acelerarse, demorarse, detenerse un tiempo y hasta revertirse”.

NUEVOS SUPUESTOS, NUEVA VIDA

Más que una especie de rejuvenecimiento como lo entendemos a partir de la acción del bisturí, el planteamiento pasa por una cirugía de nuestra mente.

Podemos reescribir la codificación de senectud que ha dominado ciertas culturas, abriendo el pensamiento a nuevas ideas.

Algunas de ellas son: el mundo físico, incluidos nuestros cuerpos, son una reacción del observador.

En su estado esencial, el cuerpo está compuesto de energía e información, no de materia sólida.

La mente y el cuerpo constituyen una unidad inseparable. La bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia. La percepción es un fenómeno aprendido: si la cambias, cambias la experiencia de tu cuerpo y de tu mundo.

El secreto, uno de ellos, está en dejar de considerar al cuerpo como una entidad independiente, incluso como una simple “cosa” que llevamos y traemos por la vida hasta que lo conducimos o nos conduce a la tumba.

Es necesaria la intervención de la conciencia, prestar atención a las voces corpóreas. Escuchar la sabiduría de nuestro amigo y compañero de viaje.

Y en todo caso, entender, entre otras situaciones, que los estados de aflicción mental pueden convertirse en bioquímicos, que crean la enfermedad y en silencio abren la puerta para que entre la muerte.

LECTURAS RECOMENDADAS

En tiempo de Feria del Libro en Bogotá, y con días de descanso a la vista, quienes quieran ampliar el tema pueden consultar:

1. Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo, Deepak Chopra (Zeta).

2. Supercerebro, Deepak Chopra y Rudolf E. Tanzi (Grijalbo).

3. La biología de la creencia, Dr. Bruce H. Lipton (Palmyra).

4. En defensa de la felicidad, Matthieu Ricard (Urano).

5. Viaje hacia el bienestar, Deepak Chopra (Debolsillo).

Carlos Gustavo Álvarez G.

Especial para Portafolio