El elixir de la eterna juventud

La actividad física reduce los riesgos de desarrollo de enfermedades cardiovasculares y contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas.

El ejercicio es el mejor medicamento para quitar esos

Archivo particular

El ejercicio es el mejor medicamento para quitar esos "achaques" que llegan inexorablemente con la edad.

POR:
mayo 26 de 2014 - 02:52 a.m.
2014-05-26

Caminar, correr, subir escaleras y bailar son actividades sencillas que, sumadas a una dieta saludable, rica en frutas y verduras, se puede convertir en los mejores aliados para prevenir enfermedades, como la diabetes, la obesidad y la hipertensión, causadas, en gran medida, por el sedentarismo.

Así lo considera John Duperly, especialista en medicina del deporte, para quien el sedentarismo se ha asociado a enfermedades no transmisibles, convirtiéndose en una de las mayores causas de mortalidad pues, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta es la cuarta causa de muerte en el mundo, con 1,9 millones de casos al año.

Solo en Colombia se registran 6,5 millones de personas que sufren de hipertensión, 4 millones de obesos y 2,2 millones con niveles peligrosos de colesterol. Además, se calcula que el 50% de las muertes son causadas por una enfermedad asociada a la inactividad física.

Existen otras enfermedades derivadas de la inactividad física, como las de tipo cardiovascular, la hipertensión arterial y el cáncer de colon y seno. Estos casos se presentan, en su mayoría, en personas adultas que han dejado de ejercitarse a causa de las ocupaciones diarias.

De acuerdo con Duperly, la actividad física ha disminuido con la industrialización. “Antes las personas hacían de 4 a 8 horas diarias de esta, pero hoy tan solo 42,6 por ciento de los adultos entre 18 y 64 años de edad cumplen con al menos una hora de ejercicio al día”.

Otras estadísticas, como el Estudio Nacional de Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas, indican que 52 por ciento de la población no realiza ningún ejercicio, 35 por ciento la hace una vez a la semana, y, según la OMS, 60 por ciento de la población mundial tiene un estilo de vida sedentario.

“Una persona que no cumpla con el tiempo requerido de actividad física es considerada sedentaria. No es necesario tener una intensa rutina de ejercicios para prevenir las enfermedades crónicas, basta con actividades de baja intensidad como estar de pie y caminar durante varias horas al día”, afirma.

Es por eso que se hace urgente cambiar los hábitos de vida de la población. Para eso, otros expertos en deportes como Javier Gutiérrez, recomiendan caminar 30 minutos diarios, 4 o 5 veces por semana, lo que podría reducir en 50 por ciento la influencia genética de la obesidad, entre otros beneficios.

También es importante realizar actividades familiares como bailes, juegos y caminatas. En Estados Unidos, por ejemplo, el Gobierno implementó el programa ´rutas seguras’, que impulsa a padres e hijos a ir a la escuela caminando, lo que repercute en la buena disciplina física y académica de los niños.

“Se ha comprobado que los menores que aprenden de sus padres a practican actividad física tienen más probabilidades de crecer como adultos activos”, afirma Michael Pratt, coordinador del equipo investigativo en actividad física del Centro Estadounidense de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Además, según un estudio de la revista Pediatrics, los niños que se ejercitan tienen 2,4 más oportunidades de éxito en las pruebas de matemática y 2,2 más ventaja en los exámenes de comprensión de lectura.

Así mismo, el ejercicio ayuda a tener un crecimiento sano y un buen desarrollo físico y mental; aumenta la confianza y la autoestima.

BUEN ESTILO DE VIDA

Se recomienda tener hábitos saludables de vida como evitar el consumo excesivo de alimentos que hacen daño y eliminar el tabaquismo y el consumo de alcohol. Así mismo, es fundamental la hidratación diaria. Agua, té y refrescos son las mejores opciones para mantener los niveles de líquidos necesarios en el cuerpo.

Con todo esto se lograría prevenir hasta en un 70 por ciento la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles y se considera que 9 de cada 10 personas con riesgo de sufrir diabetes, lograrían evitarla, pues estas enfermedades dependen más del comportamiento humano que de la propia genética.

Además, se ha comprobado que la práctica de ejercicio reduce la tensión arterial y los triglicéridos, mejora el azúcar y el colesterol, y funciona como tratamiento terapéutico para personas con enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, es importante que toda rutina de actividad física, sobre todo en el caso de personas con enfermedades crónicas, sea avalada por un experto, ya que se debe tener en cuenta la condición clínica del paciente y sus antecedentes para definir las precauciones y tiempos adecuados del ejercicio.

REGLAS DE ORO

Comience el programa de ejercicio a una intensidad que no lo fatigue.
Alterne días de ejercicio intenso o de larga duración con días de trabajo físico más suave.

No incremente el nivel de esfuerzo a menos que note que ya no se fatiga con el que está realizando.

Aumente la duración del ejercicio de forma gradual, no más de 5 minutos por semana.

Escuche a su cuerpo, atienda a sus propias sensaciones para evitar caer en un estado de fatiga crónica.
 

Siga bajando para encontrar más contenido