Se inicia la era de santa Laura

Jericó, su tierra natal, proclama día cívico ante su canonización, este domingo.

El artista Alfonso Ospina pinta la imagen de la madre Laura

Archivo Particular

El artista Alfonso Ospina pinta la imagen de la madre Laura

POR:
mayo 11 de 2013 - 01:50 a.m.
2013-05-11

La vida de los habitantes de Jericó y la de muchos colombianos se transformará, cuando la madre Laura Montoya, defensora de la mujer y los indígenas, fundadora de la Congregación de Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, sea canonizada este domingo.

La noticia, trascendental para un país 80 % católico, va más allá del plano religioso, y enmarca el inicio de una nueva era en temas de fe, turismo, de negocios, y hasta de esperanza y ejemplo para el hombre y la mujer de hoy.

Jericó, la tierra natal de la madre Laura, será un destino internacional, anunció el Ministerio de Comercio Industria y Turismo, y junto con la Gobernación de Antioquia, invertirá cerca de 2.000 millones de pesos en el municipio en el que nació, el 26 de mayo de 1874, la religiosa, con miras a transformarlo en un destino religioso de peso.

También, ya comienzan a venderse numerosas estampitas de la nueva santa, y su imagen se ve en afiches y cuadros, así como en veladoras.

Oración por la paz

En el tema netamente religioso, la canonización de la madre Laura abre paso a la esperanza y la fe de los colombianos, y será a quien se dirijan desde ahora los rezos y las peticiones por la paz del país.

Para Hernán Olano, doctor en derecho canónico y director del Programa de Humanidades de la Universidad de La Sabana, este es “un reconocimiento al coraje y al valor de la mujer colombiana, ya que la madre Laura fue precisamente la que lanzó a misiones a la mujeres, comenzando por su propia mamá, que se convirtió en religiosa de la comunidad que su hija fundó”.

En su concepto, este es el mejor ejemplo de la importancia de no perder la fe, ya que “la madre Laura, una niña huérfana de padre, desplazada, logra desarrollar una labor evangelizadora, de resurgimiento de las víctimas del conflicto radical liberal de finales del siglo XIX”.

Y este hecho, en el contexto de hoy, es muy aplicable y esperanzador.

“Ella será mediadora e intercesora ante Dios, para que la paz se logre en el país”, dijo Olano.

De igual forma, es el pretexto para llamar a la santidad a todos los colombianos, como lo hizo la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), en un comunicado en el que resaltó y agradeció la figura de la Madre Laura por ser la primera santa del país.

“Tenemos la inmensa alegría. Fue una mujer que vivió las fatigas, los sufrimientos y trabajos propios de todo ser humano”, dice el comunicado, firmado por el Cardenal Rubén Salazar Gómez, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia.

“En Santa Laura vemos representada, de la manera más digna, a la mujer de nuestro pueblo, en quien resaltan las virtudes de la generosidad, la valentía, la entereza para emprender grandes tareas y, por encima de todo, una fe puesta a prueba, capaz de entregar la vida en bien de los demás por amor a Dios”, complementa.

LA CEREMONIA

Para este domingo, día de la canonización en Roma, en Jericó la alcaldía municipal decretó Día Cívico y hay preparada una jornada cultural y religiosa, mientras el resto de colombianos seguirá por televisión y las redes sociales el solemne acto.

Entre tanto, el presidente Juan Manuel Santos, su esposa Clemencia Rodríguez de Santos y una comitiva nacional, se desplazaron a Roma, para estar en la ceremonia, a partir de las 2 de la mañana hora colombiana, en la que también el papa Francisco canonizará a los italianos Antonio Primaldo y sus compañeros mártires, y a la mexicana María Guadalupe García Zavala.

Siga bajando para encontrar más contenido