Estrellas del deporte le sacan provecho a acuerdos de patrocinio

Las marcas gastan mucho dinero para asociarse con los atletas que se convierten en leyendas, mucho después de que se jubilan.

Roger Federer

Roger Federer firmó un multimillonario acuerdo con la marca japonesa Uniqlo.

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 15 de 2018 - 03:03 p.m.
2018-07-15

Cuando Roger Federer se presentó en el Center Court en el campeonato de tenis de Wimbledon la semana pasada, decenas de fanáticos en la multitud llevaban gorras y camisas con el logo ‘RF’, su línea de ropa personal concebida por Nike.

Sin embargo, cuando el campeón comenzó a defender su título de Grand Slam, Federer vistió indumentaria fabricada por la marca de ropa japonesa Uniqlo, lo que puso fin a su asociación de 24 años con el fabricante estadounidense de ropa deportiva.

Federer había firmado uno de los acuerdos de patrocinio deportivo más lucrativos de la historia con Uniqlo, por aproximadamente US$300 millones a lo largo de 10 años. Ya que tiene 36 años de edad, es poco probable que continúe jugando profesionalmente hasta el final del trato, pero consiguió una cláusula excepcional que le permite conservar el dinero sin importar si está compitiendo.

El canal de deportes internacionales ESPN presentó los detalles del contrato de Federer, los cuales fueron confirmados por una persona familiarizada con el acuerdo. Uniqlo, Nike y los representantes de Federer se rehusaron a discutir las negociaciones.

(El multimillonario contrato por el que Federer renunció a Nike). 

Hablando en Wimbledon, Federer dijo que estaba “entusiasmado” de llevar la marca japonesa por primera vez. “Debo decir que he esperado mucho tiempo para este momento”, dijo. “Me sentí muy bien en la cancha”.

Los analistas dicen que el tenista suizo, quien ha disfrutado de una carrera estelar al haber ganado más títulos de Grand Slam (20) que ningún hombre en la historia, es uno de un grupo selecto de atletas de renombre mundial. Él está en línea para ganar tantos, si no más, patrocinios corporativos después de dejar la cancha para siempre.

“Hay un pequeño número de atletas que pueden hacer esto”, según Nigel Currie, fundador de la consultora deportiva NC Partnership. “Tienes que ser una leyenda en un deporte en particular para que tu nombre nunca desaparezca. Federer está en ese nivel. Es una gran leyenda en el deporte y su nombre perdurará”.

Otros en esta categoría élite incluyen a LeBron James, la estrella del baloncesto estadounidense, que esta semana firmó un contrato de cuatro años valuado en US$154 millones para unirse a Los Angeles Lakers la próxima temporada. Sin embargo, ya tiene un acuerdo de patrocinio de por vida con Nike, valorado en más de US$1.000 millones, de acuerdo con comentarios atribuidos a su agente.

Con respecto a este, Nike espera replicar el éxito de comercialización fuera de la cancha que tuvo con la ex estrella de la NBA, Michael Jordan. Las continuas ventas de los zapatos deportivos de la línea ‘Jordan’ de Nike le han ayudado a obtener un patrimonio neto personal de US$1,65 mil millones en el 2018, un aumento de US$350 millones con respecto al año anterior, según el ranquin anual de Forbes de los atletas más ricos del mundo.

La estrella del golf Tiger Woods ha ganado US$43,3 millones este año gracias a acuerdos de patrocinio de grupos como Nike y el fabricante de relojes Rolex, en comparación con tan solo US$1,3 millones en premios por competir en torneos. Woods, de 42 años de edad, ha pasado una década sin ganar un título importante, pero su récord anterior de 14 victorias en los Majors le ha permitido seguir siendo atractivo para los patrocinadores mucho después de los mejores años de su carrera como atleta.

Mientras tanto, el velocista Usain Bolt se retiró en el 2017 y pudo ganar US$30 millones este año gracias a los continuos contratos de patrocinio con empresas como el grupo de ropa deportiva Puma, la marca de bebidas Gatorade y el fabricante de relojes Hublot.

Currie dijo que los grupos corporativos generalmente negocian acuerdos de patrocinio con los atletas para que su marca sea vista por grandes audiencias, utilizando en efecto a los deportistas como vallas publicitarias. Pero un pequeño grupo elite de superestrellas, capaces de permanecer en la conciencia pública después del final de sus carreras, son altamente cotizados ya que las empresas creen que pueden generar ventas mucho después de que se jubilan.

“Los beneficios se centran más sobre la conciencia y la exposición de la marca”, dijo. “Se trata de ver la marca, pero también de vender millones y millones de zapatos, shorts, playeras y todo lo demás”.

Fast Retailing, la compañía matriz de Uniqlo, dijo que Federer era un “embajador perfecto” para la marca, insistiendo en que el acuerdo era “más que un simple patrocinio deportivo”.

“Estamos comenzando a hablar sobre la mejor forma de alinear los intereses humanitarios personales, las fortalezas y la disponibilidad de Roger con nuestros programas comunitarios”, aseguró. Aun así, los tratos a largo plazo con atletas pueden ser arriesgados.

En el 2012, Nike rescindió su contrato con Lance Armstrong, ciclista estadounidense con quien desarrolló la fundación benéfica ‘Live Strong’, que se convirtió en una marca mundial tras las revelaciones de que había tomado drogas para mejorar su rendimiento durante sus siete victorias en el Tour de Francia.

Los patrocinadores a menudo incluyen cláusulas de moralidad en sus contratos, lo que les permite finalizar acuerdos si la conducta personal de una deportista resulta perjudicial. Aun así, Nike mantuvo su relación con Woods, a pesar de la repercusión en la reputación del golfista de las revelaciones de asuntos extramatrimoniales en el 2009.

Simplemente haber firmado a una estrella puede aumentar el valor de una empresa. Las acciones en el club de fútbol Juventus subieron un 9 por ciento ante los rumores de que el futbolista Cristiano Ronaldo estaba considerando transferirse a jugar para los campeones de la Liga Italiana, ya que los inversores pensaban que el jugador portugués ayudaría a promocionar el club entre aficionados en todo el mundo.

Yendo en el sentido opuesto, el precio de las acciones de Nike cayó un 4 por ciento esta semana, después de que Federer terminara su asociación con la compañía estadounidense.

El tenista suizo le ofreció a Nike la oportunidad de igualar los números de Uniqlo, pero rechazaron la oferta, según una persona familiarizada con el trato. Nike conserva la marca sobre el logotipo de RF, pero no dijo si tenía la intención de mantener la marca o cuánto tiempo sería asignada a la empresa. Federer dijo que tenía la intención de continuar usando zapatillas Nike por el momento, ya que Uniqlo no fabrica zapatos, pero quería obtener los derechos de la línea de ropa RF.

“El logotipo de RF es de Nike en este momento, pero será mío en algún momento”, afirmó el tenista.

“Espero que en el futuro cercano Nike pueda ser amable y servicial durante esa transición. También es algo que fue muy importante para mí, para mis aficionados realmente. Son mis iniciales. Son mías. Lo bueno es que el logotipo no será de ellos para siempre. En un corto periodo de tiempo, será mío”, agregó.

Murad Ahmedd
Financial Times

Siga bajando para encontrar más contenido