¿Se hacen negocios hoyo a hoyo?

Más allá de hacer negocios o cerrar acuerdos, se trata de jugar y tener un buen momento con quienes existe algún vínculo profesional o comercial.

Segunda versión de la copa de golf Johnnie Walker Blue Label

Segunda versión de la copa de golf Johnnie Walker Blue Label

Segunda versión de la copa de golf Johnnie Walker Blue Label

Tendencias
POR:
Portafolio
octubre 20 de 2016 - 06:29 p.m.
2016-10-20

Recorrer los 18 hoyos de un campo de golf tarda aproximadamente cuatro horas. Estratégicamente resulta un tiempo suficiente para lograr lazos de amistad entre los diferentes steakholders de cualquier compañía.

Y es una práctica cada vez más común que empresas del sector privado aprovechen la afición al golf entre sus directivos, aliados, clientes o proveedores, para reunirlos y ponerlos a pegarle a la bolita y crear comunidades de amigos entorno a sus marcas. Así, organizan minitorneos de este deporte en los diferentes clubes de las ciudades, en donde surgen cadenas profesionales de amistad. Es una buena práctica.  

Y hay otro escenario. Un campo de golf relaja y genera el clima ideal para avanzar en un negocio, a pesar de estar lejos de la oficina o de la cita tradicional.

A medida que el golf gana adeptos en todas las esferas de la sociedad, su juego se presta para alinear intereses.

"La ética, un valor tan necesario en los negocios, está presente en un campo de golf y esa se convierte en una señal de confianza entre ‘partners’. Un buen golfista no hace trampa para mejorar su puntaje, tampoco altera la ubicación de la bola para lograr un mejor ángulo de tiro en una trampa de arena o en el green".

Una vez se establece esta confianza es más sencillo avanzar en cualquier conversación. Julio Baek, presidente en Colombia de la firma surcoreana LG Electronics, apunta al respecto que “el golf es ideal para los negocios porque desde su ADN privilegia la ética como filosofía para alcanzar buenos resultados. Se confía plenamente en los rivales, la competencia se desarrolla dentro de un marco de cordialidad y respeto, tal como debe ser el modelo para los negocios. Además, estar lejos de la oficina recrea un ambiente despejado, ideal para la concentración, perfecto para tomar decisiones”, afirma este empresario, conocedor de los diferentes campos de golf del país.

Tener a un socio potencial cautivo durante un par de horas, sirve para conocer sus reacciones y actitudes. Saber cómo reaccionan los ‘partners’ ante adversidades del juego como una mala salida, irse al agua, o un mal cálculo en el ‘green’ no son pistas, pero son señales. 

José Carlos García, Gerente de desarrollo de nuevos negocios de El Tiempo Casa Editorial opina que el golf es “una actividad que permite conocer a fondo a una persona”.

“Es el llamado 'deporte de caballeros'. Allí se sabe el nivel de honestidad, respeto y dedicación de alguien. Por eso es que se dice que es un buen momento para hacer negocios. La verdad durante el juego uno lo que quiere es estar concentrado, no haciendo negocios”.