¿Pueblito viejo?, es mejor venderlo...

El Alcalde de una población del sur de Italia está tan desesperado con la situación financiera que decidió
poner un aviso para venderla en Facebook.

Baronia

La situación financiera es tan difícil en San Sossio que su alcalde está vendiendo la población, por Facebook.

Archivo particular

Entretenimiento
POR:
cecilia rodríguez
julio 24 de 2016 - 09:29 p.m.
2016-07-24

El alcalde de San Sossio, un pueblito pintoresco en el sur de Italia, está tan desesperado con la situación financiera (o más bien con la quiebra) de su pueblito que decidió poner un aviso de venta en Facebook, tan poco convencional que se regó como pólvora en las redes sociales.

En el aviso dirigido a inversionistas chinos pero no exclusivamente (si usted tiene interés puede hacer una oferta) el alcalde, Francisco Garofalo, escribe que San Sossio Baronia, con 1.742 habitantes está buscando.

“Un inversionista chino rico que venga, lo compre y se haga cargo del pueblo”. Y agrega que “cuesta menos que el Inter o el AC Milán (Inter Milán, uno de los equipos más caros en el mundo del futbol, fue comprado por el grupo del inversionista chino Zhang Jindong), pero puede ser mucho más lucrativo”.

El efecto inmediato del aviso, sin embargo, fue llamar la atención sobre el hecho de que muchas ciudades pequeñas, pueblos y aldeas de varios países europeos han sido puestas en venta en un intento por llenar sus arcas cada vez más limitadas y resolver sus graves dificultades económicas y demográficas.

Un informe de la agencia medioambiental más importante de Italia, Anci, publicado a principios de este año, encuentra que alrededor de 2.500 pueblitos con poblaciones menores de 5.000 habitantes, dispersos por todas las regiones del país, están en riesgo de convertirse en pueblos fantasmas debido a falta de fondos para sostenerlos, una población que envejece rápidamente y el éxodo masivo de los residentes jóvenes a las grandes ciudades en busca de trabajo.

San Sossio Baronia está a 650 metros sobre el nivel del mar entre colinas arboladas y entre las conocidas regiones de Puglia y Campania.

“Cuando un pueblo se muere, no estamos hablando solo de la pérdida de 500 personas, o cualquiera que sea el número de quienes aún viven allí, estamos hablando de la pérdida de culturas y tradiciones únicas, que son de gran valor”, dijo Davide Zicchinella, el alcalde de otro pequeño pueblo del sur italiano, Sellia, en Calabria.

NO SE PUEDEN MORIR

El alcalde Zicchinella también ha sido noticia por sus ingeniosos esfuerzos para ayudar a su pueblo a evitar un triste final y atraer nuevos residentes y turistas.
Médico de profesión, Zicchinella emitió un decreto prohibiendo que los habitantes de Sellia se sigan muriendo.
El decreto ordena a los habitantes de edad avanzada desafiar a la muerte manteniéndose en buena forma física, comiendo correctamente y participando en actividades recreativas y de descanso.

Para ayudar a sus habitantes el alcalde organiza eventos para recoger fondos y ha logrado abrir una nueva clínica ofreciendo mejor atención de salud y servicios médicos.

El Alcalde del pueblo Civita di Bagnoreggio, donde quedan menos de 100 habitantes, decidió reinventarlo como atracción turística bautizándolo ‘El Pueblo moribundo’ y cobrando 1,50 euros a los turistas que deseen visitarlo. Y el de la población Siciliana de Ganci puso a vender las casas desocupadas del pueblito por 1 euro.

A principios del año otro alcalde de otro municipio casi despoblado, esta vez en la región de Finisterre en el noroeste de Francia, ganó la atención mundial cuando decidió vender 10 parcelas de 800 metros cuadrados por solo 1 euro por metro cuadrado, en un esfuerzo para atraer nuevos habitantes. Al pueblo de Berrien le quedan tan solo 987 habitantes y está declinando.

El precio normal por metro cuadrado es de 10 euros. La oferta dio lugar a una oleada frenética de compradores interesados de todas partes del mundo, y la alcaldía no tenía la capacidad para responder a todas las llamadas.

A LA VENTA EN GRAN BRETAÑA

Y si por Francia e Italia llueve, por Gran Bretaña y España las cosas no están mejor.
Una aldea de Yorkshire en Inglaterra, con más de 40 casas y mil acres de extensión, fue puesta a la venta por 20 millones de libras. El precio incluye una iglesia y una gran mansión que ha estado deshabitada por un par de décadas.

No hace mucho la agencia inmobiliaria Savilla anunció que había vendido el pueblito de Little Rollright en el norte inglés por el que estaban pidiendo 18 millones de libras y que incluía una casa principal construida en el siglo XVII, otras cinco casas y 509 acres de tierra.

En la región de Galicia en España el pueblo de Openso fue puesto a la venta por 220.000 euros e incluye 100 acres, seis casas, una panadería, un huerto y un establo para ganado.

Otro alcalde en Galicia estaba ofreciendo un pueblo del siglo XV gratis a quien quisiera aceptarlo con una sola condición: que el nuevo dueño lo remodelara, respetando la arquitectura auténtica del lugar y manteniendo todas las casas existentes.

En España hay aproximadamente 3.500 aldeas abandonadas y más de 125 de ellas están a la venta, según la inmobiliaria especializada Aldeas Abandonadas, que se dedica a venderlas a precios que comienzan en los 30.000 euros.

*Este es el contacto por si le interesa http://www.aldeasabandonadas.com/

Especial para Portafolio
Luxemburgo