Enfermedades no contagiosas matan más personas

Los problemas del corazón, respiratorios y diabetes son los que se presentan con más frecuencia.

Archivo Portafolio.co

Enfermo

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 15 de 2011 - 12:49 a.m.
2011-09-15

 

En los últimos 30 años se han impuesto en todo el mundo, y por ende en América Latina, al calor del crecimiento económico, un estilo de vida mucho más sedentario y cambios en la alimentación.

El resultado: se hace menos ejercicio y en la dieta predominan los azúcares, las grasas saturadas y la sal, lo que provoca problemas de salud como colesterol, tensión alta y altos niveles de azúcar en sangre.

Esta situación es la que ha hecho, en gran parte, que el 69 por ciento de las muertes en Latinoamérica se deba a enfermedades no contagiosas, como las cardiovasculares y las respiratorias, aunque el porcentaje presenta sensibles variaciones en función del desarrollo económico y sanitario del país, según un informe que acaba de difundir la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El promedio es superior al de fallecimientos en el conjunto del planeta, donde el 63 por ciento de los 57 millones de muertes totales en el 2008 se debió a “patologías cardiovasculares o respiratorias, diabetes o cáncer”, según manifestó Leanne Riley, jefe del departamento de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud de la OMS.

En el caso latinoamericano, las cifras son indicativas de la situación económica y social del país, habiendo una relación entre los altos porcentajes de muertes por enfermedades no contagiosas (ENC) y el grado positivo de desarrollo económico de un país.

“El índice medio de masa corporal se ha duplicado en la mayoría de los países en tan sólo 30 años y los casos de sobrepeso han crecido notablemente”, precisó la responsable de la OMS.

En el caso latinoamericano, el contraste más claro lo muestran naciones como Uruguay y Bolivia, por ejemplo. En Uruguay, el 87 por ciento de las muertes en el 2008 se debió a dolencias no contagiosas, con un 8 por ciento de muertes asociadas a enfermedades contagiosas, problemas nutricionales, mortalidad maternal y perinatal, y un 6 por ciento asociadas a accidentes o actos violentos.

En Bolivia, por el contrario, un 57 por ciento de las muertes tuvieron que ver con las ENC, mientras que un 35 por ciento guardaron relación con problemas sanitarios curables y un 12 por ciento con daños físicos.

El problema específico de América Latina, según la OMS, es que un importante porcentaje de esas muertes se produce entre la población menor de 60 años (y muy mayoritariamente de bajos ingresos), lo que representa un duro golpe para la fuerza productiva de los países.

El director de la Iniciativa antitabaco de la OMS, Douglas Betcher, explicó, por su parte, que la incidencia de estas enfermedades no es sólo un problema de salud, sino también un grave problema económico, ya que los países gastan miles de millones de dólares en tratamientos contra las enfermedades no transmisibles.

Dijo también que estas patologías son una de las mayores amenazas para la economía mundial y la seguridad financiera, por lo que consideró urgente avanzar en su prevención, la mayoría evitables cambiando malos hábitos tanto de alimentación como de actividad física y consumo de cigarrillo.

LA PREVENCIÓN ES CLAVE

Según Leanne Riley, jefe del departamento de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud de la OMS, los países que más han invertido en programas de prevención y campañas de concientización entre la población son los que mejores resultados han obtenido en aspectos como reducir el colesterol o la tensión entre la población.

También destacó que “ahora mismo los mayores consumidores de tabaco y de comida basura están en los países más pobres, ya que las compañías de estos productos se centran en estos mercados, menos regulados y donde no hay tanta concientización sobre el sus peligros”.

Siga bajando para encontrar más contenido