Jugando a encontrar pareja desde el móvil

Durante el 2014, los suscriptores pagaron 2.500 millones de dólares en todo el mundo a diferentes servicios, según IBIS Mundial. Nuevas aplicaciones para teléfonos inteligentes le están disputando el mercado a monopolios de multinacionales como Match.com, OKCupido y eHarmony.

El 35 por ciento de las parejas casadas entre el 2005 y el 2012 se conoció en línea.

Bloomberg

El 35 por ciento de las parejas casadas entre el 2005 y el 2012 se conoció en línea.

Tendencias
POR:
febrero 24 de 2015 - 08:13 p.m.
2015-02-24

Se llama “Adán busca a Eva” y es otro de los innumerables servicios que ofrecen encontrarle pareja a los solteros y solteras del mundo. La particularidad en este caso es que la primera vez que se conocen los candidatos deben estar completamente desnudos. 

 

Normalmente los encuentros se hacen en una isla, con muchos aspirantes al mismo tiempo, participando en diferentes actividades como si estuvieran en el paraíso y con cámaras de televisión que filman todo para la producción de un programa de tele realidad que ya tiene versiones en España, Dinamarca, Alemania y Estados Unidos.
La prohibición de ropa es la insólita táctica de “Adán busca a Eva” para competir en un mercado de buscar pareja, atiborrado de alternativas y bajo intensa presión para encontrar nuevas fórmulas que permitan mantener las enormes ganancias que produce.
El año pasado, los suscriptores pagaron 2.500 millones de dólares en todo el mundo a diferentes servicios para encontrar pareja, según IBIS Mundial, y se espera que el mercado global seguirá creciendo alrededor del 5 por ciento anual durante los próximos cuatro años.
Sin embargo, esos grandes números ocultan serias preocupaciones. Al parecer, el mundo de los servicios digitales para buscar pareja ha entrado en una época crítica. Nuevas aplicaciones gratis a través de teléfonos móviles aparecen todos los días, compitiendo efectivamente contra el monopolio de multinacionales como Match.com, OKCupido, eHarmony y cientos de otros locales de menor tamaño en diferentes países.
Las nuevas aplicaciones móviles cuentan ya con 27 por ciento de un mercado que está saturándose. En los últimos años, una serie de sitios más especializados como ‘Solteros Sin Gluten’ (GlutenfreeSingles), ‘Pasión por excursiones’ (Trek Pasiones) y ‘Salir con mi Mascota’ (DateMyPet) atraen números crecientes de solteros de los sitios web más grandes y generales.
La actividad de encontrar pareja a través del internet es casi tan vieja como la invención de los computadores personales. El primer sitio ofreciendo el servicio data de 1959. El primero en hacer dinero ofreciéndolo de 1965. El camino recorrido desde entonces ha traído muchos cambios, incluyendo la desaparición del estigma que lo rodeaba hasta hace menos de una década, cuando buscar pareja en el internet era todavía algo que se hacia bajo un velo de secreto.
De acuerdo con un estudio publicado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, el año pasado alrededor del 35 por ciento de las parejas casadas entre el 2005 y el 2012 se conoció en línea y una de cada diez personas ha usado sitios web para buscar su otra mitad.
La principal característica de la mayoría de las nuevas aplicaciones es que son gratuitas, en contraste con el modelo por suscripción. En su lugar, lo que hacen es construir una base de usuarios a quienes más bien les cobran por servicios especiales, como aparecer más arriba en las listas.
Una de las aplicaciones móviles más populares se llama Tinder y permite a los usuarios escanear fotos y biografías cortas de parejas potenciales y decidir inmediata y directamente si desean “chatear” con ellos o ellas o pasar.
Siguiendo ese modelo, hay muchos otros que, como Adán busca a Eva, le añaden su propio toque. Hinge, por ejemplo, hace búsquedas solo entre las conexiones del usuario en Facebook, rastreando amigos de amigos. En How about us los candidatos proponen una idea para un encuentro divertido a ver quién se le apunta. League es supuestamente solo para los más ricos, prometiendo exclusividad y una clientela muy selecta.
La supuesta ventaja de las nuevas ofertas móviles es que es más fácil, rápido y discreto recorrer una aplicación de un par de dedazos que llenar largos y detallados formularios para crear perfiles que son comparados a base de algoritmos para encontrar personas afines, como hacen los sitios por suscripción. El problema es la incertidumbre, precisamente debido a que la información sobre los usuarios es corta, escasa y muchas veces inexistente.
Aun así, es la simplicidad lo que le ha dado la ventaja a Tinder que, de acuerdo a las cifras publicadas, en los dos últimos años ha logrado un crecimiento explosivo procesando más de 1.000 millones de búsquedas diarias y “emparejando” a unos 12 millones de personas al día. Emparejar significa que dos personas acuerdan que tienen interés uno en el otro y de ahí deciden si quieren comenzar a intercambiar mensajes o desean conocerse personalmente. Los encuentros son prácticamente inmediatos y las citas para conocerse o escribirse se hacen el mismo día, muchas veces en cuestión de horas.
La demografía de Tinder es joven. Entre 18 y 25 años y la única condición es una cuenta en Facebook. Como un juego digital, solo que puede cambiar la vida de los jugadores.

Cecilia Rodríguez