Empieza la era de las bicicletas

En América Latina crece el interés por este medio de transporte.

Tendencias
POR:
agosto 22 de 2015 - 02:11 a.m.
2015-08-22

Vivimos en un mundo de cambios. La tecnología se actualiza a velocidades increíbles, el clima se transforma sin lógica, el invierno parece verano, el verano recuerda el invierno y los hábitos cambian.

De las muchas costumbres que están transformándose, elegir modos distintos de llevar la vida encabeza la lista. Dietas más saludables, ejercicios físicos y, por qué no, irse en bicicleta a todas partes.

El creciente problema en Latinoamérica es más común. Embotellamientos, estrés y altos precios de los combustibles, entre otros factores, despiertan el interés por este medio de transporte.

Antes considerado apenas un objeto para divertir niños, las bicicletas se convirtieron en una opción sustentable y eficiente de locomoción. Grandes capitales como São Paulo, Bogotá, Quito y Lima están invirtiendo en su popularización, haciendo campañas para impulsar su uso.

En São Paulo, vías principales fueron ampliadas para la circulación de los ciclistas. El Ministerio de Transportes y Obras Públicas de Ecuador estableció el Plan Nacional de Ciclovías para la creación de caminos protegidos de utilización exclusiva de los ciclistas, mientras que, hace un año, se realizó el primer Encuentro Nacional de los Ciclistas en la provincia de Santa Helena.

En Colombia, donde las motocicletas son muy populares para enfrentar las dificultades del tráfico, el uso de vehículos no motorizados está en alza. Según la Secretaria de Movilidad de Bogotá, al día se realizan 500 mil viajes en bicicleta y hay 400 kilómetros de ciclorrutas. Más despacio va Lima, donde solo 5 por ciento de los ciudadanos usan bicicleta, pero se espera que al 2018 los actuales 100 mil ciclistas se conviertan en 200 mil, incrementando la cantidad de ciclorrutas de 150 a 200 kilómetros.

Aunque existan proyectos y planes consolidados de invertir en la movilidad no motorizada, infortunadamente muchos aspectos de esta alternativa siguen sin solución. La violencia del tránsito, por ejemplo, es una constante en la gran mayoría de las ciudades latinoamericanas y los ciclistas son víctimas fáciles en las vías.

Con pocas ciclorrutas, muchos se ven obligados a arriesgarse en las calles, al lado de motos y carros.

Por tratarse de un método de locomoción aún en desarrollo, otro punto es que muchos ciclistas no conocen ni siguen ciertas reglas del tráfico. Y existe la debilidad de algunos códigos de tránsito que tratan a los usuarios de transporte no motorizado como conductores y motociclistas, haciéndolos seguir reglas inviables.

LA CULTURA DE LA ‘BICI’ DEBE ESTAR ATADA A LA DE LOS ACCESORIOS 

Además del casco, que es indispensable para los que van en bicicleta, hay piezas de iluminación, pero son ignoradas casi que totalmente por los usuarios. La necesidad de tener luces de señalización no se asimila, ya que con luz adecuada en las partes frontal y trasera de las bicicletas se ayuda a la visualización del ciclista y también sirve de indicador para conductores, motociclistas y peatones.

Ya existe tecnología avanzada para iluminación de bicicletas, así como para protección del usuario, entre ellas las luces LED. No se puede olvidar la importancia de la bocina mientras se conduce.

Felipe Ángel
Especial para Portafolio