‘Ni la intuición, ni el instinto son suficientes’

Las últimas tendencias en el ámbito de la logística a nivel global muestran la inevitable adaptación al riguroso ritmo de los negocios que traspasan fronteras.

La tecnología puede proveer información real, que es soporte para tomar decisiones.

Shutterstock

La tecnología puede proveer información real, que es soporte para tomar decisiones.

Tendencias
POR:
agosto 29 de 2014 - 11:34 p.m.
2014-08-29

Hace algunos años, el mundo de los negocios se movía más por intuición a la hora de tomar decisiones; sin embargo, con la exigencia de calidad y las grandes sumas de dinero invertidas, ese modo de hacer las cosas quedó atrás y ahora se requiere de capacitación y la facultad de analizar cada fase de los procesos.

Al respecto, David Simshi-Levi, líder internacional del sector logística, con 25 años de experiencia, profesor del MIT estadounidense y quien ha asesorado el diseño de la red de proveedores de empresas como Polar, Nasa y SAP, entre otras, destaca que antes “bastaba con el instinto, la intuición y el sentido común, para tomar buenas decisiones en la cadena de suministros, pero ahora no es suficiente. Estamos en un mercado volátil con mayores riesgos en tiempos de respuesta, costos de transporte, seguridad e incluso incertidumbre regulatoria, entre otros factores”.

Simchi-Levi resalta cómo los costos logísticos se han elevado en los últimos años, teniendo en cuenta que muchas cadenas de distribución vigentes fueron diseñadas en otra época, a mediados de los años noventa, y hoy esas compañías se deben enfrentar a herramientas tecnológicas que proveen información real para tomar decisiones.

Pero antes de todo, a la hora de crear una estrategia de distribución, se debe partir de la propuesta de valor dada a los consumidores. En el caso de Zara, dice Shimchi-Levi, esto salta a la vista.

¿CÓMO SE RELACIONA MADONNA CON LA LOGÍSTICA?

En el 2009, Madonna hizo una gira de tres semanas por España, usando trajes de grandes diseñadores y, en la tercera semana, gran cantidad de fanáticas usaron ropa que la diva había expuesto en su primera aparición.

Zara fue el titán detrás de ese ejercicio logístico, con tiempos de llegada al mercado muchísimo más cortos que los de la competencia. Con una propuesta de valor centrada en ‘alto diseño a costos razonables’, este fabricante tiene en cuenta la información generada en los primeros diez minutos de ventas de cada colección; mientras que la competencia la tiene meses después de cada lanzamiento.

Dell es otro caso que refleja la evolución logística. Decidió pasar de venta directa a través de Internet a un sistema mixto, en el 2009, para ofrecer sus productos en grandes cadenas. La transición no fue fácil, pero se considera un caso de éxito, dice Simchi-Levi, autor de los libros Operation rules y Designing and managing the supply chain, entre otros.

David Simshi-Levi y María Fernanda Rey estuvieron en Bogotá, como invitados especiales al Congreso Internacional Industria y Organizaciones - Logística para la Competitividad, organizado por la Universidad Nacional, con apoyo de Suppla.

LOS NUEVOS PARADIGMAS

La propuesta de valor es generadora de estrategias del canal de distribución, y en eso se destaca la mayor cadena de supermercados del mundo, Wallmart, que exhibe una línea del precio más bajo.

Una propuesta centrada en la eficiencia y reducción de costos, donde es importante ajustarse a la información que genera el mercado en tiempo real, un concepto que ahonda María Fernanda Rey, experta en logística, Directora Ejecutiva del Latin America Logistics Center (LALC) y profesora del Georgia Tech SCL Institute, en EE.UU.

Ella es economista, bogotana y plantea cómo ayudar a las empresas a planear redes de abastecimiento, en los cuales los canales no son tan estructurados y donde la mayoría de consumidores y clientes están conectados en sus hábitos de consumo, a través dispositivos móviles que permiten conocer qué están comprando en cada momento.

Rey agrega que han cambiado un poco los procesos, porque las redes, tradicionalmente, trabajan con información pronosticada, y ahora, las nuevas tecnologías les permite disponer de ella en tiempo real. Entonces, ahora la pregunta es ¿cuál es la capacidad de respuesta de las empresas ante este escenario? Sin duda, hay un cambio en la lectura de señales de demanda.