Famosos con buena voluntad

Celebridades que sacan provecho de su imagen pública para dar visibilidad a los problemas de la humanidad.

Emma Watson, embajadora de buena voluntad de la ONU para las mujeres.

EFE

Emma Watson, embajadora de buena voluntad de la ONU para las mujeres.

Tendencias
POR:
septiembre 30 de 2014 - 12:30 a.m.
2014-09-30

“Pueden hacer historia o ser vilipendiados por ella”, así de tajante se dirigió el actor Leonardo DiCaprio a los líderes del mundo la primera vez que se subió al estrado de la asamblea general de la ONU, donde se celebraba la Cumbre del Clima.

El actor estadounidense había sido nombrado un par de días antes, Mensajero de la Paz de la ONU para difundir el mensaje contra el cambio climático, por el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, quien tenía clara la importancia de que una “megaestrella mundial” se sumara a los esfuerzos de la ONU, y DiCaprio no defraudó.

Pero no es el único, en menos de una semana y junto a DiCaprio, la británica Emma Watson también habló claro sobre la igualdad de género y la diseñadora Victoria Beckham se comprometió a ser la voz de las madres y los niños con sida.

Y es que la simbiosis entre famoso y organización que persigue todo tipo de fines loables es una unión de éxito para ambas partes. El famoso añade a sus valores un toque de humanidad y la institución u organización elegida consigue notoriedad, con frecuencia mundial, para problemas que de otra forma solo ocuparían alguna furtiva línea en los medios de comunicación o redes sociales.

LEONARDO EL COMBATIVO

Traje y corbata negra, camisa blanca, pelo bien tirante recogido en un pequeño moño y barba poblada, DiCaprio casi encarnaba la imagen del activista de izquierdas que se apresta a dar un mensaje ante un importante auditorio, moderado en el aspecto pero no en los conceptos.

“Como actor actúo para vivir, interpreto personajes ficticios, que generalmente resuelven problemas ficticios. Creo que la Humanidad ha visto el cambio climático de la misma manera, como si fuera ficción”, advirtió.

“Cada semana vemos nuevos e innegables eventos climáticos, evidencias de que el cambio climático acelerado es un realidad actual (...) nada de esto es retórico, ni es histeria, es un hecho” y se trata de un “desastre” que va más allá de las elecciones de cada individuo, “ahora se trata de que nuestras industrias y gobiernos adopten acciones decisivas a gran escala”, advirtió.

EMMA ‘FOR SHE’

‘HeForShe’, así se llama la nueva campaña de la ONU por la igualdad de género, y la elegida para su presentación fue la actriz Emma Watson, de 24 años. Después de seis meses como embajadora de buena voluntad de la ONU para las mujeres, la joven británica pidió en la ONU a los hombres que se sumen a los esfuerzos para terminar con la discriminación de las mujeres.

La que fuera aprendiz de hechicera como Hermonie Granger en la multimillonaria saga Harry Potter, se declaró feminista convencida, aunque advirtió que luchar por los derechos de las mujeres no es “sinónimo de odiar a los hombres”, un tópico con el que hay que terminar.

En un discurso directo y apasionado, Watson hizo gala de una claridad sin tapujos que seguramente será bienvenida por su generación.

“Si al hombre no se le hace creer que tiene que ser agresivo, la mujer no será sumisa. Si al hombre no se le enseña que tiene que ser controlador, la mujer no será controlada. Hombres y mujeres deben sentirse libres de ser fuertes. Es hora de que veamos a los géneros como un conjunto en vez de como un juego de polos opuestos. Debemos dejar de desafiarnos unos a otros”.

VICTORIA, VOZ DE LAS MADRES

La última en sumar su voz en favor de los que lo pasan mal ha sido, hace apenas unos días, la exspice girl Victoria Beckham, quien se ha unido a la campaña contra el sida de Naciones Unidas (ONUSIDA). La diseñadora británica cree que tiene “una responsabilidad como mujer y madre” ante las familias que sufren esta enfermedad, especialmente en los países más pobres, donde acceder a la terapia de que se dispone en Occidente es un sueño imposible. Un viaje a Sudáfrica le hizo concienciarse de la importancia de luchar contra el sida.

EFE