Turismo libertino: una manera licenciosa de viajar

Los viajes por atractivos sexuales generan más de US$20.000 millones globalmente. Cruceros, trenes, villas y campamentos son parte del repertorio.

El 52% prefiere que no se extienda la rumba en determinadas zonas, mientras que el 28% consideró oportuna la medida.
POR:
Portafolio
enero 02 de 2017 - 05:40 p.m.
2017-01-02

No se debe confundir con turismo sexual que está ligado a prostitución y otras prácticas ilegales en la mayor parte de países del mundo. Si bien su función está vinculada con excursiones sexuales el Turismo libertino o Viajes licenciosos es una manera legal de viajar que está ganando un lucrativo espacio en la industria del turismo y produciendo grandes ganancias.

“Ni turismo clásico ni turismo sexual, el turismo libertino se puede explicar como un sector de la industria interesado en el libertinaje, o sea la búsqueda del placer corporal”, según la definición de Wikipedia.

“Libertinos y practicantes del sexo en grupo o el intercambio de parejas de manera libre y no paga pueden frecuentar establecimientos turísticos reservados para ellos y sus actividades a través de agencias de viaje especializadas en ese tipo de servicio turístico”.

Cruceros, trenes, palacios, villas, chalets, hoteles, posadas e inclusive campamentos son parte de la creciente lista de establecimientos que se especializan en ofrecer programas licensiosos para temporadas largas, fines de semana o simplemente una noche de escape total, como anuncia una de las agencias que trabajan en el sector.

“Los viajes libidinosos se están haciendo un buen espacio en el sector de turismo” explica el diario 'Le Monde' en un artículo reciente y destacado en su sección de Economía donde calcula que “los viajes libertinos están en boga y producen entradas de más de 20.000 millones de dólares al año globalmente”.

Ganancias de tal magnitud muestran que hay bastante gente dispuesta a pagar en búsqueda del placer. Swingers y aficionados de las fiestas de espuma, sexo en grupo, fiestas de látex, exhibicionismo, orgías, y otras prácticas sexuales pagan sumas enormes por hacer realidad su deseo de combinar aventuras sexuales con exploración turística de sitios hermosos en muchas partes del mundo.

El éxito de tan particular sector está igualmente generando gran crecimiento en el número de agencias turísticas dedicadas a responder la demanda por sitios de hospedaje donde “las parejas o los individuos puedan dar rienda suelta a sus antojos y fantasías”, como explica una de esas agencias en su sitio web.

“Libres pensadores, hedonistas, libertinos, todos los amantes de la vida sin límites, están atraídos más y más hacia este tipo de turismo y el sector está en expansión total. Ante esa evidencia y la gran demanda nosotros deseamos hacer nuestra contribución”.

En internet aparece por lo menos un nuevo sitio por semana dedicado a ofrecer actividades libertinas combinadas con viajes en Europa, según George Salmasso, un experto en finca raíz y hospedaje en Cap d'Age, una hermosa ciudad portuaria en el sur de Francia y un pueblo naturista conocido como la meca del libertinaje y llamado por muchos la Disneylandia para adultos. En 2015, Cap d'Agde registró 100 millones de euros en ingresos por turismo.

Los lucrativos precios de esos servicios que alimentan el crecimiento de la industria se debe también al misterio que rodea la actividad y a la necesidad de discreción. Clientes afluentes no se asustan ante grandes cuentas para satisfacer sus deseos siempre y cuando haya silencio y reserva asegurados.

Por los placeres disponibles en el crucero Désir en el barco Azamara Quest de la compañía Royal Caribbean los pasajeros pagaron entre 3.000 y 10.000 euros por persona en septiembre pasado. El gran navío partió de Venecia en un tour de ocho días por el mar Adriático con 345 parejas a bordo y un programa que incluía paradas a lo largo de las costas de Croacia y Eslovenia y “la sensualidad de juegos eróticos y noches provocativas con temas especiales y shows calientes”.

Para el tour del año entrante los avisos promocionales en el internet ofrecen “una experiencia de vacación adulta, solo para parejas, donde la ropa es opcional en un ambiente lujoso y seguro en el que los pasajeros reciben servicios de la más alta calidad y la oportunidad de visitar sitios paradisiacos”.

Los viajes galantes no son sólo por mar. Una versión salaz del tren Expreso Oriente está entre las próximas ofertas de la nueva agencia de viajes libertina francesa Swingsy. El Swingsy Express, tendrá paradas en las principales ciudades europeas, incluyendo París, Ámsterdam, Berlín y Barcelona, donde los pasajeros podrán participar en fiestas y espectáculos nocturnos organizados por clubes libertinos que trabajan en sociedad con la agencia.

En su sitio de internet los organizadores aclaran que para participar en sus jornadas turísticas ferroviarias los participantes deben ajustarse a las reglas en las cuales “finesa y elegancia de comportamiento deben tener precedencia sobre sus instintos”.

Solo en Francia hay más de 500 clubes libertinos y de intercambio de parejas, muchos de los cuales funcionan en el centro de París y son tan frecuentados que el semanario L'Express publicó un artículo incluyendo un mapa con la localización de cada uno. El diario The Local, por su parte, publicó su propia lista de sitios calientes considerados “crema de la crema” para libertinos y parejas deseosos de salpimentar su vida sexual.

Cecilia Rodríguez
Especial para Portafolio
Luxemburgo

Siga bajando para encontrar más contenido