El debate contra Uribe fue candente

Iván Cepeda lo tildó de socio del homicida de Guillermo Cano y de darles licencias a pilotos de narcos cuando dirigió la Aerocivil.

El exmandatario y su bancada reaccionaron en forma airada a las acusaciones de Cepeda.

Archivo Portafolio

El exmandatario y su bancada reaccionaron en forma airada a las acusaciones de Cepeda.

Tendencias
POR:
septiembre 18 de 2014 - 03:59 a.m.
2014-09-18

Por primera vez, este miércoles los ‘pesos pesados’ del nuevo Congreso que representan a los principales partidos se enfrentaron en un duro y pugnaz duelo político, en el marco del debate propuesto por Iván Cepeda (Polo) contra Álvaro Uribe (Centro Democrático) por los presuntos nexos de este último con el narcotráfico y el paramilitarismo.

Aunque no hubo mayores novedades en las denuncias ni afloraron grandes conclusiones prácticas, durante más de diez horas el Capitolio volvió a ser, como en viejos tiempos, escenario de un candente debate de control político.

Como ha ocurrido en las últimas tres o cuatro décadas, el examen de los estragos que el narcotráfico y el paramilitarismo han ocasionado en la sociedad colombiana volvió a caldear los ánimos cuando se hizo alusión a episodios de dolorosa recordación.

Álvaro Uribe (presidente de la República entre el 2002 y el 2010) se encargó de ponerle la cuota de expectativa a la jornada, pues no desvirtuó ni confirmó a tiempo su asistencia a la cita, pero se presentó en el recinto al comenzar el debate para acusar al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos de estar detrás de toda esta acción en su contra y anunciar una nueva demanda contra su acusador, el senador Iván Cepeda.

La jornada dejó al descubierto un hecho político que ya se insinuaba: que el uribismo tiende a quedarse solo contra las demás fuerzas políticas en debates de este tipo.

Uribe fue acusado por Cepeda de haber otorgado licencias para aterrizar en Medellín a avionetas del cartel de Pablo Escobar, cuando era director de la Aeronáutica Civil (1981-1982), como las del piloto del capo Álvaro Suárez Granados y el que fuera del abogado o “banquero” del narcotraficante Luis Carlos Molina, entre otros.

También, de haber sido miembro de la junta directiva de una empresa de Luis Carlos Molina, condenado por el homicidio del director del periódico El Espectador, Guillermo Cano en 1986.

“Estamos ante una relación comercial entre Álvaro Uribe y el Cartel de Medellín, nada más y nada menos”, dijo Cepeda.

EL EXPRESIDENTE ACUSÓ A CEPEDA ANTE LA CORTE SUPREMA

A pocos minutos de iniciar el debate, Uribe se levantó junto con su bancada y se dirigió a la Corte Suprema de Justicia y dijo que presentaría allí pruebas contra Cepeda, al que llamó “aliado del grupo terrorista de las Farc”. Pero antes arremetió contra el presidente Juan Manuel Santos, del que dijo que fue promotor del debate contra él.

Dos horas después, Uribe regresó y, airado, inició la defensa de su honor y de su familia: “Solo prosperan las denuncias contra mi familia por estar relacionados conmigo”, dijo, y negó conocer al exjefe de las AUC Salvatore Mancuso, como había asegurado Cepeda. Sobre las Convivir, respondió que no era él quien les otorgaba licencias.