Las mascotas más influyentes y lucrativas del mundo

Muchos perros y gatos están convirtiéndose en ‘vedettes’ en ciudades y pueblos donde sus dueños les hacen rentables ‘profesiones’.

iamboo_officialfanpage

iamboo_officialfanpage en su cuenta de Instagram.

Instagram

POR:
Portafolio
agosto 27 de 2017 - 05:24 p.m.
2017-08-27

El internet es un lugar particularmente acogedor para animales. Especialmente para perros y gatos.

La tendencia en las redes sociales hacia la adoración canina y felina ha dado lugar a nuevas celebridades de cuatro patas que se conocen como ‘pet influencers’ o sea ‘mascotas influyentes’, cuya popularidad propasa la de celebridades humanas en términos de seguidores y en capacidad para vender productos simplemente apareciendo fotografiados con ellos.

Los más populares pet influencers tienen bases digitales de aficionados que llegan a los cientos de miles y hasta a millones lo cual se traduce en jugosos contratos para promover productos.

Si ‘Gato Gruñón’ (Grumpy Cat), una de las estrellas de las redes, aparece con un collar especial en una de las fotos que su dueño publica regularmente, las ventas del collar suben y Gato Gruñón recibe miles de dólares por la promoción.

Uno de los elementos principales para despertar interés en una mascota es destacar su ‘personalidad’. Darles características humanas a los animales es una manera de acercarse a ellos. El secreto de los dueños de mascotas célebres es que han logrado transmitir particularidades del carácter haciéndolos parecer chistosos, tiernos, atolondrados, enérgicos, muy lindos o tan feos que resultan atractivos.

Chloe, por ejemplo, es una Bulldog francesa de cuatro años a quien ‘le gusta la moda, viajar, hacer caridad y comer sandia’, según la descripción en Instagram. Con 166.000 seguidores ha colaborado con marcas como Vogue, BuzzFeed, Martha Stewart, Budweiser y Barneys y tiene su propia línea de emojis.

Dado el auge del marketing a través de influenciadores y microinfluenciadores en las redes sociales en el que personas con grandes números de seguidores son pagados por la promoción de bienes y servicios y dada la inmensa popularidad de fotos y videos de animales en sitios como Instagram y Facebook, el cruce era inevitable.

“Marcas, como Vogue, JetBlue y Mercedes-Benz, están aprovechando populares cuentas de animales para promover sus productos, un subproducto del ascenso del mercadeo a través de influenciadores mediante el cual las empresas llegan a audiencias más pequeñas, pero más comprometidas”, escribe la revista Fortune.

Ahora hay agencias de talentos especializadas en representar a los perros y gatos populares del internet y poner a sus dueños en contacto con marcas. Una de esas agencias en Nueva York maneja un establo de 80 criaturas incluyendo un erizo, un cerdo y un par de micos entre los cuales reúnen casi dos millones de seguidores.

Las celebridades gatunas y perrunas de los Estados Unidos son solo la punta del iceberg. Muchos perros y gatos están convirtiéndose en vedettes en ciudades y pueblos de todas partes del mundo donde dueños creativos han sabido explotar el apetito voraz de las redes sociales por mascotas que de una manera u otra llaman la atención y desarrollarles lucrativas ‘profesiones’.

El fenómeno le ha permitido a un buen número de esos emprendedores dueños dejar atrás sus trabajos y dedicarse a la nueva carrera de manejar la popularidad de sus mascotas manteniendo una presencia permanente en las redes con fotos, videos, comentarios, y opiniones en nombre del animal y gerenciando patrocinios de marcas de productos.

Una mascota célebre pero que no ha llegado al nivel de estrella cobra entre 2.000 y 5.000 dólares por promoción. Una super estrella puede cobrar hasta 10.000 dólares. Los precios dependen del número de seguidores.

El caso de Jared Kasner es bien conocido. Un abogado trabajando en una corporación en Nueva York y a quien le encantan los perros Golden Retriever decidió comenzar una cuenta en las redes llamada Golde Glee para publicar fotos que otros aficionados a esa raza tomaban de sus mascotas.

La inesperada popularidad del sitio lo motivó a comprarse su propio perro. Después de una búsqueda exhaustiva por todo el país encontró una particularmente atractiva, juguetona y carismática, con cara ‘sonriente’ que inspira buena onda.

La perrita se llama Glee, ya tiene 300.000 seguidores y Kasner renunció a su trabajo para manejar la carrera de su mascota.

Ella Bean con casi 100.000 seguidores es una pequeña Foxterrier de ojos saltones, rescatada de un refugio, que se dedica a la alta costura y aparece modelando vestimentas chic, collares y gafas de sol para perros.

En Australia el dueño de Space Corgi un perrito de raza corgi que está en camino a las grandes ligas con más de 10.000 seguidores encontró otra vía de entradas organizando cumpleaños y otras celebraciones para gente que ama a los corgis.

De acuerdo a la publicación Influencers “El auténtico rey entre los petfluencers es Boo, el Pomerania que cuenta con más de 17 millones de seguidores en Facebook y está considerado como ‘el perro más mono del mundo’. Tuna tiene más de 1,9 millones de seguidores en Instagram y el japonés Marutaro 2,6 millones. La gata Nala supera los 3,4 millones”.

Cecilia Rodríguez
Luxemburgo

Siga bajando para encontrar más contenido