Hacer filas, un calvario cultural

La inscripción al programa social líder del Gobierno Santos está marcando hitos en las ciudades.

Hacer filas, un calvario cultural

Archivo Portafolio.co

Hacer filas, un calvario cultural

Tendencias
POR:
octubre 20 de 2012 - 04:57 p.m.
2012-10-20

No hubo poder humano que disuadiera a cientos de familias de enroscarse alrededor del Centro de Espectáculos La Macarena, de Medellín, y de extender una fila serpenteante que cruzó el puente peatonal que atraviesa el río, dos días antes de abrir las inscripciones del programa Más Familias en Acción, del Departamento para la Prosperidad Social, DPS.
Acamparon, pernoctaron y cocinaron con sus hijos cobijados en plásticos bajo la lluvia filuda de la montaña, y armaron parches animados por el sentido colectivo de la ocasión.
Y el martes 16 de octubre, cuando se abrieron las puertas de la cubierta plaza de toros, levantaron la nube negra de las talegas impermeables y empacaron paraguas, cobijas y termos para ingresar a las 100.000 familias que beneficiará la nueva fase del programa en la capital de Antioquia, hoy son 60.000.
Advertirles sobre la inutilidad de ese calvario no sirve de nada. Ni en Medellín, ni en Soacha, ni en ninguno de los 1.100 municipios en los que la meta es abarcar a 2’600.000 familias a febrero del 2013. Los colombianos desconfían de los procesos, especialmente si son del Estado. Tienen una memoria de desilusión que les impide creer en las promesas. Y están arraigados en hábitos culturales de heroísmo y padecimiento inevitable, que la vida dura les ha enseñado a conservar.
Eficiencia en la arena
Sin embargo, al entrar al recinto de los toros ausentes, estas madres de todas las edades salpicadas de inusuales papás que son la minoría en el programa, entienden que era posible la verdad. Afuera, y desde el mismo día que se apostaron tercas con sus corotos, las había cuidado un operativo logístico de la Alcaldía de Medellín.
Estaban articuladas como en una rejilla la Policía Metropolitana, la Secretaría de Movilidad de Medellín, la Defensa Civil, el DAGRD y la Subsecretaría Defensoría de Espacio Público.
Cuando se sentaron en las tribunas, divididos en dos grupos de espera, ya estaban a punto de ser parte del programa social más importante del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Y es que mientras las cámaras miraban hacia Oslo, en el territorio nacional miles de familias protagonizaban el hecho social del año.
Tras abrir las inscripciones, 18 días después y sin haber comenzado Bogotá, había 511.930 familias registradas, con una marca de 51.143 inscritas al tercer jueves de octubre.
Hasta el final
La arena está tapizada de escritorios. 282 puestos con sendos computadores, conectados a la base de datos del DPS, que con su Dirección de Ingreso Social ha planeado con pinzas este proceso masivo. Hay más de 500 personas capacitadas para atender a la comunidad y el programa ‘Medellín Solidaria’ ha puesto su piel íntegra para que esto salga bien hasta el 25 de octubre.
En medio de murmullos, bajan por grupos al ruedo en donde hay una policromía de camisetas. Suben y bajan “paletas” azules, verdes y rojas que marcan los momentos de un registro que dura, un promedio, 20 minutos para cada madre. Firman el compromiso. Tienen otra cara. Ya están en el programa.
A las 4 de la tarde, Claudia Patricia Márquez, la Primera Dama de Medellín, y Roberto Carlos Angulo, director de Ingreso Social, deciden atender hasta la última persona de la fila. A las 6 y 52 de la noche, Gloria Correa, una mujer morena de Capurganá, que viene de Santo Domingo, es la última en salir. Este día se han inscrito 2.730 familias.

Carlos G. Álvarez G.

Especial para Portafolio
Medellín