Hoteles-tubo, una experiencia ‘redonda’ para turistas

Su diámetro interior es de 2,13 metros, lo que deja unas paredes de 20 centímetros de espesor.

El tubohotel del parque Bernepark está formado por cinco tubos

Agencias

El tubohotel del parque Bernepark está formado por cinco tubos

POR:
mayo 13 de 2014 - 12:01 a.m.
2014-05-13

Uno de los primeros antecedentes de los denominados hoteles-tubo surgió en Europa, concretamente en Austria, donde el arquitecto Andreas Strauss diseñó el Das Park Hotel utilizando grandes tubos de desagüe, cuyo gris interior fue “humanizado” por el artista austríaco Thomas Latzel Ochoa, quien pintó ilustraciones en sus paredes.

Actualmente funcionan dos Das Park Hotel en primavera y verano: uno con cinco habitaciones-tubo, en el parque Bernepark de Bottrop-Ebel cerca de Essen, en Alemania; y el otro, de tres habitaciones-tubo, en el parque Rodlpark en Ottensheim, en Austria, cerca del río Danubio, donde los viajeros pueden pernoctar o disfrutar de breves estancias en un entorno natural de aire puro y vegetación relajante.

El tubohotel del parque Bernepark está formado por cinco tubos, cada uno de 3 metros de largo, 2,40 metros de diámetro y 11,5 toneladas de peso que, según Strauss, se convierte “en un lugar para refugiarse de la vertiginosa vida cotidiana”.

Esta innovador concepto ha saltado del frío centro europeo a la cálida costa caribeña de México, donde funciona un hotel denominado TuboTulum Hostel, situado en Tulum, en la Riviera Maya y que alberga habitaciones dentro de enormes tubos de hormigón, incorporando en sus servicios una zona común con cocina para que sus clientes puedan relacionarse.

IDEAL PARA BUSCADORES DE EXPERIENCIAS

Situado en la localidad Tulum, a 120 kilómetros de Cancún y a 60 kilómetros de Playa del Carmen, el TuboTulum Hostel está enclavado en una zona en la que destacan como atractivos las ruinas de una ciudad amurallada de los mayas, una maravillosa playa y los cenotes, lagos subterráneos alojados en cavernas, característicos de la península de Yucatán.

“Cada vez más gente viaja para vivir experiencias sencillas, ecológicas y originales, y el tubo-hotel no les deja indiferente, ya que es uno de esos establecimientos que se recuerdan y a los que se les hace fotos para enseñar a sus amigos”, asegura Antonio Villena Díaz, uno de los fundadores de TuboTulum.

Este peculiar hostal, “único en el mundo en una zona turística costera”, según su fundador, está situado al pie de la carretera que va desde el pueblo de Tulum a sus playas, cerca de servicios como restaurantes y supermercados, y a dos mil metros de la playa.

Según Villena, el nuevo hotel está construido respetando la naturaleza, ya que los tubos de hormigón se asientan solo en la superficie, conservando la mayoría de árboles existentes en la zona edificada, y se enmarca en el llamado turismo ‘ecochic’, que se caracteriza por hoteles más pequeños, ecológicos e integrados en el entorno, como cabañas en la playa, y que ahora se está desarrollando en Tulum.

CONSTRUCCIÓN TÍPICA DE LA ZONA

Las edificaciones del hotel incluyen palapa, una construcción típica de la zona con techo de zacate, una especie de paja, y un total de 12 tubo-habitaciones, que son de hormigón standard para el drenaje, de 2,5 metros de diámetro y 2,5 metros de largo.

Los baños son comunes y en la palapa está la zona común, una cocina y unos tubos mesa.

Su diámetro interior es de 2,13 metros, lo que deja unas paredes de 20 centímetros de espesor. Cada tubo pesa unos 9.000 kilos y aísla muy bien al ser muy grueso.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido