Edificios con jardines en muros y techos

Constructores dicen que esta práctica reduce el CO2 y optimiza el uso del agua.

La vegetación en muros mantiene la temperatura.

Archivo Portafolio.co

La vegetación en muros mantiene la temperatura.

POR:
abril 09 de 2014 - 12:28 a.m.
2014-04-09

Cubrir tejados, muros, marquesinas y terrazas con vegetación es la última tendencia en Colombia y una forma de mejorar la calidad de vida en las ciudades, ya que permite capturar el dióxido de carbono y crear, al tiempo, espacios amables.

Una de las empresas que ha apostado por este negocio sostenible es Groncol, que ya ha ocupado espacios en distintas alturas equivalentes a ocho estadios de fútbol, lo que permite capturar la contaminación producida por 3.200 carros.

Su gerente general, Pablo Atuesta, asegura que quieren revolucionar la forma como se vive en las ciudades.

“La idea es transformar la experiencia de la ciudad y está demostrado que el verde produce una cantidad de beneficios sociales y ambientales”, agregó al explicar que sus soluciones reducen el ruido y la contaminación, a la vez que permiten el ahorro de energía.

La compañía comenzó en el 2009, cuando el ingeniero civil y cofundador Mario España identificó que no existía una empresa de construcción de infraestructuras verdes, una solución que hace algunos años se había popularizado en los Estados Unidos y Europa.

Al inicio, el objetivo era hacer más amigables los proyectos de construcción, pero se ha logrado ir más allá al mejorar la calidad de vida en las ciudades, según manifestó España.

Los 60.000 metros cuadrados de superficie verde que ha construido Groncol han compensado el dióxido de carbono (CO2) emitido por más de 2.100 personas y las aguas negras se han reducido en el equivalente a casi 9.000 duchas de tres minutos, aseguran los responsables de la firma.

Han llegado a crecer al 700 %

El primer proyecto fueron los 3.200 metros cuadrados de cubierta de la torre Argos, para continuar con el muro verde más grande de Colombia: la fachada del hotel B3, en el norte de Bogotá, con 360 metros cuadrados y ocho pisos de alto.

“Nuestro crecimiento ha sido exponencial. El primer año fue un 700 por ciento, pasamos de 170 millones de pesos a 1.200 millones en facturación”, aseguró el gerente comercial, Juan Carlos Rebolledo.

Hoy, Groncol trabaja en diez ciudades y dispone del 50 por ciento del mercado nacional. En el 2013 facturó 4.500 millones de pesos (2,3 millones de dólares) y para el 2014 espera vender más de 6.000 millones de pesos.

Entre los proyectos actuales está la construcción de la cubierta verde más grande de Bogotá, de 4.500 metros cuadrados.

Así mismo, Groncol trabaja en la cobertura de 3.000 metros cuadrados de un edificio bogotano, que será la mayor superficie vertical verde de Latinoamérica, lo que para el arquitecto Nicolás Borda, cofundador de la firma y gerente de proyectos, es “un reto impresionante”.

Para Borda, si solo se forrara de vegetación un 10 por ciento de las 30.000 hectáreas de cubiertas disponibles en Bogotá, se podría captar todo el material particulado generado por todos los vehículos de la ciudad. “El potencial es enorme”, concluyó.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido