Estilo de vida en un crucero de lujo

Los cruceros de Silversea son una opción para tomar vacaciones con exclusividad y atención.

Archivo Portafolio.co

Crucero

Archivo Portafolio.co

POR:
mayo 20 de 2011 - 01:28 a.m.
2011-05-20

 

Hacer negocios desde altamar en un barco de lujo no es propiamente en lo que piensan empresarios y personas adineradas, a la hora de buscar un refugio para alejarse de sus actividades diarias.

Esa es la razón por la que Silversea, una empresa de cruceros de lujo, diseñó un plan de pleno descanso, que se ha convertido en la nueva forma de vida de quienes en tierra firme manejan grandes capitales y toman decisiones de inversión en los principales centros de consumo del planeta.

Aunque suene contradictorio, en este caso el lujo no choca con la sobriedad, pues la embarcación está adecuada para quienes lo tienen todo, menos la tranquilidad que, en cambio, sí encuentran en el crucero.

Es más, muchos de quienes toman este tipo de viajes logran desconectarse de la realidad de los negocios, hasta el punto de que en ocasiones no saben ni siquiera en qué lugar del planeta se encuentran.

El atractivo principal de los cruceros de lujo de la compañía Silversea es el alto nivel de atención y servicio que se refleja desde el momento en que el huésped aborda la embarcación, en la que es posible darle la vuelta al mundo en 120 días, tras hacer 61 escalas en los puertos turísticos más importantes de la geografía mundial.

En 300 suites, los 500 huéspedes que puede albergar el barco disponen de la mayor comodidad, pues se trata de un hotel cinco estrellas que sobresale en la profundidad del mar.

Siete restaurantes, cuatro bares, discoteca, casino, piscina, jacuzzi, gimnasio, spa, sala de juegos, teatro, almacén, biblioteca, salón de Internet, áreas para ver televisión, balcones de relajamiento, pasillos para caminatas y miradores alrededor del barco, constituyen la oferta a bordo.

El estilo de vida diferencial lo hace la sobriedad de un día en el barco, donde una persona se levanta a hacer ejercicio en el gimnasio o en los pasillos adecuados para tal fin, desayuna en un balcón o en el restaurante mirador, dedica un tiempo a la lectura y a los juegos de mesa, visita el almacén, toma una sesión de masajes en el spa, va a la piscina, almuerza a su alrededor, toma el sol, bebe un refresco o el licor que desee, asiste a la hora del té y a los shows programados en el teatro, toma la cena en cualquiera de los restaurantes que tienen música en vivo y remata con un rato de diversión en el bar donde, incluso, se puede bailar.

El descanso es la prioridad para empresarios, inversionistas y altos ejecutivos del mundo de los negocios.

Un día entre sudadera y esmoquin 

La diversidad de actividades impide que un día se parezca a otro a bordo del Silver Spirit.  Y ¿qué hacen los viajeros de embarcaciones como el Silver Spirit durante el recorrido por las principales costas del mundo?

En el barco es común que una persona salga de la habitación en sudadera en la mañana para ir al gimnasio; use ropa casual para tomar el desayuno; pantalón corto y/o vestido de baño alrededor de la piscina; se ponga corbata o vestido para ingresar al teatro, y esmoquin para asistir a las cenas de gala.  Los viajeros de Silversea no encuentran en la embarcación recreacionistas, no hay concursos, ni música a alto volumen, excepto en la discoteca

. En conclusión, los cruceros de este nivel son hechos para el descanso y la comodidad en medio de los lujos y la buena vida de quienes en tierra firme manejan altos niveles de responsabilidad.

 

Édmer Tovar M.

Editor de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido