El 50% de los universitarios colombianos abandona sus estudios 

Así lo revela un estudio en el que además se evidencia que el 72% se retira entre el primero y cuarto semestre. 

Educación

La deserción universitaria afecta a las instituciones, quienes tienen pérdidas económicas y por tanto, pierden sostenibilidad. 

123rf

Tendencias
POR:
Portafolio
junio 06 de 2017 - 06:10 p.m.
2017-06-06

En Colombia uno de cada dos estudiantes no logra graduarse y el 72% de los estudiantes abandona la educación superior entre el primero y el cuarto semestre, así lo dio a conocer un estudio de la empresa Bersoft S.A.S, en que además se dan a conocer las consecuencias de esta deserción.

(Lea: Manizales, Bucaramanga y Medellín, las ciudades con mejores condiciones para los universitarios

Según el estudio, el impacto de esta situación se puede ver en cuatro puntos. El primero es que los estudiantes ven frustrado el camino de la educación como mecanismo para desarrollar sus planes de vida.

(Lea: Solo hay 65.000 estudiantes virtuales en Colombia

El segundo está relacionado con los padres quienes son los que ponen sus recursos en manos de las Instituciones de Educación Superior. El tercer punto es el impacto en las instituciones privadas quienes están teniendo pérdidas millonarias por lo que ven afectada su sostenibilidad.

(Lea: Los universitarios gastan mucho en rumba y son cortoplacistas en su ahorro

Y finalmente, los recursos públicos ya que la deserción deja cientos de miles de millones en pérdidas anualmente.

De acuerdo con Bersoft, si un estudiante de universidad pública le cuesta a los ciudadanos 8 millones de pesos al semestre y dicho estudiante deserta en quinto semestre, se habrá perdido una inversión de 40 millones. Ahora, si esta situación les ocurre a 10.000 estudiantes de educación pública estamos hablando de una perdida de cerca de 400.000 millones.

Ante esto, tanto el sector público como el privado han empezado a implementar acciones que mitiguen los efectos de la deserción estudiantil en la educación superior.

Por ejemplo, desde el público el Ministerio de Educación Nacional, desde el 2010 ha otorgado más de 1.400 millones de pesos a las Instituciones Educativas como parte de la financiación de proyectos de retención estudiantil.

Mientras que por el sector privado, empresas se han dado a la tarea de implementar soluciones de base tecnológica, que han permitido reducir hasta en un 30% la deserción universitaria.

De acuerdo con Camilo Bernal, fundador de Bersoft, una de las compañías que ha desarrollado este tipo de soluciones, “lo que hacemos es permitir que las instituciones tomen decisiones apropiadas en el momento justo para que cada recurso invertido en apoyos académicos, económicos o de bienestar sea pertinente y de respuesta a un riesgo real que está sufriendo el estudiante.”

Bersoft ha puesto a disposición el sistema de permanencia, una aplicación web que potencializa el alcance de las instituciones educativas en dos frentes.

El primero es en el diagnóstico, ya que desde la primera semana de clases el sistema genera un mapa de riesgos de cada estudiante y el segundo es la intervención en donde el sistema permite centralizar el registro de los apoyos al estudiante.

La deserción se reduce cuando “La universidad coordina los riesgos reales de los estudiantes y los diferentes servicios de apoyo que ofrece. Esta asertividad permite mejorar el desempeño y bienestar de los estudiantes con los mismos recursos, pero mejor enfocados.”