¿Cómo deben comportarse los gerentes para ser líderes?

En la medida en que un gerente general cuente con directivos de alto nivel formados, por ejemplo gerentes de zona o regionales, lo ideal es que estos tengan la autonomía necesaria para responder a las incertidumbres de sus mercados locales.

Para delegar, el gerente general debe contar con personas con mucha experiencia y confianza en los demás.

Reuters

Para delegar, el gerente general debe contar con personas con mucha experiencia y confianza en los demás.

Tendencias
POR:
mayo 19 de 2015 - 01:54 a.m.
2015-05-19

Cuando los directivos me preguntan sobre cuál es su responsabilidad principal, les respondo que es la de liderar la organización para alcanzar la estrategia.

En esta tarea hay un componente técnico y otro de estilo de dirección.

Lo técnico es un proceso de varios meses de trabajo donde se especifican los objetivos estratégicos y las metas para los próximos años; el estilo está relacionado con lo que usted como gerente necesita para que la gente a su cargo cumpla su función.

El aspecto emocional y motivacional es de vital importancia para lograrlo.

¿CÓMO IMPLEMENTAR LA ESTRATEGIA?

Los gerentes deben complementar ese pensamiento estratégico con dos tareas técnicas cruciales. La primera consiste en la adecuación de la estructura organizativa (organigramas) a la nueva estrategia, para lo cual es necesario trabajar tres aspectos: 1) realizar los procesos de manera detallada con el respectivo seguimiento para que se cumplan; 2) aplicar la metodología RACSI, que significa asignarle un responsable a cada proceso, quién autoriza, da soporte y debe ser informado; 3) diseñar una nueva estructura organizativa en la que se garantice que cada proceso estratégico tenga un solo responsable que no sea un comité interno, porque estos solo deben crearse para dar soporte.

También resulta necesario conceder autonomía a los cargos directivos. Conozco empresas que han formulado estrategias poderosas y, sin embargo, se han equivocado en su implementación. Cada vez es más importante que los directivos tomen decisiones de manera autónoma, porque son los que están en el día a día afrontando diversas situaciones.

En la medida en que un gerente general cuente con directivos de alto nivel formados, por ejemplo gerentes de zona o regionales, lo ideal es que estos tengan la autonomía necesaria para responder a las incertidumbres de sus mercados locales, de manera que sean más rápidos y tengan la habilidad de diferenciarse de los competidores con productos más innovadores y un ciclo de mercado más corto.

Implementar mayores mecanismos de autonomía es lo que más se le dificulta a los gerentes colombianos, porque culturalmente hemos visto un estilo autoritario de la dirección que no nos permite confiar en los demás.

Cuando usted como gerente da autonomía, debe buscar mayores mecanismos de integración, es decir, mayor descentralización.

Por ejemplo, si la estrategia de la compañía es adaptarse al cliente, los gerentes regionales deben tener la oportunidad de poner precio y producto. Para delegar, el gerente general debe contar con personas de mucha experiencia, pero también debe tener una actitud de confianza en los demás.

Los gerentes regionales no pueden convertirse en islas de la organización, para lo cual es vital disponer de mecanismos de integración como planes estratégicos y comités organizacionales.

Otro punto crucial en la implementación de la estrategia es trabajar de manera ardua en los sistemas de dirección: (evaluación, compensación, planes de carrera, sistemas de comunicación).

Puede que usted tenga una estrategia ganadora y haya realizado una estructura acorde a esa estrategia. Sin embargo, la pregunta del millón es ¿cómo hago para que la gente se motive a conseguir los resultados de la organización?

En muchas ocasiones la nueva estrategia necesita un cambio de cultura; por ejemplo, pasar de una organización de poco a mucho servicio al cliente. Las única técnica en ese aspecto es el sistema de evaluación y de compensación, en el cual algunos gerentes participan en su diseño con la gerencia de recursos humanos, pero no lo hacen de manera correcta porque se elaboran sistemas totalmente independientes de la nueva estrategia de la compañía y, en especial, de los nuevos valores y actitudes que necesita la organización para alcanzar esos objetivos.

EL MODELO DE LAS 7S DE MCKINSEY

Valoro mucho el modelo de las 7S de McKinsey porque une los 7 factores básicos para cualquier estructura organizativa que busque un cambio en la organización. Se basa en las tres "s" en inglés (strategy, structure y system), denominadas como variables duras, las cuales resultan relevantes para el cambio organizacional; sumadas a las variables suaves o ambiguas que son determinantes: substancia (valores de la organización), secuencia y velocidad de cambio y estilo de dirección. Para que un gerente desarrolle bien el modelo debe tener en cuenta las variables duras y blandas. Con base en su estilo de dirección, puede acelerar o frenar la organización cuando lo necesite.

La estructura organizativa es una función que no se puede delegar, son los gerentes quienes deben estar al tanto de su ejecución. Incluso con estructuras jerárquicas he visto gerentes que han logrado cambios en su empresa, gracias a un estilo de dirección con propósitos de carácter social, como la creación de empresa, puestos de trabajo, responsabilidad social por el producto que se está llevando al mercado, etc.

Cuando existen propósitos, las personas actúan por esa motivación trascendente. Aunque usted no tenga los mecanismos de soporte de la estrategia, las personas dan mucho más de lo que usted cree, siempre y cuando sea un líder que fomente esa motivación en sus colaboradores.

Gonzalo Gómez Betancourt, Ph.D., Director de Executive Education de Inalde Business School.