El estereotipo de los supermillonarios

Distorsiona el verdadero fondo de la pobreza e inequidad. 

Billetes

Archivo Portafolio.co

Tendencias
POR:
Portafolio
noviembre 06 de 2016 - 08:26 a.m.
2016-11-06

Aunque la concentración de la riqueza en manos de un 1% de la población, es un hecho cierto, el enfoque constante en los lujos de los supermillonarios, esconde muchos de los factores sobre las verdaderas causa de la pobreza en un país.

Sesgar los análisis dirigiéndolo únicamente en lo que pasa en Wall Street, esconde factores tanto o más perjudiciales que están acentuando la inequidad, ajenos al propio mercado y que distorsiona lo que hace en realidad la clase pudiente de una nación.

Argumentos de ese tenor están consignados en dos amplias investigaciones, en donde contrastan los conceptos de economistas y sociólogos.

Para los sociólogos, David Jacobs y Jonathan Dirlam, de la universidad estatal de Ohio, el factor preponderante del crecimiento de la inequidad y la pobreza, no han sido los excesos que se hayan podido dar en el sector financiero.

Afirman que la influencia más destructiva del bienestar de los asalariados, ha provenido de las políticas trazadas por los gobiernos desde la Casa Blanca, hasta el punto que las acciones relacionadas con el poder legislativo y las decisiones los gobernadores estatales, han tenido una incidencia mínima.

Para el efecto, los investigadores siguieron un total de 20 variables, como el comportamiento del mercado bursátil, los índices de pobreza, trabajo rural, empleo en el sector financiero, tasas de educación, entre otras, y evaluaron las decisiones de política del gobierno federal y los gobiernos de 49 estados de la Unión.

Resaltan que solamente en la administración del presidente Ronald Reagan, la desigualdad social se incrementó en un 18 por ciento, producto de las decisiones del ejecutivo de exenciones de impuestos a los ricos, desregulación para las industrias y el sector financiero, debilitamiento de los sindicatos y recorte del gasto social hacia los más pobres.

Posteriormente, la caída del sector manufacturero y el recorte de empleo industrial, equivalió a un incremento del 3.1 por ciento en la desigualdad.

Lo expuesto, reiteran Jacobs y Dirlam, es un indicativo de cómo pueden ser de determinantes las decisiones de política sobre las recompensas que reciben los contribuyentes, y como es necesario mirar de una forma integral las causas que han llevado a tal grado de desigualdad.

LA MIRADA ECONÓMICA UN ESTEREOTIPO DIFERENTE AL REAL

El estereotipo causado por las listas de los supermillonarios, sus mansiones y sus lujos, no corresponden a una realidad mucho más amplia de lo que hace la clase rica de u n país como los Estados unidos.

De acuerdo con el código fiscal estadounidense, son clasificados como ricos, aquellos que ganen más de 8 y medio millones de dólares al año.

En este segmento figuran un total de 1 millón 600 mil hogares, cuyos ingresos promedio son de 29 millones de dólares anuales.

Germán Duque
Miami