Dirección tecnológica, sin la importancia que merece | Tendencias | Portafolio

Dirección tecnológica, sin la importancia que merece

Estudio señala que en las empresas no se da suficiente relevancia a quienes están a cargo de ese departamento.

POR:
octubre 12 de 2012 - 12:48 a.m.
2012-10-12

La creciente relevancia que adquiere la tecnología en una organización en un contexto cada vez más globalizado y competitivo, contrasta con el rol que, en muchas compañías, conservan las personas que están a cargo del departamento tecnológico.

Así lo demuestra el estudio “El ADN del CIO”, adelantado a nivel global por Ernst & Young, según el cual solo el 20 por ciento de los Chief Information Officer (CIO) hacen parte de las juntas directivas de las empresas, una decisión que, en muchos casos, puede disminuir su potencial de desarrollo.

“Es mucho menos probable que discutan el desempeño general del negocio o que configuren las decisiones que lo influencian.

Aún cuando se refiere a proveer los datos necesarios para tomar decisiones estratégicas, estos son renuentes en su respuesta.

El 14 por ciento, incluso, asegura que no es algo que se espera que haga”, reza la investigación.

En esta misma línea de ideas, aunque el 60 por ciento de los CIO considera que añade gran valor a la formulación de las estrategias corporativas, solo el 35 por ciento de sus compañeros está de acuerdo.

En este sentido, el estudio resalta que en la dirección de una compañía se tienen pocas expectativas frente al cargo, pues aunque se espera que cumpla con las funciones operativas básicas, que esté pendiente de la seguridad informática y lidere de manera efectiva los proyectos, su rol no se asocia con hacer grandes cambios dentro de una organización, algo paradójico si se considera que las grandes innovaciones de hoy día ocurren, precisamente, en ese campo.

Peligrosa decisión

Frente a los resultados del estudio, Javier Macchi, socio director de Auditoría en Ernst & Young Colombia, considera que las posiciones que demuestra el sondeo deberían reevaluarse, debido al rol estratégico que adquiere la tecnología en un contexto hiperconectado como el actual, “el próximo nivel para esa dirección es no solo ser una buena herramienta, que funcione, sino que además le permita a la compañía ver qué oportunidades de mejora hay apalancadas en los componentes tecnológicos”, dijo.

Y aunque aumentar su relevancia no es camisa de fuerza, Macchi resalta que la tecnología es ahora un diferencial.

“Si concordamos en que la tecnología deja de ser una herramienta de soporte en la organización, en la medida en que empieza a ser un diferencial de negocios, el CIO pasa a tener un rol mucho más importante.

No solo se debe ver esa área como un departamento que mantiene la continuidad operacional a nivel tecnológico, sino que puede aportar muchísimo para que el negocio sea exitoso”, agregó.

Sin embargo, no todo el problema reside en la forma en que están concebidas las organizaciones, pues el estudio es reiterativo en cuanto a la necesidad de que estos personajes mejoren sus habilidades comunicativas (42 por ciento), de liderazgo (37 por ciento) y que se mantengan actualizados en las últimas tendencias de su campo profesional (40 por ciento).

Siga bajando para encontrar más contenido