La importancia de una educación políglota

Debe empezar desde temprana edad. La motivación y la felicidad son los ingredientes fundamentales.

El acceso a culturas diferentes enriquece la educación del niño.

Archivo particular

El acceso a culturas diferentes enriquece la educación del niño.

Tendencias
POR:
diciembre 13 de 2014 - 01:47 a.m.
2014-12-13

Con un mundo tan globalizado, y con la puja entre los países asiáticos, los Estados Unidos y Europa por el control de la economía mundial, se ha convertido en una obligación aprender un segundo idioma y si es posible un tercero. Este desarrollo global ha ocasionado que los padres se preocupen por facilitarles a sus hijos la tarea de aprender otra lengua, ubicándolos en un colegio capacitado para enseñarla.

Muchas personas afirman que los niños aprenden idiomas como si fueran esponjas, que absorben palabras y estructuras con gran facilidad, pero esta afirmación tiene mucho de mito. Aprender y enseñar otros idiomas desde que los niños son pequeños exige mucho esfuerzo, que debe ser motivado desde la familia.

“Los niños no son esponjas, son personas, y su sensibilidad y emociones se ven afectadas, en la mayoría de las ocasiones, por el entorno que les rodea cuando su nivel para hablar o escribir en otra lengua es más bajo con respecto a otros niños”, explica Claudia Díaz, rectora del Montessori British School.

Siempre se podrán encontrar muchas ventajas de crecer con varios idiomas, pero, sin lugar a dudas, lo más importante es que el niño sea feliz aprendiéndolos, y para que un niño encuentre la felicidad con otras lenguas, hay que guiarle y mostrarle el camino. Es ahí donde los padres juegan el papel más significativo: la motivación es el factor más importante en la educación multilingüe. Si el niño es feliz, no habrá lugar para el rechazo, la apatía, la vergüenza o la confusión mientras aprende.

La motivación y la felicidad son los ingredientes fundamentales del aprendizaje simultáneo de las lenguas y van más allá de cualquier método o estrategia. Cuando se desarrolla una educación en diferentes lenguas, normalmente el niño puede mezclar palabras entre los idiomas, esto sucede cuando existen palabras similares entre ambas lenguas, sin embargo, la capacidad de comunicación con personas de distintas nacionalidades cuando viaja o convive con ellas es muchísimo mejor. Los niños políglotas tienen más capacidad para leer y escribir, por ende, su conocimiento puede ser más amplio por su mayor acceso a la información global. El acceso a culturas diferentes enriquece la educación del niño, además esta diversidad estimula la capacidad de desarrollo intelectual de un niño, por esta razón se vuelven más creativos, más flexibles, y adquieren una mente más abierta al mundo.