La Mona Lisa desnuda, ¿una obra de Da Vinci?

Los curadores del Louvre esperan tener respuestas a todos los enigmas que rodean el doble erótico de la pintura más conocida del mundo.

La ‘Gioconda Desnuda’

La ‘Gioconda Desnuda’

AFP

POR:
cecilia rodriguez
octubre 08 de 2017 - 07:46 p.m.
2017-10-08

Se conoce como la ‘Gioconda Desnuda’ y también como la ‘Monna Vanna’, y los científicos franceses que estudian el dibujo al carboncillo de una mujer sentada, de torso desnudo, que guarda un cierto parecido con la Mona Lisa, creen que al menos parcialmente fue pintado por Leonardo Da Vinci.

(Lea: Expertos muestran un nuevo retrato de Leonardo da Vinci

El retrato podría ser un boceto para la Mona Lisa, el cuadro más conocido y uno de los más valiosos del mundo, que se encuentra en el Museo del Louvre en París.

Durante más de un mes, el dibujo ha sido sometido a diferentes escaneos y pruebas por parte de 10 expertos del Centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia en París para concurrir en la opinión de que la figura podría ser un desnudo de La Gioconda, dibujado justo antes de que Leonardo pintara el icónico retrato.

(Lea: El regreso de Leonardo Da Vinci

Hasta ahora, Joconde Nue había sido atribuido al taller de Da Vinci y en particular a uno de sus estudiantes, Andrea Salai, desde el siglo XX. Algunos han argumentado que la versión de Salai era solo una copia de un original pintado total o parcialmente por el maestro.

Los expertos que estudian el dibujo han mantenido prudencia respecto a atribuir la Monna Vanna totalmente a Da Vinci, quien durante el fin de su vida estaba en Francia y murió en Amboise en 1519.

“La eclosión en la parte superior del dibujo cerca de la cabeza fue hecha por una persona diestra”, explicó Bruno Mottin, uno de los curadores del Louvre. “Leonardo dibujaba con la mano izquierda”.

“El dibujo tiene una calidad verdaderamente extraordinaria en la forma en la que la cara y las manos son reproducidas”, explicó otro de los curadores, Mathieiu Deldicque, a la agencia AFP. “No es una copia burda. Estamos viendo algo que fue trabajado en paralelo a la Mona Lisa hacia el final de la vida de Leonardo”.

El experto dijo también que es muy probable que fuera una obra preparatoria para una pintura al óleo, dibujada en papel hecho en Italia y que proviene del mismo periodo en que Da Vinci pintó la Mona Lisa.

Igualmente, se ha comprobado que el cuadro que fue pintado a comienzos del siglo XVI es un original proveniente del estudio de Leonardo y no uno de los 20 o más dibujos y pinturas de la Mona Lisa Desnuda copiados de ese original y que existen en colecciones privadas alrededor del mundo, pero cuya fecha de producción ha sido muy difícil de probar.

La obra había estado hasta ahora en el Museo Condé en Chantilly al norte de París por los últimos 150 años desde cuando fue donada por el Duke d’Aumale, quien la compró en 1862 por 7.000 francos, una suma sustancial para la época, porque era atribuida al maestro toscano.

Aunque hay muchas diferencias, los expertos han notado que el torso y las manos son casi idénticos y encuentran similitudes en la famosa sonrisa enigmática de los dos retratos.

Igualmente, los cuadros son muy parecidos en tamaño.

El dibujo al carboncillo de la Monna Vanna muestra agujeros perforados sugiriendo que podría haber sido utilizado como telón de fondo para trazar una segunda imagen.
La historia de la Mona Lisa, según el Museo del Louvre, sigue estando envuelta en misterio.

“Entre los aspectos que quedan poco claros están la identidad exacta de la modelo, la identidad de quien encargó el retrato, cuánto tiempo trabajó Leonardo en la pintura, cuánto tiempo la conservó y cómo llegó a ser parte de la colección real francesa”, el museo explica en su página web.

El retrato se inició en Florencia alrededor de 1503 y se cree que es Lisa Gherardini, esposa de un comerciante de telas florentino llamado Francesco del Giocondo - de ahí el título alternativo, ‘La Gioconda’-. Leonardo parece haber llevado el retrato a Francia en lugar de darlo a la persona que lo encargó.

Del punto de vista artístico, La Mona Lisa es importante por ser el primer retrato italiano centrado tan de cerca en la modelo de medio cuerpo. Al igual que la Monna Vanna, la figura aparece en media longitud, de la cabeza hasta la cintura, sentada y con el brazo izquierdo descansando sobre el brazo de la silla.

“La perfección de esta nueva fórmula artística explica su influencia inmediata en el arte florentino y lombardo de principios del siglo XVI”, agrega el museo. “La coherencia espacial, el ilusionismo atmosférico, la monumentalidad y el puro equilibrio de la obra eran todos nuevos”.

Los curadores del Louvre esperan tener respuestas a todos los enigmas que rodean el doble erótico de la pintura más conocida del mundo, a tiempo para el inicio del 500.º aniversario de la muerte de Leonardo en 2019. La pintura no estará disponible para ser vista por el público hasta que se complete la investigación.

Cecilia Rodríguez
Luxemburgo

Siga bajando para encontrar más contenido