Ya no hay que ser apuesto para trabajar en Abercrombie

Si usted siempre quiso ser parte de la marca pero no tiene ese abdomen musculoso que la compañía exigía, ahora puede intentar aplicar.

Ya no hay que ser apuesto para trabajar en Abercrombie

Archivo particular

Ya no hay que ser apuesto para trabajar en Abercrombie

Tendencias
POR:
abril 25 de 2015 - 10:55 p.m.
2015-04-25

A partir del viernes no es necesario ser apuesto para trabajar en Abercrombie Fitch Co. También se podrá usar máscara de pestañas, aunque no necesariamente un aro en la nariz.

Son los cambios más recientes para el que fuera en su momento el minorista de alto vuelo que introdujo la apariencia sexy de estudiante de bachiller y transformó a los modelos masculinos con abdominales ridículamente musculosos en un clásico de afiche. Retirando la regla de contratación de “apariencia y sentido del estilo” que estipulaba el grado de atractivo, Abercrombie está destruyendo lo último que quedaba del legado del ex máximo responsable ejecutivo, Mike Jeffries, que se alejó en diciembre.

“Hemos puesto al cliente en el centro de la empresa”, dijo Christos Angelides, presidente de la marca de la empresa Abercrombie, quien junto con Fran Horowitz, el responsable de la marca Hollister, se cuenta entre los candidatos internos para el puesto de máximo responsable ejecutivo.

Sentados a una mesa de reuniones con el máximo responsable operativo, Jonathan Ramsden, en el terreno arbolado de la empresa en New Albany, Ohio, los dos presidentes dijeron que el código de vestimenta y otros cambios forman parte de su plan para ocuparse más de los clientes. Durante un tiempo demasiado largo, dijeron, las tiendas y la ropa se manejaron siguiendo los caprichos de Jeffries.

Adiós, pues, a la legendaria “Política de Apariencia” para los empleados, que prohibía las uñas de punta francesa, ciertos productos para el peinado y, entre otras cosas, los bigotes. La manera de referirse a los empleados será como representantes de la marca, no modelos. Siguen sin poder usar un maquillaje extremo o joyas, pero las normas son más blandas. La idea es que las dotaciones de ventas deben concentrarse en vender y no obsesionarse con su nivel de apostura aceptada.

CONDUCTA ESTABLECIDA

Jeffries transformó a Abercrombie en una marca mundial durante su conducción de 22 años, y el minorista tiene 965 tiendas en más de 20 países. Sin embargo, al caer las ventas, se cuestionó su estilo de gestión. Tenía un manual de más de 40 páginas que establecía el comportamiento y la vestimenta de los pasajeros y dónde debían sentarse sus perros en el Gulfstream G550 de la empresa, que actualmente está en subasta, y hasta el año pasado se negó a vender ropa de color negro.

En 2013, el inversor activista Engaged Capital LLC comenzó a pedir el alejamiento de Jeffries. El año pasado, la empresa lo despojó de su función de presidente, introdujo a Angelides y Horowitz para diferenciar las dos marcas y ascendió a Ramsden. El trío está dirigiendo la empresa junto con el presidente Arthur Martínez.

“Inevitablemente, algunos todavía se preguntan qué pasará”, dijo Ramsden. Pero “las cosas avanzan –hay una idea clara de lo que se debe hacer”.

Las ventas en tiendas establecidas cayeron en seis de los últimos ocho años. La ganancia de Abercrombie se contrajo 5,1 por ciento en 2014 y las ventas en tiendas comparables se desplomaron 10 por ciento el último trimestre, que incluyó la temporada de las Fiestas.

Bloomberg