Jorge Reynolds, tras la revolución del marcapaso

Trabaja en un nuevo diseño con nanotecnología.

Jorge Reynolds es uno de los colombianos más reconocidos en el mundo.

Archivo particular

Jorge Reynolds es uno de los colombianos más reconocidos en el mundo.

Tendencias
POR:
septiembre 12 de 2014 - 05:27 a.m.
2014-09-12

El científico colombiano Jorge Reynolds, que en 1958 creó el primer marcapaso de corazón, avanza en un nuevo diseño apoyado en nanotecnología que reduciría de 12.000 a 1.500 dólares el costo del equipo y convertiría en ambulatoria la intervención quirúrgica para su implantación.

Reynolds confirmó que su investigación se encuentra en la etapa experimental. “Tenemos un marcapaso (...) que es aproximadamente la cuarta parte de un grano de arroz en tamaño (...), ya no funciona con baterías sino con la misma contracción del corazón”, resaltó el investigador, cuyo invento revolucionó la medicina y ha beneficiado a alrededor de 78 millones de personas.

Esta innovación médica está muy lejos del aparato que comenzó a idear en 1957 junto al médico Alberto Vejarano Laverde, basado en tubos al vacío, a partir de la electrónica de aquella época.

Para este ingeniero electrónico que estudió en el Trinity College, en Cambridge (Reino Unido), el marcapaso surgió de la necesidad de atender las arritmias de corazón, órgano que Reynolds define como “perfecto”, aunque “sigue siendo la mayor causa de muertes en el mundo”.

El nuevo modelo en el que trabaja Reynolds, basado en la nanotecnología, campo de la ciencia que permite manipular las estructuras moleculares y los átomos para crear materiales, sistemas y aparatos muy pequeños o nanos, estará conectado con el teléfono móvil del médico para alertar sobre posibles fallas en su sistema.

“En caso de un mal funcionamiento, el médico recibe la alarma que puede corregir desde su teléfono celular, cambiar los parámetros de funcionamiento del marcapaso”, resaltó el científico.

Otra novedad, según Reynolds, será la forma de implantación en el paciente: “Es una cirugía aproximadamente de unos 10 a 15 minutos, poco traumática, además tiene la gran ventaja de que es ambulatoria, el paciente se va para su casa el mismo día”, sostuvo.

De igual forma, con la nueva tecnología se podrá reducir el costo de estos equipos, que ya no necesitarán baterías y tendrán una vida útil de alrededor de 50 años.

“Un marcapaso vale hoy día alrededor de 12.000 dólares, este nuevo marcapasos parece que va a costar entre unos 1.000 a 1.500 dólares, lo que significa una reducción enorme del precio”, añadió Reynolds.

EFE