¿Hay ganancias con el trabajo voluntario?

El ingeniero industrial peruano, Jaime Ulloa, es el gran innovador en este campo en América Latina.

Shutterstock

"Pero el voluntariado corporativo no es un descubrimiento suyo, pues se practica en EE. UU desde hace más de 30 años".

Tendencias
POR:
octubre 09 de 2014 - 03:24 a.m.
2014-10-09

Es difícil entender en un mundo consumista y competitivo como el de hoy que hay ganancias si se trabaja gratis, pero el peruano Jaime Ulloa lo ha impulsado con éxito desde hace 13 años en Perú, donde desarrolla programas de voluntariado corporativo (VC) con las 120 empresas más importantes de su país y, por eso, ha recibido importantes reconocimientos internacionales.

Uno de ellos fue el de Ashoka, la respetada organización global de líderes emprendedores de altísimo nivel, que lo apoyó en su visión por generar cambios o mejoras a gran escala en la gestión del voluntariado corporativo (VC), “un emprendimiento social que cambia el mundo”, afirma a Portafolio Ulloa, quien participó en un taller en la ANDI con un selecto grupo de empresarios a finales de septiembre en Bogotá.

El innovador peruano vino invitado por la Corporación PHD, (Podemos hacer la diferencia), una organización sin ánimo de lucro, que busca reducir brechas sociales, combatir la inequidad y apoyar, “el desarrollo social y el compromiso que todos tenemos de dejar un mundo mejor”, según su fundadora y respetada activista social María Lucía Roa.

“No venimos a Colombia a replicar un proyecto social especifico sino a promover un modelo de gestión maduro, escalable, que maximiza el valor para los actores involucrados (empresas, trabajadores y comunidad). Este modelo ya comenzó a ser replicado en México, con buenos resultados en corto tiempo”, dijo Ulloa

Pero el voluntariado corporativo no es un descubrimiento suyo, pues se practica en EE. UU. desde hace más de 30 años. Lo que hace diferente su acción es que Ulloa fue el primero que lo puso en marcha en Perú y es pionero de ésta práctica en América Latina.

“Buscó generar agentes de cambio en la sociedad y fortalecer la ciudadanía a través de la práctica y gestión del voluntariado”, y se inspiró en el compromiso de voluntarios que conoció en Filadelfia (EE. UU.), donde vivió.

“Cuando comenzamos el voluntariado corporativo en Perú en 2002, no se conocía ni practicaba. Nosotros creamos el ‘business case’ (la justificación) para que las empresas peruanas comenzaran a practicar el VC y lo hicieran a nivel de estrategia, metas, planes de acción anuales y presupuestos”, explica.

Se iniciaron como un portal de internet que ponía en contacto a personas naturales con organizaciones sociales y después decidieron promover el VC.

“Al tomar esa decisión, empezamos a influir en la toma de decisiones de representantes de empresas (gerentes o directivos)”, dice Ulloa.

LAS RESISTENCIAS

Cuenta que al principio hubo resistencias. “Fue preciso cambiar paradigmas. Los representantes de las empresas pensaban que los trabajadores no tendrían interés en participar, que esto no funcionaría en un país donde no existía una cultura de servicio generalizada, que se vería como una forma de explotación o uso indebido de algo que era personal como la acción social del trabajador.

Pensaban, además, que todos trabajaban mucho y solo usarían su tiempo libre para asuntos familiares y de esparcimiento, que era poco probable que estuvieran interesados, que esto, que era filantrópico y asistencialista, por tanto no veían el valor estratégico del VC”.

Pero, a través de la Asociación de trabajo voluntario corporativo, que creó, Ulloa desarrolló varias modalidades y no sólo aprovechó el talento de los profesionales que trabajan en las empresas sino que les abrió a muchos nuevos horizontes de trabajo.

“La compensación del trabajo voluntario no es económica pero, los trabajadores tienen la oportunidad de trascender, encontrar un significado mayor a la vida a través del servicio a otros. Muchos logran auto realizarse, encontrar formas de hacer o impactar en comunidades o temáticas que les interesa mucho impactar, logran crecer personal y profesionalmente, etc. La lista de beneficios para el voluntario es enorme, pero son beneficios intangibles en un principio”, precisa.

¿Qué es el voluntariado corporativo transformador?

Es un modelo para maximizar el impacto social y potenciar el desarrollo del talento. Es una práctica empresarial en la que la empresa toma un rol promotor y de soporte al trabajo voluntario de sus colaboradores. El VC conjuga los intereses de las comunidades, los voluntarios y la empresa para generar y entregar propuestas de valor de alto impacto a cada uno de los actores.

¿Cómo opera?

Como cualquier proyecto empresarial. Parte de un planeamiento, es seguido por el diseño de un programa, es implementado y luego evaluado. A partir de ese momento, se convierte en un programa que debe mejorar continuamente con base en sus resultados y aprendizajes prácticos.

¿Con qué argumentos convence a una platea de empresas que el VC es importante para todos?

Gestionamos el VC de manera estratégica para la empresa, los colaboradores y la comunidad. Buscamos que todas las acciones de voluntariado sean innovadoras y de alto impacto, pues con esa dirección podemos alcanzar los objetivos estratégicos que se hayan definido para el programa de VC ideadas y cumplir las propuestas de valor definidas para cada actor.

¿Podría dar ejemplos de las ganancias?

Desarrollo de competencias; Relacionamiento comunitario, Engagement (compromiso) de los colaboradores con la empresa.

No tenemos una solución general para todos. Cada programa se planifica después de entender el modelo de negocio de la empresa, el core business (el corazón del negocio), sus prioridades y los actores clave dentro de la empresa y de analizar cómo el VC puede generar valor para cada empresa.

¿Cuáles son los principales logros obtenidos?

Generar agentes de cambio. Algunos voluntarios que emprendieron proyectos sociales, no solo lograron alto impacto en la comunidad, sino que encontraron la posibilidad de trascender. A través del modelo de voluntariado que promovemos han surgido más de 200 proyectos que crearon nuevas soluciones a problemas sociales. Más del 10% de esos proyectos están siendo replicados/escalados por los voluntarios que los iniciaron.

Gloria Helena Rey
Especial para Portafolio