Enfermedades emergentes

Una preocupante realidad del siglo XXI.

62 % de casos de dengue hemorrágico se registra en Santanderes, Antioquia y Valle.

Archivo particular

62 % de casos de dengue hemorrágico se registra en Santanderes, Antioquia y Valle.

Tendencias
POR:
febrero 14 de 2015 - 12:59 a.m.
2015-02-14

El reporte oficial de enero pasado que habla de 95 mil contagiados con el virus del Chikunguña en Colombia demuestra que cuando se dice que el virus se esparce a gran velocidad no es una exageración, es un hecho real, que incluso supera los pronósticos de los expertos.

Basta recordar que en el país está propagación tardó apenas cuatro meses en los que el virus, proveniente de África, pasó de ser un fenómeno latente en la costa Caribe a causar altas fiebres, intensos dolores y largas incapacidades a habitantes en todo Colombia.

El chikunguña –que es transmitido por los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus, los mismos que propagan el dengue– llegó al país en septiembre pasado.

El primer informe hablaba de apenas 15 casos, al día siguiente la cifra había pasado a 364, y un día más tarde, a 628.

“Ese ritmo de expansión y su comportamiento son ejemplos claros de lo que hoy en día se conoce como ‘enfermedades emergentes’, y que constituyen una importante limitante para la salud pública mundial”, señala Luis Carlos Villamil, docente y director del Grupo de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad de La Salle.

Lo complicado –agrega– es que “los agentes responsables de las dolencias son usualmente desconocidos; además, no tenemos métodos diagnósticos disponibles y tampoco hay vacunas para su prevención”.

Según Villamil, desde la segunda mitad del siglo XX aparece en promedio una enfermedad nueva cada año, y en algunos periodos han aparecido hasta tres o más.

SALUD PÚBLICA

Históricamente han provocado problemas de salud pública, afectando a países enteros y generando pánico debido a la rapidez con la que evolucionan.

Uno de los casos más recordados ocurrió en el 2009, en México, donde se originó la pandemia de H1N1, capaz de pasar de persona a persona. De hecho, en pocas semanas llegó a 120 países. Y los pronósticos son poco alentadores. El aumento de las fronteras agrícolas, el crecimiento de la población, el cambio climático, los desastres naturales, el tráfico de fauna y, en general, la interacción entre el ambiente, los agentes patógenos, los humanos y los animales, determinan el estado de salud y la aparición de las enfermedades emergentes.

En general, los ambientes de pobreza e inequidad favorecen los escenarios, pues las condiciones están dadas para su producción y proliferación. Villamil y otros expertos consideran que para su prevención y control se requieren estrategias integrales y trabajo interdisciplinario entre funcionarios dedicados a la agricultura, la salud y el ambiente.

El colombiano, que también es miembro del proyecto auspiciado por la Unión Europea, Star Idaz –que señala prioridades de investigación en zoonosis y enfermedades animales para Europa, África, Asia y las Américas– anota que estar listos para enfrentar una enfermedad nueva por año requiere al menos siete acciones concretas.

La primera es la rigurosa vigilancia epidemiológica, seguida del establecimiento de programas de alerta temprana.

Como tercera medida está la preparación de profesionales de diversas disciplinas.

En cuarto lugar se requiere un total entendimiento en el sentido de que estos hechos afectan la salud pública y la salud animal.

La quinta recomendación es la creación de estrategias de cooperación entre países e instituciones de diversos sectores.

Las siguientes propuestas consisten en la formulación de políticas sanitarias para pensar en la salud como un todo, es decir, la atención integral de la salud humana, animal y ambiental. Finalmente, se requiere un trabajo de la academia, la ciencia y la tecnología.

ALERTAS QUE OBLIGAN A PREVENIR

Los casi 95 mil casos de Chikunguña registrados en Colombia hasta enero pasado podrían convertirse en 800.000 a mediados del 2015.

-En la actualidad 200 millones de personas viven en ciudades que exceden los 10 millones de habitantes, y esa cifra aumentará a 400 millones en los próximos 20 años. Esto llevará a los países menos desarrollados a tener problemas de agua potable, alimentación, hacinamiento y enfermedades.

-Según cifras del Ministerio de Salud destacadas en el informe de la Universidad de La Salle, en el país 73 por ciento de casos de dengue clásico se ha registrado en Antioquia, Valle, Norte de Santander, Santander, Quindío y Huila.