¿Qué vende una tienda colombiana
en Estados Unidos?

Los clientes son inmigrantes que viven en ese país y que añoran dulces, golosinas y bebidas tradicionales.

Productos colombianos

Dulces, golosinas y bebidas locales, los productos más pedidos en las tiendas colombianas de los Estados Unidos.

Entretenimiento
POR:
Portafolio
marzo 18 de 2016 - 08:32 p.m.
2016-03-18

¿Qué vende una tienda de artículos colombianos en los Estados Unidos? Las respuesta es muy sencilla: los productos que más añoran los colombianos residentes en ese país y unas pocas personas que se antojan de comer algo que les llamó la atención durante una estadía en cualquier ciudad de Colombia.

Aparte de los cafés procesados, el banano y el plátano, cuyo mercadeo dominan las grandes trasnacionales, una típica tienda colombiana localizada en la Florida, Nueva York, o Texas exhibe en su estantería artículos como chocolate, panela, paquetes de pasabocas, gaseosas, harinas para buñuelos y arepas, galletas surtidas, algunas pastas, azúcar morena en paquetes, dulces de guayaba, arequipe y gaseosas.

Asimismo frascos de mermelada y brevas, latas de conservas con vegetales o frutas.
También unas latas de atún. En los congeladores se encuentra yuca, papa criolla y pulpas de frutas. En las neveras, ciertos lácteos, como queso y mantequilla, y cada vez con mayor presencia filetes de tilapia. De igual forma determinadas botellas de cerveza y aguardiente, aunque en la práctica, debido a las regulaciones, este último producto solo puede venderse en licorerías y sitios autorizados. No faltan las que ofrecen- por otro lado- utensilios de cocina, como sartenes, olletas, parrillas y cucharas de palo.

Sin embargo, dicho surtido ocuparía un reducido espacio en un local de un pequeño centro comercial por lo cual, su venta, generalmente es complementada con servicios de restaurante y panadería. En el mismo sentido, los productos colombianos solo se exhiben en unos pocos anaqueles, o se mezclan entre infinidad de productos locales y de otros orígenes, en supermercados tradicionales, cuya extensión promedio es de unos 4.000 metros cuadros, de acuerdo con las investigaciones del Instituto de Mercadeo de Alimentos (FMI), con sede en Arlington, Virginia.

La canasta descrita con los artículos típicos colombianos representa una cifra aproximada de 250 millones de dólares, al año, monto casi imperceptible frente a las cuantiosas importaciones que registra Estados Unidos, entre alimentos procesados y bebidas.

Después de años de estar vendiendo azúcar a granel, Colombia ha empezado a colocar azúcar empacada al por menor, dándole así un mayor valor agregado al producto. Algo podría ocurrir con los aceites vegetales y otros renglones básicos. No obstante, para el presidente de Logístic Alliance, Francisco Borrero, Colombia tiene en esta área serias limitaciones, dadas las restricciones que se dan en la industria del empacado y envasado. Borrero, un colombiano pionero en la comercialización de productos empacados en la costa este estadounidense, explica que para atender ese tipo de oportunidades de mercado ha debido recurrir a proveedores de Argentina, Perú y Brasil, además de Ucrania y Dinamarca.

En el último año, por ejemplo, Estados Unidos importó galletas y pastas por 3.900 millones de dólares; Colombia colocó 35 millones, con un crecimiento del 7 por ciento.
En conservas de vegetales, importó 2.600 millones, y Colombia le vendió 35, con alza del 21 por ciento. Los volúmenes de otros rubros como dulces, lácteos, harinas, gaseosas y licores son mucho menores.

Frente a las extraordinarias ventas de los supermercados al detal, estimadas en este país en 650.000 millones de dólares al año, y la velocidad de las mismas, se calcula que el surtido de productos colombianos equivaldría a las ventas anuales promedio de un total de 20 supermercados tipo norteamericano, de acuerdo con los parámetros elaborados por el mismo instituto.

Germán Duque
Miami