Las joyas son para usarlas

Siempre serán una inversión, que no sufre fluctuaciones.

POR:
mayo 06 de 2011 - 04:09 a.m.
2011-05-06

 

La joyas son para usarlas, no para guardarlas y sacarlas en ocasiones especiales. No esperen a que el novio o esposo les regale las joyas; cómprenlas, consiéntanse e inviertan.

Una joya es el mejor accesorio, complementa perfectamente el atuendo tanto del día como de noche.

Con que las mujeres colombianas asimilen estos tres consejos, Federica Chimento, presidenta de la casa de joyas italiana Chimento, que creó su padre en 1964, quedará satisfecha con su visita a Bogotá, hecha por invitación de la joyería Bauer. Sobre este negocio y las tendencias en joyería habló con Portafolio.

Materias primas, como el oro, están muy costosas y son muy importantes para ustedes, ¿cómo influye esto en la industria de la joyería? 

Muchas marcas han introducido la plata, complementan una colección que usualmente es en oro con joyas en plata en el mismo estilo.  

Igual se sigue usando mucho el oro amarillo y rosado.

¿Esto altos costos los han obligado a ser  más creativos?

Claro, usando piedras semipreciosas para dar un  look  importante y al tiempo equilibrar el valor de la joya. La piedra se puede usar grande, impacta y no requiere de tanto oro. Así hay una compensación en el precio. Introducir la plata en las colecciones también ayuda. 

¿La crisis económica afectó las ventas de esta industria del lujo?

Hay una base de señoras y señores que siguen comprando cosas de calidad, que pertenecen al mundo del lujo, y que les gusta el diseño italiano y siguen fieles. 

Estamos esperando que la situación económica siga mejorando y regrese a los niveles de antes de la crisis, pero sabemos que se demora un poco. Sin embargo, es cierto que hay personas que pudiendo gastar no lo hacen en solidaridad con la situación. 

¿Qué tan importante es el mercado de A. Latina?

América Latina nos ha dado muchas satisfacciones. A las mujeres de aquí les gusta mucho el diseño italiano.

¿Una misma colección funciona para todos los mercados, incluyendo Asia, Europa del este y Estados Unidos, por ejemplo?Generalmente sí. La misma colección se vende en Italia y Europa, y va a todos lados. Sin embargo, hay ajustes para ciertos mercados. Por ejemplo, en Estados Unidos, Alemania e Inglaterra gusta mucho la plata, y en mercados que no tengan un poder adquisitivo tan alto, estas prendas también funcionan bien. Por otro lado, en Rusia, algunos países del este europeo como Azerbaiyán, y algunos países asiáticos prefieren las joyas muy cargadas.

¿Cómo define el diseño italiano?

Clásico, pero sigue la moda sin ser  fashionista.  Es equilibrado, es un diseño que perdura, pero se fija que está pasando en las pasarelas.  La mejor joya es la que pasa de generación a generación y siempre es actual.

¿Son las joyas una inversión, un refugio económico?

Cuando alguien compra joyas indudablemente compra oro, que siempre tiene un valor económico importante, pero en general, las mujeres compran para darse gusto. 

Claro, llegado el caso, siempre son una buena opción para salir de un apuro, no pierden su valor.     

Federica Chimento se encarga del negocio familiar de joyas para el mercado de Estados Unidos y América Latina. 

Piedras grandes y de colores 

En este momento la tendencia en la moda es un regreso hacia lo vintage. Es esa combinación de lo clásico y elegante, sin extravagancias, con un diseño armonioso.

La mejor joya es la que se puede usar hoy y en diez años y heredarla. 

Las piedras semipreciosas o de colores están muy de moda y se llevan grandes.

Los colores van con el verano: el morado de la amatista; el azul del topacio o del aguamarina; el blanco de la ágata; el rosado del cuarzo y el negro del ónix. 

El oro siempre será el mejor soporte de una joya en sus tres tonos: amarillo, blanco y rosado.

El blanco les va bien a las trigueñas, el rosado a las blancas y el amarillo a todas.

Las joyas deben ser versátiles para combinar y cambiar.

Natalia DíazBrochet

Subeditora de Portafolio

 

Siga bajando para encontrar más contenido