‘La innovación no comienza al generar ideas’

Para aplicar la innovación hay que tomar como punto de partida la generación de conocimiento, atado a las metas y desafíos de las empresas.

David Wittenberg

Archivo Portafolio.co

David Wittenberg

Tendencias
POR:
octubre 29 de 2012 - 11:51 p.m.
2012-10-29

Para aplicar la innovación de manera exitosa a las empresas, independientemente de la actividad que desarrollen, no basta con esperar a que llegue ‘la gran idea’ que ofrezca soluciones mágicas para el negocio.

Así lo considera David Wittenberg, CEO de The Innovation Workgroup, y experto en estos temas, quien considera que para que la innovación tenga resultados, las compañías deben comenzar con la definición de sus principales metas y desafíos, y a partir de ahí empezar el desarrollo de conocimientos puntuales que van refinándose hasta convertirse en ideas que den soluciones aplicables a las distintas áreas del negocio.

Sobre este tema, el experto habló con Portafolio.

¿Cuál es su visión de la innovación?

A mi modo de ver, y aplica para cualquier industria, el éxito en la innovación debe estar basado en los conocimientos y no en las ideas. No mucha gente entiende eso, porque en la idea popular se cree que la innovación es cuando una persona recibe una idea de cualquier fuente, o sencillamente si se le ‘enciende el bombillo’. Eso puede pasar, pero es muy raro.

En las empresas es importante institucionalizar a la innovación como un proceso de negocio, porque así es algo que va a estar sucediendo permanentemente y con más éxito.

Esta es la forma que emplean las empresas más innovadoras del mundo, como Apple, P&G, 3M y Toyota, entre otros.

¿Cómo debería aplicarse este modelo de innovación al negocio?

Un sistema de innovación de clase mundial no debe empezar con una idea, en esto hay un paso previo que es el descubrimiento de un conocimiento, que sea original y profundo.

Nuestra recomendación es elegir desafíos puntuales de negocio y practicar la innovación para enfrentarlos.

De esta manera, la innovación debe estar relacionada con las metas de la empresa y producir resultados.

Hemos visto casos de programas de innovación que nunca hicieron nada, por ejemplo, no tenían enfoque con las metas empresariales, no usaban herramientas modernas, y si no se entrena a los empleados y no se aplica un orden, difícilmente habrá éxito.

¿Cuál podría ser ese orden?

Sugerimos tres pasos. El primero es descubrir los conocimientos para realizar investigaciones. Esos conocimientos deben refinarse y ahí es cuando las empresas están listas para crear ideas.

Las ideas que surgen ahí deben convertirse en soluciones reales.

¿Cuáles son los beneficios?

Esto nos ayuda a saber cómo ir revisando y lograr las metas de la empresa, lo cual se verá traducido en un aumento en la rentabilidad y en los márgenes de las empresas.

¿La aplicación cambia dependiendo de los sectores?

Hay mucho por entender todavía, porque hay muchos que creen que la innovación es tecnología y que debe aplicarse a ese sector, pero no es correcto.

El método de innovación es genérico y aplica igual para todos los sectores, bien sea en manufacturas, servicios, salud y Gobierno, por mencionar algunos. Es un método de resolver problemas, de tomar oportunidades en cualquier cambio y en cualquier área de la innovación.

¿Cómo está evolucionando la innovación en América Latina?

No conozco muy bien las diferencias entre los países, pero sé que en Chile el Gobierno ha destinado recursos para este tema y ahora, en mi visita a Colombia, conocí el programa iNNpulsa (de Bancóldex), que está centrado en apoyar la innovación. Es muy bueno encontrar estas iniciativas, porque con la ayuda gubernamental se puede conseguir mucho.

‘EN COLOMBIA HAY MUCHO DESEO DE ENTENDER LA INNOVACIÓN’

Frente a la labor que viene desarrollando el sector privado en este frente, David Wittenberg señala que “creo que en este país hay mucho deseo de entender bien qué es la innovación y cómo aplicarla, varias empresas grandes tienen centros de excelencia en los cuales se están haciendo cosas importantes”.

No obstante, añade que “la situación en Colombia es muy similar a la de la India, en donde las empresas más grandes son las que entienden mejor la innovación, en las de menor tamaño hay interés pero quedan muchas dudas”.