¿Qué es lo que más extrañan los ejecutivos cuando viajan?

Una curiosa encuesta preguntó por las nostalgias de los colombianos al dejar por unos días el nido.

La almohada es una de las tres cosas que más extrañan quienes realizan viaje de negocios.

Archivo Portafolioco

La almohada es una de las tres cosas que más extrañan quienes realizan viaje de negocios.

Tendencias
POR:
julio 11 de 2014 - 03:37 p.m.
2014-07-11

Después de la familia (68 por ciento) y el calor de hogar (46 por ciento), lo que más extrañan los colombianos cuando viajan es la almohada (12 por ciento), según la última encuesta de la firma Regus, sobre lo que hace sentir nostálgicos a los colombianos cuando están lejos de su tierra.

Dentro de lo que más extrañan los viajeros, el último lugar lo ocupan las mascotas (solo el 3 por ciento anotó esta opción), pese a que los animales domésticos cada vez han ido ganando más espacio en los hogares de los colombianos.

Eso sí, la comida casera no la cambian ni por los mejores manjares de los grandes restaurantes, pues el 34 por ciento de las personas indicó que el ajiaco, la bandeja paisa o el sancocho costeño son las cosas que más añoran en las lejanías.

Pero hay más pedacitos de Colombia que se agrandan en el corazón de los viajeros cuando están por fuera.

El 20 por ciento de los encuestados extraña el idioma (incluyendo el dialecto); un 18 por ciento se da cuenta en la distancia que este país tiene un maravilloso clima; otro 11 por ciento echa de menos su nivel de vida (aún si su estancia es en un hotel de lujo); mientras que al 7 por ciento se le hace agua la boca al pensar en el sabor del café colombiano.

Pero no falta el que apenas pisa la línea geográfica de la Nación baja el telón y se dedica a disfrutar la experiencia, pues un 12 por ciento de los ciudadanos dice que al salir de casa no extraña nada.

LOS VIAJES DE NEGOCIOS NO SON TAN AÑORADOS COMO SE CREE

La investigación, que indagó el tema en varios países, se hizo entre las personas que tienen necesidad de viajar por asuntos de trabajo, aunque, en el caso específico de la nostalgia por la almohada, aplica también para aquellos que salen en plan turístico por el país o el exterior.

Entre los hallazgos relacionados con los turistas que se bajan de un avión y se suben en otro, por exigencia laboral, se destaca que más del 73 por ciento de las personas está ahora más dispuesta a viajar por negocios, en comparación con lo que pasaba hace una década, en la que había más resistencia a la globalización.

Aun así, el tema de los viajes por trabajo no es precisamente lo que más le gusta a los empleados. El 56 por ciento señaló que se siente bajo presión al realizar estos itinerarios, mientras que al 32 por ciento de los que participaron en la investigación de Regus le da lo mismo.

Cabe anotar que el desarrollo tecnológico, cada vez reduce más la necesidad de viajar por negocios, pues hoy existen múltiples alternativas para verse, hablarse, negociar y concluir un proyecto de trabajo sin tomar un avión.

REDACCIÓN ECONOMÍA EL TIEMPO