La felicidad laboral, un reto de dos caras

El modelo de ‘Retos y crecimiento’ busca darle valor al trabajo de cada empleado e incentivar valores corporativos.

El objetivo es conservar y atraer a profesionales idóneos para el desarrollo de la organización.

Archivo Portafolio

El objetivo es conservar y atraer a profesionales idóneos para el desarrollo de la organización.

Tendencias
POR:
abril 11 de 2015 - 03:11 p.m.
2015-04-11

La felicidad en el trabajo es un concepto que trascendió hace un tiempo del plano filosófico a un escenario empresarial. Factores como la estabilidad, la remuneración justa, un plan de carrera, el buen clima laboral, el reconocimiento de logros académicos e indicadores hacen que hoy lo podamos ver como algo real e inclusive tangible.

Este es un desafío que enfrentan los líderes del área de recursos humanos, ya que deben encontrar las mejores herramientas y recursos para conservar y atraer a profesionales idóneos para el desarrollo de la organización, a través de cualidades claves como la creatividad y la visión de las necesidades de sus empleados.

Carolina Segura, vicepresidente de Gestión Humana de Digital Ware, una compañía que lleva 23 años ofreciendo soluciones tecnológica en este campo, ha estado implementando el modelo de escalafón ‘Retos y Crecimiento’, el cual está orientado a darle valor al trabajo de cada uno de los colaboradores e incentivar la práctica de los valores corporativos.

En una parte preliminar del proceso, la compañía hizo una labor de sensibilización que fortaleciera el trabajo en equipo, fomentara prácticas de estudio, metodologías internas eficientes, que generara compromiso, confianza y que inevitablemente hiciera eco dentro de la organización.

La motivación principal era lograr equidad y bienestar, que el colaborador sintiera que se estaba valorando su trabajo y que se motivara a crear su propio plan de carrera dentro de la organización, según explica Segura.

Esta, aunque es una estrategia de la organización, involucra a las dos partes, porque es el colaborador quien en definitiva toma la decisión de hacer parte y crecer en este proceso. “Así es como se fomenta la felicidad en un escenario organizacional, involucrando las dos partes”, argumenta.

Siguiendo esta idea, el modelo se planteó como una necesidad primordial para tener un plan de carrera objetivo, donde se contemplaron variables como la educación, experiencia, conocimientos y adhesión a la cultura corporativa, lo que implicaba muchos retos y cambios. De ahí el nombre que toma el modelo.

“El colaborador es quien decide qué posición asume frente a las posibilidades que le ofrecemos y es consciente de que de esas decisiones depende su felicidad”, puntualiza la Vicepresidente de Gestión Humana de Digital Ware.