Los ejecutivos prefieren alimentos naturales y balanceados

La necesidad de preservar las óptimas condiciones físicas y el buen funcionamiento de su sistema cardiovascular ha incentivado a las personas de negocios a darle un giro radical a su plan de alimentación diario.

Unilever promueve buenos hábitos alimenticios.

Archivo / Portafolio

Unilever promueve buenos hábitos alimenticios.

POR:
enero 27 de 2015 - 05:02 p.m.
2015-01-27

Los hábitos en la alimentación cambiaron ostensiblemente durante los últimos 50 años. El agitado mundo de los negocios y la competitividad laboral permitieron reducir el tiempo de las personas a la hora de elegir los alimentos que consumen en su jornada de almuerzo, especialmente cuando se encuentran fuera de casa.

Esto, en cierta forma, precipitó que las preparaciones de forma natural y saludable pasaran a segundo plano para una gran parte de la población mundial. Sin embargo, esa tendencia ha empezado a cambiar, especialmente entre el grupo de ejecutivos o de gente de negocios quienes, en medio del ritmo agitado que demandan sus trabajos, han logrado hacer un alto en el camino para darle preponderancia a su plan de alimentación diaria, que no solo les permita cargar fuerzas, sino que incluya productos sanos y balanceados.

Existe entre este equipo de profesionales un interés especial por reducir el consumo de carbohidratos, de salsas, de sal y de azúcar y, a la vez, de obtener información sobre los ingredientes que acompañan los platos que les ofrecen en los restaurantes, los hoteles o los sitios de recepción a los acostumbran a asistir, con el objetivo de mantenerse en forma y de garantizar el óptimo funcionamiento de su sistema cardiovascular.

Así lo establece el reporte Mundial del Menú, que manifiesta que en todos los países ahora es un requisito proporcionar a los clientes información sobre los alimentos que se brindan en los establecimientos especializados. “De hecho, en una encuesta realizada en algunas naciones orientales y occidentales, el 90 por ciento de las personas expresaron el deseo de conocer -en detalle- los ingredientes con los que se preparan las comidas que consumen fuera de sus hogares, con la idea de poder tomar mejores decisiones sobre lo que realmente les conviene para estar bien o llevar un estilo de vida saludable”, sostiene el reporte.

En general, estas personas de negocio quieren saber sobre el contenido de grasa, calorías, aditivos, conservantes, proteínas, vitaminas y de sal que lleva cada plato. Pero también buscan orientación sobre cómo elegir el menú a diario, pero no solo para las actividades que realizan fuera del hogar, sino también cuando cocinan para ellos o sus familias.

Según Luis Forero, el chef ejecutivo del hotel La Fontana, “las costumbres comienzan a dar un giro favorable hacia lo natural, hacia las preparaciones frescas y saludables que hacían las abuelas. Aquí, particularmente, los clientes ejecutivos se interesan en elegir recetas sin mucha presencia de salsas y de carbohidratos; y le dan mayor prioridad a frutas, verduras y proteínas. Algunos, incluso, piden que las salsas sean lo más naturales posibles. Por eso mismo, utilizamos las que denominamos ligeras o las que hacemos a través de las reducciones.

“Pero también nos valemos de las que dispone el mercado, que facilitan nuestra labor y contienen menos cantidades de sal, grasas y conservantes. Es el caso de las que hacen parte del universo de Unilever Food Solutions, que ayudan a minimizar los tiempos de preparación, sin sacrificar la calidad o el excelente resultado final”, agrega Luis Forero.

Una gran tarea

Unilever Food Solutions, en su propósito de que la experiencia de comer fuera de casa sea cada más saludable, se ha puesto en la tarea de mejorar el valor nutricional de sus productos, reduciendo niveles de grasas, azúcar, sal y aditivos. “Nuestros chefs y tecnólogos de alimentos están constantemente trabajando en la reformulación de recetas, a través de nuestro portafolio, utilizando hierbas, especias y otros ingredientes para bajar la necesidad de sal.

“En Norteamérica hemos diezmado, gradualmente en un tercio, los niveles promedio de sal en las sopas desde 2008. En Europa, más del 70 por ciento de los aderezos hoy cuentan con un nivel de sal responsable para ayudar a que los consumidores cumplan con los cinco gramos por día, según las guías dietéticas”, afirma Adriana Luna, directora de Unilever Food Solutiones Middle Americas.

Pero también ofrece asesoría a través de los Centros Chefmanship para demostrar el efecto positivo de los cambios de recetas, como el hecho de aumentar la cantidad de verduras, bajar los niveles de grasas y adaptar el tamaño de las porciones. Así mismo, orienta a los clientes a diseñar menús saludables y a preparar platos exquisitos, con ingredientes cada vez más naturales.


Siga bajando para encontrar más contenido