Disney corona a una nueva princesa latina

Elena de Avalor es la más reciente estrella de Disney, con su piel canela y su estilo vivaz hizo
su aparición en una serie de dibujos animados.

elena

Elena tiene grandes ojos negros y abundante pelo del mismo color, es atlética, simpática, linda y cuenta con muchos amigos.

Archivo particular

Tendencias
POR:
Cecilia Rodríguez
agosto 17 de 2016 - 10:55 p.m.
2016-08-17

Elena de Avalor, o ‘mija’ como la llama su abuelita, la nueva princesa latina de Disney, con su piel canela y su estilo vivaz hizo su aparición no solo en una nueva serie de dibujos animados en televisión, sino en persona esta semana en Disneylandia, donde recibió tratamiento majestuoso.

No es exageración decir que las mujeres del mundo entero, de todas las edades, crecimos con la imagen de una princesa basada en las creaciones de Disney y que raras son las nenas que alguna vez no se han disfrazado o vestido imitando a una de ellas. De las clásicas como Cenicienta, Blanca Nieves o La Bella Durmiente a las más modernas como Esmeralda, Elsa, Pocahontas y Tiana, las princesas de Disney no solo son una mina de oro para la compañía Walt Disney, sino que tienen y han tenido enorme impacto social y cultural a nivel global.

Elena, creada como parte del esfuerzo de Disney por diversificar sus personajes para atraer audiencias de diferentes razas, etnicidades y culturas, es la nueva representante de la ‘latinidad’ en respuesta a la presión de grupos hispánicos y latinos en Estados Unidos por una mayor presencia en los medios y en particular en el mundo de Disney.
Y en ese inmenso mundo de los caracteres de Disney las princesas tienen un podio especial y son objeto de serios análisis que estudian el impacto positivo y negativo que tienen en las niñas del mundo y que da lugar a controversia entre quienes las aman y admiran por ser bellas, ejemplares y vivir felices para siempre con su príncipe y quienes piensan que promueven estereotipos femeninos negativos e imágenes irreales del cuerpo femenino.

UNA PRINCESA LATINA

Las primeras reacciones a Elena de Avalor son muy mezcladas. Para empezar, está el hecho de que una princesa latina solo puede existir en un mundo mágico en el que la identidad latina es convertida en estereotipos planos y superficiales que correspondan a dibujos animados y que se ajusten al gusto de todos. O más exactamente, al gusto de los niños y niñas que son la audiencia de los canales de Disney.

La nueva princesa adolescente con un pasado trágico en el que murieron sus padres, el rey y la reina de Avalor, por lo que a los16 años se convierte en la heredera al trono, no es indígena o afrolatina o de un país latinoamericano específico. Avalor es un supuesto reino precolombino y la raza y origen de Elena, quien al parecer ha sido influenciada por la cultura maya y la música folclórica chilena, se basan en la fantasía de Disney.

Desde cuando apareció Blanca Nieves en 1937 Disney ha experimentado, especialmente en los últimos años, con la integración de princesas de diferentes etnicidades en su reino mágico incluyendo la primera princesa negra, Tiana, en 2009, y dos feministas: Elsa en la película Frozen y la princesa Mérida en Brave.

Elena, la primera latina, no hizo su ascenso al codiciado trono a través de una gran producción para el cine. Su fantástica historia aparece en 26 episodios de televisión transmitidos en 163 países y traducidos a 34 idiomas.

Previendo el escrutinio del que la nueva princesa iba a ser objeto, Disney preparó la serie con la ayuda de consultores y asesores para que esté llena de referencias al folclor y la cultura latinas. El reino de Avalor está inspirado en arquitectura azteca y cada episodio incluye música original inspirada en diferentes estilos como mariachis, salsa y hip hop chileno.

UNA SUPERHEROÍNA

Elena tiene grandes ojos negros y abundante pelo del mismo color, es atlética, simpática, linda y cuenta con muchos amigos. Ella no espera al príncipe azul y la historia no tiene a nadie enamorándose. Se podría decir que más que una princesa, en el sentido clásico de Disney, Elena es una superheroína con tiara, que con inteligencia, empatía, osadía y la ayuda de un amuleto mágico busca y enfrenta muchas aventuras y no romance.

Hasta ahora la serie ha tenido buena acogida entre los grupos defensores de los latinos, aunque algunos han preguntado por qué la princesa Elena aparece en una serie de televisión para niños de 2 a 11 años y no en una gran producción de cine para toda la familia, como es el caso de sus demás colegas princesas.

La respuesta de Disney es que en este caso, en vez de depender de que los padres lleven a los niños al cine para verla, Elena entra directamente a millones de hogares y ha sido filmada para verse y oírse más como una película que como una serie de televisión.
Entre la audiencia la acogida de los primeros episodios ha sido tan positiva que la empresa anunció esta semana que proseguirá con la segunda temporada. El personaje representado por una joven latina en un vestido rojo muy al estilo de los de las fiestas de quinceañeras hizo su debut también esta semana en una carrosa tirada por caballos en Walt Disney World en Orlando, Florida y es parte del show ‘Bienvenida real de la princesa Elena’ que se presenta diariamente. En el otoño hará su debut real al Mundo de Disney en California.

Cecilia Rodríguez
Especial Portafolio
Luxemburgo